Sentencia nº 248 de Suprema Corte de Justicia, del 13 de Septiembre de 2006.

Fecha de Resolución:13 de Septiembre de 2006
Emisor:Segunda Sala
 
CONTENIDO

Fecha: 13/9/2006

Materia: Correccional

Recurrente(s): F.F.L., compartes

Abogado(s): L.. R.F.E., E.D.B.C.

Recurrido(s):

Abogado(s): L.. R.R.P., J.C.O., E.V., Marcos Esteban Colón

Intrvniente(s):

Abogado(s):

Dios, Patria y Libertad

República Dominicana

En Nombre de la República, la Cámara Penal de la Suprema Corte de Justicia, regularmente constituida por los Jueces H.A.V., Presidente; J.I.R., E.H.M., D.R. de G. y V.J.C.E., asistidos de la Secretaria General, en la Sala donde celebra sus audiencias, en la ciudad de Santo Domingo de G., Distrito Nacional, hoy 13 de septiembre del 2006, años 163 de la Independencia y 144 de la Restauración, dicta en audiencia pública, como Corte de Casación, la siguiente sentencia:

Sobre el recurso de casación interpuesto por F.F.L., dominicano, mayor de edad, comerciante, cédula de identidad y electoral No. 040-0001064-7, residente en la calle 29 No. 4 del sector Las Colinas de la ciudad de Santiago; M.A.M., dominicano, mayor de edad, mecánico, portador de la cédula de identidad y electoral No. 031-0066223-2, residente en la Av. Las Colinas en el edificio Arconza apartamento 2-C de la ciudad de Santiago; J.T.L.R., dominicano, mayor de edad, empleado privado, portador de la cédula de identidad y electoral No. 031-0192661-0, residente en la calle S.A., No. 13 del sector C.R. de la ciudad de Santiago y B.H.M., dominicano, mayor de edad, ingeniero industrial, portador de la cédula de identidad y electoral No. 053-0021348-4, residente en la calle 4 No. 129 del sector E. de la ciudad de Santiago, actores civiles, contra la sentencia dictada por la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de Santiago el 9 de junio del 2006, cuyo dispositivo se copia más adelante;

Oído al alguacil de turno en la lectura del rol;

Oído el Lic. R.F.E. a nombre y representación de los recurrentes en la lectura de sus conclusiones;

Oído el Lic. R.R.P., por sí y por los Licdos. J.C.O., E.V. y M.E.C. a nombre de la parte recurrida, en la lectura de sus conclusiones;

Oído el dictamen del Magistrado Procurador General de la República;

Visto el escrito mediante el cual los Licdos. R.F.E. y E.D.B.C., en representación de los recurrentes interponen el presente recurso de casación, depositado en la secretaría del tribunal a-quo, el 20 de junio de 2006;

Visto el escrito suscrito por lo Licdos. J.C.O., R.R.P., E.B.V.V. y M.E.C. a los recurridos S.A.M.M. y Castalosa, S.A., depositado en la secretaría de la Corte a-qua el 29 de junio del 2006;

Visto la resolución de la Cámara Penal de la Suprema Corte de Justicia que declaró admisible el recurso de casación interpuesto por los recurrentes y fijó la lectura para el 11 de agosto del 2006;

Visto la Ley No. 25 de 1991, modificada por la Ley No. 156 de 1997;

La Cámara Penal de la Suprema Corte de Justicia, después de haber deliberado y, vistos los artículos 65 de la Ley sobre Procedimiento de Casación, 70, 418, 419, 420, 421, 422, 425, 426 y 427 del Código Procesal Penal;

Considerando, que en la decisión impugnada y en los documentos que en ella se refieren, son hechos constantes los siguientes: a) que el 11 de octubre de 2002 F.L., M.A.M., V.H. y J.T.L.R. se querellaron contra S.A.M., G.O. y la Compañía Castalosa, S.A., imputándolos de estafa en su perjuicio; b) que luego de llenadas las formalidades legales, para el conocimiento del fondo del asunto fue apoderado el Primer Juez Liquidador de la Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de Santiago, el cual dictó sentencia el 14 de enero de 2005, cuyo dispositivo es el siguiente: AEn cuanto al aspecto penal: APRIMERO: Rechaza las conclusiones vertidas por el abogado de la defensa del imputado S.M., por improcedente y mal fundadas; SEGUNDO: Se acoge el dictamen del ministerio público, y se declara al nombrado S.M., culpable de violar el artículo 408 del Código Penal, y en consecuencia se le condena a sufrir la pena de cinco (5) años de reclusión menor, por haber sido encontrado culpable del hecho puesto a su cargo; TERCERO: Se condena a dicho imputado, al pago de las costas penales del proceso; En cuanto al aspecto civil: PRIMERO: Se rechazan las conclusiones incidentales de la razón social Castalosa, S.A., en su condición de persona civilmente responsable, por improcedente, mal fundadas y carente de base legal; SEGUNDO: Se declara buena y válida, en cuanto a la forma, la constitución en parte civil hecha por los señores F.F.L., J.T.L., M.A.M.R. y B.H.M., en contra del señor S.M. y de la entidad comercial Castalosa, S.A., a través de su abogado apoderado especial el Lic. R.F.E., por haber sido hecha conforme a los cánones legales vigentes; TERCERO: En cuanto al fondo de dicha constitución, se condena de manera común y solidaria a S.M. y a la entidad comercial Castalosa, S.A., al pago de las siguientes indemnizaciones: a) la suma de Dos millones de Pesos (RD$2,000.00), a favor y provecho del señor F.F.L., como justa y adecuada reparación por los daños materiales sufridos por el mismo, a consecuencia del hecho delictuoso de que se trata; b) la suma de Un Millón Quinientos Mil Pesos (RD$1,500,000.00), a favor y provecho del señor M.A.M.R., como justa y adecuada reparación por los daños materiales sufridos por el mismo, a consecuencia del hecho delictuoso de que se trata; c) la suma de Ochocientos Mil Pesos (RD$800,000.00), a favor y provecho del señor B.H.M., como justa y adecuada reparación por los daños materiales sufridos por el mismo, a consecuencia del hecho delictuoso de que se trata; d) la suma de Trescientos Mil Pesos (RD$300,000.00), a favor y provecho del señor J.T.L., como justa y adecuada reparación por los daños materiales sufridos por el mismo, a consecuencia del hecho delictuoso de que se trata; CUARTO: Se condena a demás al nombrado S.M., y a la entidad comercial Castalosa, S.A., al pago conjunto y solidario de los intereses legales de las sumas acordadas como indemnización principal, a partir de la demanda en justicia, tomándose en cuenta la variación de la moneda a partir de interpuesta dicha demanda; QUINTO: Condena a S.M. y a la entidad comercial Castalosa, S.A., al pago conjunto y solidario de las costas civiles del proceso con distracción de las mismas a favor y provecho del L.. R.F.E., abogado que afirma haberlas avanzado en su mayor parte; c) que dicha decisión fue recurrida en apelación por los imputados, conociendo la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de Santiago dicho recurso, dictando su sentencia el 12 de mayo de 2005, y su dispositivo es como sigue: APRIMERO: Se declara con lugar el recurso de apelación interpuesto a las 12:35 P.M., del día diecinueve (19) del mes de enero del año dos mil cinco (2005), por el imputado S.M., dominicano, mayor de edad, soltero, empleado privado, cédula de identidad y electoral No. 031-0027505-0, domiciliado y residente en la calle 6 No. 41 del sector de El Ejido de esta ciudad de Santiago y Castalosa, S.A., (condenada como civilmente responsable) a través de sus defensores técnicos Licdos. J.C.O., R.P., E.V. y M.C., en contra de la sentencia criminal, No. 28 de fecha 14 del mes de enero del año 2005, dictada por el Primer Juez Liquidador de la Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de Santiago; SEGUNDO: Se anula la decisión recurrida por los motivos antes expuestos; TERCERO: Se ordena la celebración de un nuevo juicio y envía el presente proceso por ante el Séptimo Juez Liquidador de la Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de Santiago; CUARTO: Se condena a F.L., M.A.M. y J.T.L.R. (parte civil constituida) al pago de las costas penales y civiles del procedimiento, con distracción de las últimas en provecho de los Licdos. J.C.O., R.P., E.V. y M.C., quienes afirman estarlas avanzando en su totalidad; d) que para la realización del nuevo juicio fue apoderado el Séptimo Juez Liquidador de la Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de Santiago, el cual dictó su sentencia el 13 de septiembre de 2005, cuyo dispositivo es el siguiente: APRIMERO: Se rechaza el fin de inadmision propuesto por Castalosa, S.A., en fecha veinte (20) del mes de julio del año dos mil cinco (2005), en lo que respecta a las pretensiones civiles de la parte civil constituida, por alegada autoridad de la cosa juzgada por improcedente y mal fundado; SEGUNDO: Se declara al señor S.A.M.M., no culpable de violar el artículo 408 del Código Penal, que prevé el abuso de confianza en perjuicio de los señores F.F.L., B.H.M., M.A.M.R. y J.T.L.R., por insuficiencia de pruebas de los hechos que se le imputan, en consecuencia se pronuncia su descargo de toda responsabilidad penal en ese sentido TERCERO: Se declaran las costas penales del procedimiento de oficio; CUARTO: En cuanto a la forma, se declara regular y válida la constitución en parte civil realizada por los señores F.F.L., B.H.M., M.A.M.R. y J.T.L.R., en contra del señor S.A.M.M., por su hecho personal y la compañía Castalosa, S.A., en su calidad de persona civilmente responsable, por haber sido realizada en tiempo hábil y de conformidad con las normas procesales vigentes; QUINTO: En cuanto al fondo, se rechaza dicha constitución en parte civil, en lo que respecta: a) al señor S.A.M.M., por no haber sido probada ninguna falta de naturaleza o cuasidelictual relacionada con la prevención; b) en lo que concierne a Castalosa, S.A., por no haber sido demostrada relación de comitencia en lo que respecta al señor S.A.M.M.; SEXTO: En cuanto a la forma, se declara regular y válida la constitución en parte civil de manera reconvencional interpuesta por Castalosa, S.A., en contra de los señores F.F.L., B.H.M., M.A.M.R. y J.T.L.R., por haber sido realizada en tiempo hábil y de conformidad a las normas procesales vigentes; SÉPTIMO: Se rechaza el fin de inadmision formulado por la parte civil, en lo que respecta a la demanda reconvencional planteada por la empresa Castalosa, S.A., bajo el alegato de la autoridad de la cosa irrevocablemente juzgada por improcedente y mal fundado; OCTAVO: En cuanto al fondo, se rechaza dicha demanda reconvencional realizada por C., S.A., en contra de los querellantes por no haber sido probado que los señores: F.F.L., B.H.M., M.A.M.R. y J.T.L.R., sean litigantes temerarios; NOVENO: Se condena a los señores F.F.L., B.H.M., M.A.M.R. y J.T.L.R., al pago de las costas civiles del procedimiento, en lo que respecta a la acción civil intentada contra el señor S.A.M.M., con distracción de las mismas en provecho de los Licdos. J.C.O.A., M.R.P., E.V. y M.E.C., abogados que afirman estarlas avanzando en su totalidad; DECIMO: Se compensan las costas civiles del procedimiento, en lo que respecta a las acciones intentadas por los señores F.F.L., B.H.M., M.A.M.R. y J.T.L.R., en contra de Castalosa, S.A. y a la demanda reconvencional intentada por esta última por haber sucumbido recíprocamente en sus pretensiones; e) que con motivo del recurso de alzada intervino la sentencia ahora impugnada dictada por la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de Santiago el 9 de junio de 2006, cuyo dispositivo es el siguiente: APRIMERO: Ratifica la regularidad y validez, en cuanto a la forma, del recurso de apelación interpuesto siendo la 01:36 P.M., del día 2 de noviembre del año 2005, por el Lic. R.F.E., en nombre y representación de los señores F.F.L., M.A.M., J.T.L.R. y B.H.M., en contra de la sentencia No. 904 de fecha 13 del mes de septiembre del año 2005, dictada por la Séptima Jueza Liquidadora de la Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de Santiago, por haber sido incoado de acuerdo a la normativa procesal aplicable al caso y en tiempo hábil; SEGUNDO: Desestima en cuanto al fondo el presente recurso, quedando confirmada en todas sus partes la sentencia impugnada; TERCERO: condena a la parte recurrente al pago de las costas;

Considerando, que en su escrito los recurrentes invocan en síntesis lo siguiente: AÚnico Medio: que el tribunal al analizar el aspecto penal incurrió en violación a los principios tantum devolutum quantum apellatum y a la desnaturalización de los hechos y del derecho, en virtud de que la decisión había adquirido en lo penal la autoridad de la cosa juzgada ya que el Ministerio Público no había recurrido y el imputado no había recurrido en apelación, ya que fue descargado, por lo que la Corte sólo tenía que estatuir sobre lo civil, que si bien es cierto que C., S.A., está siendo demandada como parte civilmente responsable, no es menos cierto, que conjuntamente con ésta, está siendo demandado como parte civilmente demandada el señor S.M., que la responsabilidad de Castalosa, S.A., dependía de la falta cometida por S.M., en virtud de la relación comitencia y preposé; que la Corte no analizó la falta imputable a este último para de esa manera descargarlo o condenarlo civilmente, que se violaron los artículos 1961, 1962 y 1963 relativo al régimen de comitencia y preposé entre el embargante y el guardián de los bienes embargados, ya que dicha disposición establece de manera especial la relación existente entre la parte ejecutante y el guardián que se ha designado en calidad de secuestrario o depositario judicial; que C., S.A., tiene una ligazón jurídica de comitencia preposé en su condición de ejecutante con el guardián de los bienes embargado a los hoy recurrentes, por lo que procede casar la decisión en todas sus partes;

Considerando, que para proceder como lo hizo, la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de Santiago, confirmando en todas sus partes la sentencia del Juez de Primer Grado, quien actuó como tribunal de envío por decisión de la propia Cámara Penal de la Corte, dio por establecido que S.M. depositario de los bienes embargados al Centro Automotriz Profesional, quien le adeudaba al embargante RD$24,000.00 y, que, conforme los testimonios vertidos en el plenario, se comprobó que el depositante de dichos bienes los entregó al alguacil y fueron vendidos en pública subasta conforme obra en el expediente una certificación del Ayuntamiento del Municipio de Santiago, lo que pone de manifiesto que S.M. lejos de cometer abuso de confianza, como le imputan los querellantes procedió de conformidad con las obligaciones inherentes a un depositario, razón por la cual no cometió falta alguna, ni tampoco se podía condenar a Castalosa, S.A., que realizó un embargo ejecutivo ajustado a la ley;

Considerando, que carece de relevancia el alegato de que con motivo de una demanda en distracción incoada por los querellantes, y hoy recurrentes, el alguacil actuante no encontrara los bienes embargados, en razón de que éstos habían sido entregados el depositario para su venta en pública subasta, obligaciones de este último, toda vez que concluyeron al entregar dichos bienes que, como hemos dicho, no constituye una falta, como se pretende, por todo lo cual se desestima el medio propuesto.

Por tales motivos: Primero: Admite como intervinientes a S.A.M.M. y Castalosa, S.A., en el recurso de casación incoado por F.F.L., M.A.M., J.T.L.R. y B.H.M., contra la resolución dictada por la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de Santiago el 9 de junio del 2006, cuyo dispositivo se copia en parte anterior de este fallo; Segundo: Declara regular en cuanto a la forma dicho recurso, y en cuanto al fondo, lo rechaza; Tercero: Condena a los recurrentes al pago de las costas, ordenando su distracción en provecho de los Licdos. R.R.P., J.C.O., E.V. y M.E.C., quienes afirman haberlas avanzado en su totalidad.

Firmado: H.A.V., J.I.R., E.H.M., D.R. de G., V.J.C.E., G.A., Secretaria General.

La presente sentencia ha sido dada y firmada por los señores Jueces que figuran en su encabezamiento, en la audiencia pública del día, mes y año en él expresados, y fue firmada, leída y publicada por mí, Secretaria General, que certifico.