Sentencia nº 132 de Suprema Corte de Justicia, del 26 de Octubre de 2007.

Fecha de Resolución:26 de Octubre de 2007
Emisor:Segunda Sala
 
CONTENIDO

Fecha: 26/10/2007

Materia: Correccional

Recurrente(s): F.S.

Abogado(s): Dr. F.C.M.

Recurrido(s):

Abogado(s):

Intrvniente(s): R.R.

Abogado(s): Dr. Julio César Gil Alfau

Dios, Patria y Libertad

República Dominicana

En Nombre de la República, la Cámara Penal de la Suprema Corte de Justicia, regularmente constituida por los Jueces H.Á.V., Presidente; J.I.R., E.H.M., Dulce Ma. R. de G. y V.J.C.E., asistidos de la Secretaria General, en la Sala donde celebra sus audiencias, en la ciudad de Santo Domingo de G., Distrito Nacional, hoy 26 de octubre del 2007, años 164° de la Independencia y 145° de la Restauración, dicta en audiencia pública, como Corte de Casación, la siguiente sentencia:

Sobre el recurso de casación interpuesto por F.S., dominicano, mayor de edad, cédula de identidad y electoral No. 2002-926-0001950 (sic), domiciliado y residente en la calle 2da. No. 1000 del sector Chicago de la ciudad de La Romana, prevenido y persona civilmente responsable, contra la sentencia dictada en atribuciones correccionales por la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de San Pedro de Macorís el 26 de agosto del 2003, cuyo dispositivo se copia más adelante;

Oído al alguacil de turno en la lectura del rol;

Oído al Lic. G.P., actuando por sí y por el Dr. J.C.G.A., en la lectura de sus conclusiones, en representación de la parte interviniente R.R.;

Oído el dictamen del Magistrado Procurador General de la República;

Visto el acta del recurso de casación levantada en la secretaría de la Corte a-qua el 17 de noviembre del 2003, a requerimiento del Dr. F.C.M., actuando a nombre y representación del recurrente, en la cual no se invocan medios de casación contra la sentencia impugnada;

Visto el artículo 17 de la Resolución núm. 2529-2006 del 31 de agosto del 2006, dictada por la Suprema Corte de Justicia, que reglamenta el tránsito de los procesos del Código de Procedimiento Criminal al Código Procesal Penal;

Visto la Ley No. 25 de 1991, modificada por la Ley No. 156 de 1997;

La Cámara Penal de la Suprema Corte de Justicia después de haber deliberado, y vistos los artículos 1, 30 y 65 de la Ley sobre Procedimiento de Casación;

Considerando, que en el caso del presente análisis, a consecuencia del recurso de oposición interpuesto contra la sentencia No. 48/2001 dictada en atribuciones correccionales por la Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de La Romana el 14 de marzo del 2001, intervinieron las siguientes sentencias dictadas por dicho Juzgado: a) Sentencia incidental del 2 de abril del 2002, cuyo dispositivo es el siguiente: “Primero: En virtud de lo establecido por el artículo 187 parte in-fine del Código de Procedimiento Criminal, se rechaza el medio de inadmisión propuesto por la parte civil constituida, por improcedente y mal fundado; Segundo: Ordena la continuación del presente proceso y se fija la vista de la causa, para el día martes que contaremos a dieciséis (16) del mes de abril del 2002, a las 9: a.m.; Tercero: Se reservan las costas”; y b) Sentencia No. 227/02 del 24 de julio del 2002, cuyo dispositivo es el siguiente: “Primero: Declara bueno y válido, en cuanto a la forma, el recurso de oposición interpuesto por el Dr. F.C.M., a nombre y representación del nombrado F.S., en fecha 11 de febrero del año 2002, en contra de la sentencia No. 48-2001, de fecha 14 de marzo del año 2001, dictada por este tribunal, por haber sido hecho de acuerdo a la ley y en tiempo hábil; Segundo: Pronuncia el defecto en contra del nombrado F.S., por no haber comparecido no obstante haber sido legalmente citado; Tercero: Declara al nombrado F.S., culpable de violar el artículo 1 de la Ley No. 5869 del 24 de abril del 1962, sobre Violación de Propiedad, en perjuicio de la señora R.R., y en consecuencia, se le condena a sufrir la pena de un (1) año de prisión correccional y al pago de una multa de Quinientos Pesos (RD$500.00), más el pago de las costas penales del proceso; Cuarto: Ordena el desalojo inmediato del señor F.S., de los terrenos en cuestión, ilegalmente ocupados por él; Quinto: Se declara buena y válida en cuanto a la forma, la presente constitución en parte civil hecha por la señora R.R., en contra del nombrado F.S., a través de su abogado, el Dr. J.C.G.A., por haber sido hecha conforme a la ley, y en cuanto al fondo de dicha constitución en parte civil, se condena al nombrado F.S., al pago de: a) la suma de Un Millón de Pesos (RD$1,000,000.00), a favor y provecho de la señora R.R., como justa reparación de los daños y perjuicios morales y materiales que les ha causado con su hecho delictuoso; b) al pago de las costas civiles del proceso, y ordena su distracción a favor y provecho del Dr. J.C.G.A., abogado que afirma haberlas avanzado en su totalidad; Sexto: Ordenar como al efecto ordenamos, que la presente sentencia sea ejecutoria provisionalmente y sin fianza, no obstante cualquier recurso que contra la misma se interponga”; siendo estas posteriormente recurridas en apelación, de donde intervino el fallo objeto del presente recurso de casación, dictado por la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de San Pedro de Macorís el 26 de agosto del 2003, cuyo dispositivo es el siguiente: “PRIMERO: Declara regular y válido, en cuanto a la forma, el recurso de apelación, interpuesto en fecha ocho (8) del mes de agosto del año Dos Mil Dos (2002), por el Dr. J.C.G.A., abogado de los tribunales de la República, actuando a nombre y representación de la señora R.R., contra sentencia incidental de fecha dos (2) del mes de abril del año dos mil dos (2002), dictada por el Juez Presidente del Distrito Judicial de la Romana, cuyo dispositivo se copia en otra parte de la presente sentencia, por haber sido hecho dentro de los plazos y demás formalidades legales; SEGUNDO: En cuanto al fondo, confirma la sentencia incidental antes indicada, en cuanto rechazó el medio de inadmisión planteado por la parte civil constituida, por improcedente y mal fundado, en virtud de lo establecido por el artículo 187, parte in-fine del Código de Procedimiento Criminal, y en consecuencia, ordenó la continuación del proceso fijando la vista de la causa, para el día dieciséis (16) del mes de abril del año dos mil dos (2002), a las 9:00 horas de la mañana, y reservó las costas, para que siguieran la suerte de lo principal, por ser justas y reposar en derecho; TERCERO: Reserva las costas del procedimiento del incidente de alzada, para ser fallada conjuntamente con el fondo; CUARTO: Declara regular y válido, en cuanto a la forma, el recurso de apelación interpuesto en fecha veintitrés (23) del mes de agosto del año dos mil dos (2002), por el Dr. F.C.M., abogado de los tribunales de la República, actuando a nombre y representación del nombrado F.S., contra sentencia correccional, marcada con el No. 227-2002, de fecha veinticuatro (24) del mes de julio del año dos mil dos (2002), dictada por el Magistrado Juez Presidente de la Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de la Romana, cuyo dispositivo se copia en otra parte de la presente sentencia, por haber sido hecho dentro de los plazos y demás formalidades legales; QUINTO: Pronuncia el defecto contra el prevenido F.S., por no haber comparecido a la audiencia, no obstante citación legal; SEXTO: En cuanto al fondo del presente recurso, confirma la sentencia recurrida, en cuanto declaró al nombrado F.S., culpable de violar el artículo 1ro. de la Ley No. 5869, del veinticuatro (24) del mes de abril del año Mil Novecientos Sesenta y Dos (1962), sobre Violación de Propiedad, en perjuicio de la señora R.R., y le condenó a sufrir la pena de un (1) año de prisión correccional y al pago de una multa de Quinientos Pesos (RD$500.00), y ordenó el desalojo inmediato del señor F.S., de los terrenos objeto de la presente litis e ilegalmente ocupados por él y en sus restantes aspectos penales, por ser justa y reposar en derecho; SÉPTIMO: En cuanto al aspecto civil, confirma la sentencia recurrida, en cuanto declaró buena y válida, en cuanto a la forma, la constitución en parte civil, hecha por la señora R.R., contra el apoderado especial el Dr. J.C.G.A., y condenó al nombrado F.S., al pago de la suma de Un Millón de Pesos (RD$1,000,000.00), a favor y provecho de la señora R.R., como justa reparación de los daños y perjuicios morales, que le ha causado con la comisión de su hecho delictuoso y en sus restantes aspectos civiles por ser justas y reposar en derecho; OCTAVO: Condena al señor F.S., al pago de las costas penales y civiles del procedimiento de alzada, ordenando la distracción de las últimas en favor y provecho del Dr. J.C.G.A., abogado que afirma haberlas avanzado en su totalidad; NOVENO: En cuanto a las costas civiles del incidente, omite pronunciarse, por no haber sido solicitada”;

Considerando, que antes de proceder al examen del presente recurso, es preciso determinar la admisibilidad o no del mismo;

Considerando, que es de principio que para que una sentencia pueda ser impugnada por la vía de la casación, es necesario que no pueda serlo por ninguna otra vía; esto así en virtud del principio de que no puede impugnarse ninguna sentencia mediante un recurso extraordinario, mientras está abierta la vía para hacerlo por un recurso ordinario;

Considerando, que en consecuencia, de conformidad con la legislación vigente al momento del desarrollo del presente proceso, para que una sentencia dictada en defecto pueda ser recurrida en casación, es necesario que la misma sea definitiva por la expiración del plazo para la oposición, el cual empieza a correr a partir de la notificación de la sentencia hecha a la persona condenada, de conformidad con lo establecido en el artículo 30 de la Ley sobre Procedimiento de Casación, aplicable en la especie;

Considerando, que en el presente caso la sentencia impugnada fue dictada en defecto, y no habiendo constancia en el expediente de que la misma haya sido notificada al recurrente F.A.S., se evidencia que el plazo para recurrirla por la vía de la oposición no había expirado; por consiguiente, procede declarar inadmisible su recurso de casación por extemporáneo.

Por tales motivos, Primero: Admite como interviniente a R.R. en el recurso de casación interpuesto por F.S., contra la sentencia dictada en atribuciones correccionales por la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de San Pedro de Macorís el 26 de agosto del 2003, cuyo dispositivo aparece copiado en parte anterior de la presente decisión; Segundo: Declara inadmisible el recurso de casación interpuesto por F.S.; Tercero: Condena al recurrente al pago de las costas penales del proceso y al pago de las costas civiles del procedimiento en provecho del Dr. J.C.G.A., quien afirma haberlas avanzado en su totalidad.

Firmado: H.Á.V., J.I.R., E.H.M., D.M.R. de G.. G.A., Secretaria General.

La presente sentencia ha sido dada y firmada por los señores Jueces que figuran en su encabezamiento, en la audiencia pública del día, mes y año en él expresados, y fue firmada, leída y publicada por mí, Secretaria General, que certifico.