Sentencia nº 86 de Suprema Corte de Justicia, del 23 de Marzo de 2011.

Fecha de Resolución:23 de Marzo de 2011
Emisor:Primera Sala
 
CONTENIDO

Fecha: 23/03/2011

Materia: Civil

Recurrente(s): Suplimed, C. por A.

Abogado(s): L.. P.R.U.,. Licda. W.P.T.

Recurrido(s): Hospifar, C. por A., P.B., C. por A. PEBACA

Abogado(s): Dr. S.M.J.B., mas

Intrviniente(s):

Abogado(s):

Dios, Patria y Libertad

República Dominicana

Abogados: Dr. S.M.J.B., Dra. P.M.S., L.. N.R.E.L., C.S. y P.C.B. y Licda. R.M. de L..

En Nombre de la República, la Sala Civil de la Suprema Corte de Justicia, actuando como Corte de Casación, dicta en audiencia pública la sentencia siguiente:

Sobre el recurso de casación interpuesto por Suplimed, C. por A., sociedad comercial constituida y organizada de conformidad con la legislación vigente de la República Dominicana, con su asiento social y principal establecimiento en la avenida San Martín núm. 200, ensanche K., de la ciudad de Santo Domingo, Distrito Nacional, debidamente representada por su presidente, señor R.A.S.B., dominicano, mayor de edad, casado, empresario, portador de la cédula de identidad y electoral núm. 001-0376906-3, con domicilio y residencia en esta ciudad, contra la sentencia dictada por la Segunda Sala de la Cámara Civil y Comercial de la Corte de Apelación del Distrito Nacional el 31 de julio de 2008, cuyo dispositivo se copia mas adelante;

Oído al alguacil de turno en la lectura del rol;

Oído en la lectura de sus conclusiones a la Licda. P.M., abogada de la parte recurrida, Laboratorios Sanderson, S.A.;

Oído el dictamen del Magistrado Procurador General de la República;

Visto el memorial de casación depositado en la Secretaría General de la Suprema Corte de Justicia el 5 de septiembre de 2008, suscrito por los Licdos. P.R.U. y W.P.T., abogados de la parte recurrente, en el cual se invocan los medios de casación que se indican más adelante;

Visto el memorial de defensa depositado en la Secretaría General de la Suprema Corte de Justicia el 10 de octubre de 2008, suscrito por los Licdos. N.R.E.L., R.M. de L. y C.S., abogados de la parte recurrida, Hospifar, C. por A., y P.B., C. por A. (PEBACA);

Visto el memorial de defensa depositado en la Secretaría General de la Suprema Corte de Justicia el 15 de enero de 2010, suscrito por la Dra. P.M.S., por sí y el Licdo. P.C.B. y el Dr. S.M.J.B., abogados de la parte recurrida, Laboratorios Sanderson, S.A.;

Vistos la Constitución de la República y los Tratados Internacionales de Derechos Humanos de los cuales la República Dominicana es signataria, la Ley núm. 25 de 1991, modificada por la Ley núm. 156 de 1997, y los artículos 1, 5 y 65 de la Ley sobre Procedimiento de Casación;

Visto el auto dictado el 23 de febrero de 2011, por el magistrado R.L.P., Presidente de la Sala Civil de la Suprema Corte de Justicia, por medio del cual llama a la magistrada A.R.B.D., jueza de esta Sala, para integrar la misma en la deliberación y fallo del recurso de casación de que se trata, de conformidad con las Leyes núms. 684 de 1934 y 926 de 1935;

La CORTE, en audiencia pública del 4 de agosto de 2010, estando presente los jueces R.L.P., P.; E.M.E. y J.E.H.M., asistidos de la secretaria, y después de haber deliberado los jueces signatarios de este fallo;

Considerando, que en la sentencia impugnada y en los documentos a que ella se refiere consta: a) que con motivo de una demanda en resolución de contrato y reparación de daños y perjuicios, incoada por la sociedad Suplimed, C. por A. contra las entidades Laboratorios Sanderson, S.A., Hospifar, C. por A. y P.B., C. por A., la Quinta Sala de la Cámara Civil y Comercial del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de Santo Domingo dictó el 10 de septiembre de 2007 una sentencia cuyo dispositivo es el siguiente: "Primero: Se declara regular en cuanto a la forma la demanda en resolución de contrato y reparación de daños y perjuicios, interpuesta por la razón social Suplimed, S.A., contra las compañías Laboratorios Sanderson, S.A., Hospifar, C. por A. y P.B., C. por A., (Pebaca), pero en cuanto al fondo se rechaza por los motivos expuestos; Segundo: Se condena a la razón social Suplimed, S.A., al pago de las costas del procedimiento, con distracción a favor y provecho de los Licdos. N.E.L., C.S. y R.M., abogados de los co-demandados Hospifar, C. por A. y P.B., C. por A. (Pebaca), y los D.S.J.B. y P.M.S., y el Licdo. P.C., abogados de Laboratorios Sanderson, C. por A., quienes afirman haberlas avanzado en su totalidad" (sic); b) que sobre el recurso de apelación interpuesto intervino la sentencia ahora impugnada con el siguiente dispositivo: "Primero: Declara bueno y válido, en cuanto a la forma, el recurso de apelación interpuesto por la sociedad comercial Suplimed, C. por A., mediante el acto núm. 782 de fecha 15 de octubre del año 2007, instrumentado por el ministerial J.R.V.M., Alguacil Ordinario de la Suprema Corte de Justicia, contra la sentencia civil núm. 00553, relativa al expediente núm. 038-2006-00571, dictada por la Quinta Sala de la Cámara Civil y Comercial del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Nacional, por los motivos antes indicados; Segundo: Rechaza, en cuanto al fondo, el referido recurso de apelación y, en consecuencia, confirma en todas sus partes la sentencia recurrida; Tercero: Condena a la parte recurrente al pago de las costas del presente proceso, a favor de los abogados de las partes recurridas, los Licdos. P.C.B., C.S., N.R.E.L., R.M. de L. y los Dres. S.J. y P.M.S., quienes hicieron las afirmaciones correspondientes";

Considerando, que en su memorial la parte recurrente propone el siguiente medio de casación: "Primer Medio: Violación a la Ley 173 del 6 de abril de 1966 en sus artículos 3, 6, 7 y 8; Segundo Medio: Falta de base legal por la no ponderación del informe del cálculo de la ley 173 depositado por Secretaría de la corte a-qua";

Considerando, que procede ponderar en primer término, por constituir una cuestión prioritaria, la solicitud de inadmisibilidad planteada por las entidades co-recurridas, H.C. por A y P.B., C. por A., la cual se fundamenta, en resumen, en que el acto de emplazamiento es nulo, puesto que si bien el mismo es notificado a L.S., S.A., H.C. por A. y P.B., C. por A., sólo existe autorización para emplazar del Presidente de la Suprema Corte de Justicia, respecto a la recurrida L.S., S.A., y no así a las demás partes involucradas en el proceso a-quo, Hospifar, C. por A. y P.B., C. por A., (Pebaca), por lo que el actual recurrente, Suplimed, C. por A., no estaba autorizado a emplazar a éstas últimas co-recurridas; que de la lectura y desarrollo del recurso de casación de que se trata, en especial en sus encabezados, ponen de manifiesto que dicho recurso de casación ha sido dirigido exclusivamente contra L.S., S.A., por lo que, en el caso no puede alegarse un error en la redacción del auto del Presidente de la Suprema Corte de Justicia, imputable a la Secretaría General, sino que más bien se trata de un defecto exclusivo del recurrente; que como existe un lazo de indivisibilidad en el proceso, era obligación de la recurrente dirigir el recurso de casación en contra de todas las partes participantes en el proceso desarrollado por ante los jueces del fondo, de forma que fuera autorizado conforme el artículo 6 de la ley de la materia a emplazarlos a todos, y no a uno de varios, como ha acontecido en la especie;

Considerando, que un análisis de la sentencia impugnada pone de manifiesto que la especie se origina en una demanda en resolución de contrato y reparación de daños y perjuicios incoada por Suplimed, C. por A., contra las entidades Laboratorios Sanderson, S.A.H., C. por A. y P.B., C. por A. (PEBACA), la cual fue rechazada por el juez de primer grado, siendo confirmada esa decisión por la corte de apelación a-qua, cuyo fallo es el objeto del presente recurso de casación;

Considerando, que en fecha 5 de septiembre de 2008, el Magistrado Presidente de la Suprema Corte de Justicia emitió un auto de autorización a emplazar, el cual se expresa así: "Autorizamos al recurrente Suplimed, C. por A., a emplazar a la parte recurrida Laboratorios Sanderson, S.A., contra quien se dirige el recurso";

Considerando, que la simple lectura del memorial de casación revela que en la primera página del mismo, en donde hace referencia a la parte recurrida, así como en el desarrollo de los medios que contiene, sólo se identifica a "L.S., S.A.", como contraparte de la recurrente, sin hacer alusión alguna a Hospifar, C. por A., ni a P.B., C. por A., (PEBACA), de lo que resulta que el referido recurso de casación sólo fue interpuesto frente L.S., S.A. y que en realidad no se trata de un error material imputable al J.P. de la Suprema Corte de Justicia al proveer el auto de autorización establecido por la ley de la materia, donde sólo se indica a L.S., S.A. como parte recurrida, sino de una omisión a cargo de la recurrente;

Considerando, que el artículo 6 de la Ley sobre Procedimiento de Casación, dispone que "En vista del memorial de casación, el Presidente proveerá auto mediante el cual se autorizará el emplazamiento de la parte contra quien se dirige el recurso. Este emplazamiento se encabezará con una copia del memorial de casación y una copia del auto del presidente a pena de nulidad, a cuyo efecto el secretario expedirá al recurrente copia certificada tanto del memorial como del auto mencionado";

Considerando, que si bien es cierto que por acto núm. 485, del 18 de septiembre de 2008, instrumentado por J.R.V.M., alguacil ordinario de la Suprema Corte de Justicia, la parte recurrente, Suplimed, C. por A., notificó su memorial de casación y, a esos efectos, emplazó tanto a L.S., S.A., como a H., C. por A. y a P.B., C. por A., a comparecer por ante la Suprema Corte de Justicia, el auto del Presidente de la Suprema Corte de Justicia, citado, notificado en cabeza de ese acto, sólo autorizaba a emplazar a la entidad L.S., S.A., como consecuencia de las omisiones incursas en dicho memorial, según se ha dicho, por lo que en el caso no existe autorización para emplazar a las empresas Hospifar, C. por A. y P.B., C. por A.; que, por lo tanto, el emplazamiento realizado a éstas últimas resulta inoperante, por improcedente, al tenor del artículo 6 de la Ley sobre Procedimiento de Casación, según el cual el emplazamiento autorizado por el auto del presidente que identifique al o los recurridos como parte, es una actuación que debe ser observada a pena de nulidad;

Considerando, que de lo anterior resulta que, al figurar en el auto del presidente de la Suprema Corte de Justicia, como parte recurrida, únicamente la compañía Laboratorios Sanderson, S.A., según consta en el memorial de casación, el cual no ofrece espacio para considerar que exista otra parte recurrida que no sea exclusivamente L.S., S. A, ésta es la única contraparte de la recurrente en el presente proceso;

Considerando, que es una regla tradicional en nuestro derecho procesal, admitida y mantenida por esta Suprema Corte de Justicia cuantas veces ha tenido la oportunidad de hacerlo, que en caso de pluralidad de demandantes o demandados, los actos de procedimiento concernientes a la instancia tienen un efecto puramente relativo, regla que sufre algunas excepciones como la que se refiere al caso en que el objeto del litigio es indivisible; que cuando esto existe, es decir, la indivisibilidad, el recurso de casación regularmente interpuesto por una de las partes con derecho a recurrir, aprovecha a las otras y las redime de la caducidad en que hubiesen incurrido, pero, en la situación procesal inversa, esto es, cuando es el recurrente quien ha emplazado a una o varias de las partes adversas y no lo ha hecho o lo ha hecho irregularmente con respecto a otras, como ocurrió en la especie, en que el emplazamiento con relación a Hospifar, C. por A. y a P.B., C. por A., resulta nulo, por no existir respecto de dichas partes autorización del Presidente de la Suprema Corte de Justicia para emplazar, la doctrina y la jurisprudencia han establecido que el recurso es inadmisible con respecto a todas, en razón de que el emplazamiento hecho a una parte intimada o recurrida no es suficiente para poner a las demás partes en condiciones de defenderse, ni puede tampoco justificar la violación del principio de la autoridad de la cosa juzgada de que goza la sentencia impugnada en beneficio de estas últimas, cuando la misma no es formalmente impugnada;

C., que, en consecuencia, al existir entre las partes Laboratorios Sanderson, S.A., Hospifar, C. por A., y P.B., C. por A., un lazo de indivisibilidad que las une, como resultado de ser partes comunes tanto en la sentencia de primer grado como en la ahora impugnada, en que una eventual decisión que perjudique o beneficie únicamente a L.S., S.A., afectaría indefectiblemente a las demás partes, por tratarse la especie de una demanda en nulidad de contrato y reparación de daños y perjuicios, la no inclusión de esas partes implica la inadmisibilidad del recurso; que, además, siendo la formalidad del emplazamiento en casación un imperativo dictado por la ley en un interés de orden público, por lo cual la caducidad en que por falta de emplazamiento válido se incurra, no puede ser cubierta; que, por tanto, el recurso de casación que se interponga contra una sentencia que aprovecha a más de una parte entre cuyos intereses exista el vínculo de la indivisibilidad, tiene que ser regular y válidamente notificado a todas; que de no hacerse así, como sucedió en la especie, el recurso debe ser declarado inadmisible;

Por tales motivos: Primero: Declara inadmisible el recurso de casación interpuesto por Suplimed, C. por A., contra la sentencia dictada el 31 de julio del 2008, por la Segunda Sala de la Cámara Civil y Comercial de la Corte de Apelación del Distrito Nacional, cuyo dispositivo figura en parte anterior de este fallo; Segundo: Condena a la parte recurrente al pago de las costas del procedimiento, con distracción de las mismas en provecho de los Licdos. R.M. de L., C.S. y N.E.L., abogados de las entidades Hospifar, C. por A., y P.B., C. por A., (PEBACA), quienes afirman haberlas avanzado en su totalidad.

Así ha sido hecho y juzgado por la Sala Civil de la Suprema Corte de Justicia, y la sentencia pronunciada por la misma en su audiencia pública del 23 de marzo de 2011, años 168º de la Independencia y 148º de la Restauración.

Firmado: R.L.P., E.M.E., J.H.M., G.A., Secretaria General.

La presente sentencia ha sido dada, firmada y pronunciada por los señores Jueces que figuran al pie, en la audiencia pública del día, mes y año en ella expresados, y fue firmada, leída y publicada por mí, Secretaria General, que certifico.