Seguridad ciudadana, actividad policial

 
EXTRACTO GRATUITO

"Seguridad ciudadana, actividad policial"

Rosalía Sosa Pérez

A mis estudiantes de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, UASD, víctimas de las redadas policiales.

La búsqueda de una conceptualización del término "seguridad ciudadana" no es fácil, pero trataremos de dar una definición clara. Cuando hablamos de seguridad ciudadana nos referimos a la protección de las personas y bienes y el mantenimiento de orden público en el interior de un territorio. Otro concepto es el conjunto de de los derechos básicos de los ciudadanos, incluidas las libertades políticas, económicas y sociales. Este concepto se relaciona con orden público, tranquilidad pública, abarcando únicamente la protección de personas y bienes contra peligros tipificados penalmente provocados por la actividad humana.

La institución encargada en materia de seguridad ciudadana es la Policía Nacional. El art. 1 de la Ley de Policía establece que "corresponde a la Policía en general el mantenimiento del orden y la tranquilidad públicos, la seguridad de los ciudadanos y la propiedad, entre otras atribuciones. Los cuerpos policiales tienen como misión proteger el libre ejercicio de los derechos y libertades y garantizar la seguridad ciudadana, a cuyo efecto deben velar por la pacífica convivencia y protección de las personas y sus bienes.

También la misma ley en su artículo 3 subraya que "la Policía Nacional obliga y protege a todos los habitantes del territorio y no reconoce otras prerrogativas que las establecidas por la Constitución, las leyes y el Derecho Internacional". Esto significa que sus miembros son obedientes a la Constitución, a las leyes y las normas de Derecho Internacional válidamente reconocidas por los órganos competentes internos.

Hechos: Juan estaba llegando a su casa y de repente se detiene una perrera y le pide el documento de identidad. Juan le explica que viene de la universidad y se dirige a su casa. No lo escuchan, lo empujan, lo agarran por la correa y lo entran a la perrera. Cuando llegan al destacamento se identifica y le dice que es estudiante de Derecho de la UASD. Le contestan que eso a ellos no le importa. Le muestra su carnet. A Juan le ofrecieron una galleta si no se callaba. Lo pusieron a limpiar los baños y a trapear y lo amenazaron que si de nuevo mencionaba la Constitución le romperían los dientes. Juan no habló más. Al otro día Juan entregó doscientos pesos y fue despachado para su casa. Reflexionaba en el camino, pensaba "de qué me vale...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA