Sentencia nº 11 de Suprema Corte de Justicia, del 13 de Enero de 2010.

Fecha de Resolución:13 de Enero de 2010
Emisor:Primera Sala

Fecha: 13/01/2010

Materia: Civil

Recurrente(s): G.F.B., compartes

Abogado(s): L.. C.B.T.

Recurrido(s): Bárbara Mercedes Ulloa Verlis

Abogado(s): L.. F.R.B., D.A.G., L.E.S.J., Gissel Sánchez Abreu

Intrviniente(s):

Abogado(s):

Dios, Patria y Libertad

República Dominicana

En Nombre de la República, la Cámara Civil de la Suprema Corte de Justicia, actuando como Corte de Casación, dicta en audiencia pública la sentencia siguiente:

Sobre el recurso de casación interpuesto por G.F.B., C.F. de la Rosa, E.F. de la Rosa, M.F.R. y S.F.B., todos dominicanos, mayores de edad, titulares de las cedulas de identidad y electoral núms. 001-1348246-7, 001-0548581-7, 001-10175673-2, 001-0566526-9 y 001-1033698-9, todos domiciliados en la calle G.L. núm. 34, del sector V.D., provincia Santo Domingo, municipio Santo Domingo Este de esta ciudad, contra la sentencia dictada el 11 de julio de 2007, por la Cámara Civil y Comercial de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de Santo Domingo, cuyo dispositivo se copia más adelante;

Oído al alguacil de turno en la lectura del rol;

Oído en la lectura de sus conclusiones al Licdo. C.B.T., abogado de la parte recurrente;

Oído el dictamen del Magistrado Procurador General de la República, el cual termina así: “Que procede declarar caduco, el recurso de casación interpuesto por G.F.B., C.F. de la Rosa y compartes, contra la sentencia núm. 122 del once (11) de julio de 2007, dictada por la Cámara Civil de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de Santo Domingo, por los motivos expuestos”;

Visto el memorial de casación depositado en la Secretaría General de la Suprema Corte de Justicia, el 20 de noviembre de 2007, suscrito por el Licdo. C.B.T., abogado de las partes recurrentes, en el cual se invocan los medios de casación que se indican más adelante;

Visto el memorial de defensa depositado en la Secretaría General de la Suprema Corte de Justicia el 31 de enero de 2008, suscrito por los Licdos. F.D.R.B., D.A.G., L.E.S.J. y G.S.A., abogados de la parte recurrida, B.M.U.V.;

Vista la Ley núm. 25 de 1991, modificada por la Ley núm. 156 de 1997, y los artículos 1, 5 y 65 de la Ley sobre Procedimiento de Casación;

La CORTE, en audiencia pública del 9 de diciembre de 2009, estando presentes los jueces R.L.P., Presidente de la Cámara Civil de la Suprema Corte de Justicia; E.M.E., M.A.T., A.R.B.D. y J.E.H.M., asistidos de la secretario de esta Cámara, y después de haber deliberado los jueces signatarios de este fallo;

Considerando, que en la sentencia impugnada y en los documentos a que ella se refiere consta lo siguiente: a) que con motivo de una demanda en partición de bienes de la comunidad, incoada por G.F.B., C.F. de la Rosa, E.F. de la Rosa, M.F.R. y S.F.B. contra B.M.U.V., la Cámara Civil y Comercial del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de Santo Domingo, Primera Sala, dictó el 31 de agosto de 2006, una sentencia cuyo dispositivo es el siguiente: “Primero: Ratifica el defecto pronunciado en audiencia contra la parte demandada, señora B.M.U.V., por falta de comparecer no obstante haber sido notificado legalmente; Segundo: Acoge, como al efecto acogemos en parte la presente demanda en partición de bienes incoada por los señores G.F.B., C.F. de la Rosa, E.F. de la Rosa, M.F. de la Rosa, M.F.R. y S.F.B., de conformidad acto núm. 127/2005 de fecha 5 de agosto del año dos mil cinco (2005), instrumentado por el ministerial A.C.R.G., alguacil ordinario de la Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia, Sala 12ava. D.N., contra la señora B.M.U.V.; Tercero: Se ordena la partición y liquidación de los bienes que componen la masa sucesoral del señor A.F.; Cuarto: Se designa N. al Lic. Q.L.Z., para que haga la liquidación y rendición de cuenta de los bienes a partir; Quinto: Se designa como perito al señor L.. R.L.S., contador Público Autorizado, para que previamente a estas operaciones examinen los inmuebles, que integran el patrimonio de la comunidad, los cuales se indicaron anteriormente, perito el cual después de prestar el juramento de ley, en presencia de todas las partes, o esta debidamente llamada, haga la designación sumaria de los inmuebles informe si los mismos no o no, de cómoda división en naturaleza, así de terminar el valor de cada uno de los inmuebles a venderse en pública subasta adjudicando al mayor postor y último subastador; Sexto: Designamos juez comisario; Séptimo: Poner las costas del procedimiento a cargo de la masa de partir; Octavo: C. al ministerial J.F.R. alguacil de estrados de la Cámara Civil, Comercial de Trabajo y Niños, Niñas y Adolescentes del Juzgado de Primera Instancia de la Provincia de Santo Domingo, Municipio Este, Primera Sala”; b) que sobre el recurso de apelación interpuesto intervino la sentencia ahora impugnada con el siguiente dispositivo: “Primero: Declara bueno y válido en cuanto a la forma el recurso de apelación interpuesto por la señora B.M.U.V., contra la sentencia civil núm. 2874, dictada en fecha 31 del mes de agosto del año 2006 por la Cámara Civil y Comercial del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de Santo Domingo, Primera Sala, por haber sido interpuesto en tiempo hábil y conforme a las reglas procesales que rigen la materia; Segundo: En cuanto al fondo, acoge el referido recurso de apelación y, en consecuencia, la Corte, actuando por propia autoridad y contrario imperio, revoca en todas sus partes la sentencia impugnada, conforme a los motivos ut supra indicados; Tercero: Declara inadmisible de oficio la demanda en partición los sucesores del finado A.F.M., los señores G.F.B., C.F. de la Rosa, M.F.R., E.F. de la Rosa y S.F.B. en contra de la señora B.M.U.V., conforme a los motivos expuestos en el cuerpo de esta sentencia; Cuarto: Compensa las costas del procedimiento conforme a los motivos anteriormente expuestos”;

Considerando, que en su memorial de defensa la parte recurrida solicita la caducidad del recurso por haber finalizado “el plazo para notificar a la parte recurrida en virtud del artículo 7 de la Ley de Casación núm. 3726”;

Considerando, que de conformidad con las disposiciones del artículo 7 de la misma Ley sobre Procedimiento de Casación, la caducidad del recurso de casación será pronunciado si el recurrente no emplazare al recurrido en el término de treinta días, computados a partir de la fecha del auto mediante el cual el Presidente de la Suprema Corte de Justicia autoriza el emplazamiento. Esta caducidad será pronunciada a pedimento de parte interesada o de oficio;

Considerando, que del examen y estudio del expediente se establece que en fecha 20 de noviembre de 2007, con motivo del recurso de casación de que se trata, el Presidente de la Suprema Corte de Justicia, dictó el auto mediante el cual autorizó a las partes recurrentes G.F.B., C.F. de la Rosa, E.F. de la Rosa, M.F.R. y S.F.B., a emplazar a la parte recurrida B.M.U.V.; que posteriormente en fecha 15 de enero de 2008, mediante acto núm. 592/2007 instrumentado y notificado por el ministerial R.J.M., alguacil de estrados de la Cámara Civil y Comercial, Corte de la Provincia Santo Domingo, la parte recurrente emplazó a la recurrida;

Considerando, que resulta evidente de lo anterior que la parte recurrente emplazó a la recurrida fuera del plazo de treinta días computados a partir de la fecha en que fue proveído el auto mediante el cual el Presidente de la Suprema Corte de Justicia autoriza el emplazamiento, por lo que procede declarar, tal como lo solicita la parte recurrida, la caducidad del recurso de casación.

Por tales motivos: Primero: Declara inadmisible por caduco el recurso de casación interpuesto por G.F.B., C.F. de la Rosa, E.F. de la Rosa, M.F.R. y S.F.B., contra la sentencia dictada el 11 de julio de 2007, por la Cámara Civil de la Corte de Apelación del Departamento Judicial Santo Domingo, cuyo dispositivo figura en parte anterior de este fallo; Segundo: Condena a la parte recurrente al pago de las costas del procedimiento en favor de los Licdos. Licdos. F.D.R.B., D.A.G., L.E.S.J. y G.S.A., abogados de la parte recurrida quienes afirman haberlas avanzado en su mayor parte.

Así ha sido hecho y juzgado por la Cámara Civil de la Suprema Corte de Justicia, y la sentencia pronunciada por la misma en la ciudad de Santo Domingo de G., en su audiencia pública del 13 de enero de 2010, años 166º de la Independencia y 146º de la Restauración.

Firmado: R.L.P., E.M.E., M.T., A.R.B.D., J.H.M., G.A., Secretaria General.

La presente sentencia ha sido dada, firmada y pronunciada por los señores Jueces que figuran al pie, en la audiencia pública del día, mes y año en ella expresados, y fue firmada, leída y publicada por mí, Secretaria General, que certifico.