Sentencia nº 8 de Suprema Corte de Justicia, del 14 de Enero de 1983.

Fecha de Resolución:14 de Enero de 1983
Emisor:Pleno
 
CONTENIDO

D., Patria y Libertad,

República Dominicana

En Nombre de la República, la Suprema Corte de Justicia, regularmente constituida por los Jueces M.D.B.C., P.; D.B., Segundo Sustituto de P.; F.E.R. de la Fuente, L.R.A.C., L.V.G. de Peña, H.H.G.S., M.P.R., A.H.P., asistidos del S. General en la Sala donde celebra sus audiencias en la ciudad de Santo Domingo de G., Distrito Nacional, hoy día 14 del mes de enero del año 1983, años 139º de la Independencia y 120º de la Restauración, dicta en audiencia pública como Corte de Casación la siguiente sentencia;

Sobre el recurso de casación interpuesto por M.P., dominicano, mayor de edad, casado, agricultor, domiciliado y residente en Castañuelas, cédula No. 762, serie 72, contra la sentencia dictada en atribuciones correccionales por la Corte de Apelación de Santiago el 21 de febrero de 1978, cuyo dispositivo se copia más adelante;

Oído al Alguacil de turno en la lectura del rol;

Oído el dictamen del Magistrado Procurador General de la República;

Vista el acta del recurso de casación levantada en la Secretaría de la Corte a-qua, el 23 de febrero de 1978, a requerimiento del L.. J.G., cédula No. 2001, serie 31, en representación del recurrente, en la que no se propone ningún medio de casación;

Visto el auto dictado en fecha 13 del mes de enero del corriente año 1983, por el Magistrado M.D.B.C., Presidente de la Suprema Corte de Justicia, por medio del cual integra, en su indicada calidad dicha Corte, conjuntamente con los M.D.B., F.E.R. de la Fuente, L.R.A.C., L.V.G. de Peña, H.H.G.S., M.P.R., y A.H.P., Jueces de este tribunal, para completar la mayoría en la deliberación y fallo del recurso de casación de que se trata, de conformidad con las Leyes Nos. 684 de 1934 y 926 de 1935;

La Suprema Corte de Justicia después de haber deliberado y vistos los artículos 1 y 65 de la Ley sobre Procedimiento de Casación;

Considerando, que en la sentencia impugnada y en los documentos a que ella se refiere consta: a) que con motivo de una querella presentada el 26 de julio de 1977 por J. maría M. contra el recurrente, por el delito de abuso de confianza, el Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de Monte Cristi dictó en sus atribuciones correcionales el 21 de octubre de 1977, una sentencia cuyo dispositivo se inserta más adelante; b) que sobre el recurso interpuesto la Corte de Apelación de Santiago dictó el fallo ahora impugnado en casación cuyo dispositivo dice así: "FALLA: PRIMERO: Admite en la forma el recurso de Apelación interpuesto por el nombrado M.P., contra sentencia Correccional No. 620 de fecha veintiuno (21) del mes de octubre del año mil novecientos setenta y siete (1977), dictada por el Juzgado de Primera instancia del Distrito Judicial de Monte Cristi, cuyo dispositivo es el siguiente: 'Primero: Rechaza las conclusiones formuladas en limine-litis por el Lic. J.G., en su calidad de abogado de la defensa del inculpado M.P., por improcedentes y mal fundadas en derecho; Segundo: Declinar el presente expediente a cargo del señor M.P., inculpado de abuso de confianza, en perjuicio del señor J.M.M. por ante el Juzgado de Instrucción de este Distrito de Monte Cristi, por presentar el hecho vicios de Criminalidad; Tercero: R. costas del procedimiento SEGUNDO: Rechaza las conclusiones incidentales presentadas por el Lic. J.G., a nombre y representación de M.P., por improcedentes TERCERO: Confirma la sentencia recurrida en todas sus partes";

Considerando, que la Corte a-qua para fallar como lo hizo se basó en que el hecho que se imputa al prevenido recurrente, calificado de abuso de confianza por más de cinco mil pesos, esta sancionado por el artículo 408 del Código Penal con pena de reclusión, la cual tiene un carácter criminal que hace necesario una instrucción previa;

Considerando, que los jueces del fondo que han sido apoderados correcionalmente del conocimiento de un hecho, cuando comprueban que ese hecho presenta caracteres que lo hacen aparecer como crimen, están obligados a desapoderarse y declinar el asunto por ante la jurisdicción de instrucción competente a fin de que proceda a instruir la sumaria correspondiente; que al decidirlo así, la Corte a-qua hizo en la especie una correcta aplicación de la Ley;

Por tales motivos, Primero: Rechaza el recurso de casación interpuesto por M.P. contra la sentencia dictada el 21 de febrero de 1978, por la Corte de Apelación de Santiago, en sus atribuciones correccionales, cuyo dispositivo ha sido copiado en parte anterior del presente fallo; Segundo: Condena al recurrente al pago de las costas.

Firmado: M.B.C., D.B., F.R. de la Fuente, L.R.A.C., L.V.G. de Peña, H.G., M.P.R., A.H.P.. M.J., S. General.

La presente sentencia ha sido dada y firmada por los señores Jueces que figuran en su encabezamiento, en la audiencia pública del día, mes y año en él expresados y fue firmada, leída y publicada por mí, S. General, que certifico. (Firmado): M.J..