Sentencia nº 21 de Suprema Corte de Justicia, del 27 de Septiembre de 2013.

Fecha de Resolución:27 de Septiembre de 2013
Emisor:Tercera Sala
 
CONTENIDO

Fecha: 27/09/2013

Materia: Laboral

Recurrente(s): Vifeca Todo Riesgos, S. A. Grupo Vifeca

Abogado(s): L.. B.A.U.L.

Recurrido(s): W.A.M.A.

Abogado(s): L.. H.E., Gabriel Espino Núñez

Intrviniente(s):

Abogado(s):

Dios, Patria y Libertad

República Dominicana

En Nombre de la República, la Tercera Sala de lo Laboral, Tierras, Contencioso Administrativo y Contencioso Tributario de la Suprema Corte de Justicia, dicta en audiencia pública la siguiente sentencia:

Sobre el recurso de casación interpuesto por la razón social Vifeca Todo Riesgos, S.A., (Grupo Vifeca), entidad moral, legalmente constituida y existente de conformidad con las exigencias de la Constitución y las Leyes de la República Dominicana, con domicilio social ubicado en la Ave. Ortega y Gasset núm. 34, sector de Naco, Santo Domingo y el señor V.F.C.J., dominicano, mayor de edad, Cédula de Identidad y Electoral núm. 001-1514382-8, domiciliado y residente en la calle P.V. núm. 24, apartamento 1-1. E.O., municipio Santo Domingo Este, contra la sentencia dictada por la Corte de Trabajo del Departamento Judicial de San Francisco de Macorís, el 25 de agosto de 2011, cuyo dispositivo se copia más adelante;

Oído al alguacil de turno en la lectura del rol;

Visto el memorial de casación depositado en la secretaría de la Corte de Trabajo del Departamento Judicial de San Francisco de Macorís, el 15 de septiembre de 2011, suscrito por el Lic. B.A.U.L., Cédula de Identidad y Electoral núm. 001-0453098-5, abogado de los recurrentes, mediante el cual propone los medios que se indican más adelante;

Visto el memorial de defensa depositado en la secretaría de la Suprema Corte de Justicia el 27 de enero de 2012, suscrito por los Licdos. H.W.E.M. y G.S.E.N., Cédulas de Identidad y Electoral núms. 056-0082750-4 y 056-0094519-9, respectivamente, abogados del recurrido, W.A.M.A.;

Que en fecha 14 de noviembre de 2012, esta Tercera Sala, en sus atribuciones laborales, integrada por los jueces: M.R.H.C., Presidente de la Tercera Sala de la Suprema Corte de Justicia; E.H.M., S.I.H.M. y F.A.O.P., asistidos de la secretaria general, procedieron a celebrar audiencia pública, para conocer el presente recurso de casación;

Visto el auto dictado el 26 de septiembre de 2013, por el magistrado M.R.H.C., Presidente de la Tercera Sala, por medio del cual llama al magistrado R.C.P.A., Juez de esta Sala, para integrar la misma en la deliberación y fallo del recurso de casación de que se trata, de conformidad con la Ley núm. 684 del 1934;

Visto la Ley núm. 25 de 1991, modificada por la Ley núm. 156 de 1997, y los artículos 1 y 65 de la Ley sobre Procedimiento de Casación;

Considerando, que en la sentencia impugnada y en los documentos a que ella se refiere, consta lo siguiente: a) que en ocasión de la demanda en pago de derechos laborales, interpuesta por el actual recurrido W.A.M.A. contra el Licdo. V.C.J. y la empresa Grupo Vifeca, el Juzgado de Trabajo del Distrito Judicial de Duarte, dictó el 3 de noviembre de 2010, una sentencia con el siguiente dispositivo: "Primero: Rechaza la excepción de incompetencia territorial invocada por los demandados V.C.J. y la empresa Vifeca Todo Riesgos, S.A., por los motivos expuestos en la presente decisión y en consecuencia declara la competencia en razón del territorio de este Tribunal para conocer y fallar la demanda de que se trata, en virtud del inciso 2º del artículo 483 del Código de Trabajo; Segundo: Rechaza el medio de inadmisión fundamentado en la prescripción formulado por los empleadores V.C.J. y la empresa Vifeca Todo Riesgo, S.A. en contra de la demanda laboral interpuesta por el trabajador W.A.M.A., por haber sido interpuesta dentro del plazo legal de dos meses establecido en el artículo 702 del Código de Trabajo; Tercero: Rechaza las reclamaciones en pago de prestaciones laborales que fundamentado en desahucio formulara el trabajador W.A.M.A., en contra de los empleadores V.C.J. y la empresa Vifeca Todo Riesgo, S.A., por falta de pruebas del desahucio alegado por el trabajador y como resultado declara resuelto el contrato de trabajo que unía las partes, por causa del demandante; Cuarto: Condena a los empleadores V.C.J. y la empresa Vifeca Todo Riesgo, S. A. a pagar a favor del trabajador W.A.M.A., los valores siguientes, por concepto de los derechos que se detallan a continuación sobre la base de un salario mensual de RD$40,000.00 y tres (3) años laborados: a) RD$23,499.84, por concepto de 14 días de compensación por vacaciones no disfrutadas; b) RD$38,222.23, por concepto de 11 meses y 14 días de salario proporcional de Navidad correspondiente al año 2009; c) RD$92,320.60, por concepto de participación proporcional en los beneficios de la empresa durante el período fiscal del 2009; d) RD$45,000.00, por concepto de daños y perjuicios; e) Se ordena además, que para las presentes condenaciones se aprecie la variación en el valor de la moneda durante el tiempo que mediare entre la fecha de la demanda y la fecha en que se pronunció la sentencia, según lo establecido en el artículo 537 del Código de Trabajo; Quinto: Rechaza las demás reclamaciones formuladas por el trabajador, por los motivos expuestos en la presente decisión; Sexto: Compensa pura y simplemente las costas procesales"; b) que con motivo del recurso de apelación interpuesto contra esta decisión, intervino la sentencia objeto de este recurso, cuyo dispositivo es el siguiente: "Primero: Rechaza los cuatro (4) incidentes presentados por la parte recurrente y apelante principal, por las consideraciones indicadas en el cuerpo de la presente decisión; Segundo: En cuanto a la forma, se declaran buenos y válidos tanto el recurso de apelación principal como el recurso de apelación incidental interpuestos de manera respectivamente por la empresa Vifeca Todo Riesgos, S.A., (Grupo Vifeca) y el señor V.F.C.J. y el señor W.A.M.A., en contra de la sentencia núm. 0000133-2010, dictada por el Juzgado de Trabajo del Distrito Judicial de D. en fecha 3 del mes de noviembre del año 2010, por ser hechos en cumplimiento de las formalidades legales y dentro de los plazos establecidos por la ley; Tercero: En cuanto al fondo: declara injustificado el despido y en consecuencia revoca el ordinal tercero de la sentencia impugnada en lo referente a la empresa Vifeca Todo Riesgo, S.A., (Grupo Vifeca) y en ese sentido condena a la misma a pagar a favor del señor W.A.M.A., sobre la base de un salario de RD$40,000.00 mensuales y un contrato cuya duración fue de cinco años los valores siguientes: a) La suma de RD$46,999.58 por concepto de 28 días de preaviso; b) la suma de RD$176,248.42 por concepto de 105 días correspondientes al auxilio de cesantía; c) La suma de RD$240,000.00 pesos correspondientes a seis (6) meses de salarios caídos, como lo dispone el artículo 95, ordinal 3ro. del Código de Trabajo; Cuarto: Revoca los literales "c" y "d", del ordinal cuarto de la sentencia impugnada referente a la bonificación y a los daños y perjuicios asumidos por dicha sentencia; Quinto: Acoge la solicitud de exclusión del presente proceso del señor V.F.C.J., solicitada por la representación legal de los recurrentes principales; Sexto: Confirma los demás aspectos de la sentencia recurrida; Sétimo: Compensa las costas del procedimiento";

Considerando, que los recurrentes proponen en su recurso de casación los siguientes medios; Primer Medio: Violación a la ley y falta de motivos; Segundo Medio: Violación al derecho de defensa; Tercer Medio: Contradicción y carencia de motivos; Cuarto Medio: Violación al derecho de defensa e ilogicidad manifiesta; Quinto Medio: Violación al derecho de defensa, falta de motivos, falta de base legal, falta de estatuir y falta de ponderación; Quinto Medio: Violación al derecho de defensa, falta de motivos, falta de base legal y contradicción de motivos y falta de ponderación; Sexto Medio: Falta de base legal; Séptimo Medio: Violación al debido proceso de ley; Octavo Medio: Desnaturalización de los hechos y falta de base legal; Noveno Medio: Desnaturalización de los hechos de la causa; Décimo Medio: Prescripción extintiva de la acción; Décimo Primer Medio: Falta de ponderación, falta de estatuir y falta de motivos; Décimo Segundo Medio: Vicio de falta de ponderación y contradicción;

Considerando, que los recurrentes alegan en sus medios de casación propuestos, los cuales se reúnen por su vinculación, lo siguiente: "que la Corte a-qua al dictar su sentencia desnaturalizó los hechos mediante la conversión de la acción de la demanda de desahucio por despido justificado, condenando a la empresa al pago de prestaciones laborales sin que se haya invocado causa alguna en la terminación del contrato, sin antes declarar la existencia del supuesto despido, el día y hora en qué ocurrieron los hechos y las circunstancias en que éste se produjo y los medios de que se valió para establecer este hecho totalmente ajeno e inexistente con respecto a la realidad, que al fallar como lo hizo lesionó el derecho de defensa, alteró la igualdad en los debates, cometió violación al debido proceso de ley, toda vez y a sabiendas de que la terminación del contrato por despido tiene que ser producto de una decisión inequívoca del empleador, no pudiendo ser deducido de una expresión vaga, que no revele su voluntad de poner fin al contrato de trabajo y que los tribunales y los jueces tienen el deber y la obligación de ponderar los documentos y la exclusión de los mismos que le fueron sometidos en forma regular por las partes en apoyo de sus pretensiones, cuestión que no sucedió en el caso de la especie, ya que la Corte no examinó esos documentos como elementos de pruebas, cuya ponderación eventualmente podría conducir a una solución distinta del litigio";

Considerando, que igualmente continúan alegando "que fueron planteados dos medios de excepción en tiempo hábil y oportuno, el primero con respecto a la incompetencia en razón del territorio de la Corte para conocer y fallar el caso en cuestión y el segundo con respecto a la prescripción extintiva de la demanda, tomando en cuenta el interrogatorio que se le hiciera de forma voluntaria al trabajador en lo referente a la fecha de la terminación del contrato, que erróneamente la Corte analizó y determinó y el apoderamiento del tribunal por un vínculo de familiaridad, situación que la Corte debió por lo menos estatuir y ponderar y no lo hizo, declarándose competente al respecto no obstante al medio invocado, incurrieron en un abuso de derecho y negación de justicia, ya que el trabajador no tenía derecho para accionar en justicia independientemente de los demás medios de defensa, en lugar de retrotraer el derecho invertido en norma de orden público al interés particular del trabajador, pues de ser así se vulnera el debido proceso y el estado de derecho, abriendo una brecha a que se incrementen los conflictos jurídicos antes los tribunales de justicia aunque se tenga derecho para actuar por haberse extinguido el plazo legal";

Considerando, que todos los medios alegados, violación a la ley y falta de motivos, violación al derecho de defensa, contradicción y carencia de motivos, ilogicidad manifiesta, falta de base legal, falta de estatuir y falta de ponderación, violación al debido proceso de ley, desnaturalización de los hechos y prescripción extintiva, se relacionan con dos situaciones analizadas en la sentencia objeto del presente recurso, una relativa a la prescripción y otra relativa a la terminación del contrato de trabajo;

En cuanto a la prescripción.

Considerando, que la sentencia impugnada objeto del presente recurso expresa: "que en lo que respecta a la prescripción de la acción que esgrimieran los recurrentes, de conformidad con los artículos 701, 702, 703 y siguientes del Código de Trabajo, todas las acciones en materia laboral prescriben en un término de uno, dos, y tres meses respectivamente, y en ese sentido debe tomarse en consideración la fecha en que terminó dicho contrato de trabajo y en la que fue interpuesta la demanda" y añade "que figura en el expediente de que se trata, una comunicación expedida en fecha 27 del mes de noviembre del año 2009 suscrita por la empresa Vifeca Todo Riesgos, S.A., (Grupo Vifeca) y dirigida a la compañía Brugal & Compañía, por medio de su Gerente de Seguridad, cuyo contenido es el siguiente: "Después de saludarle nos dirigimos a ustedes por éste medio para informarle, que el señor W.A.M.A., cédula núm. 001-1278311-3, no labora en dicha empresa desde el 15 de noviembre del año en curso, por lo que a partir de esta fecha toda negociación, servicios y venta con nuestra empresa será a través de la presidencia y el Dpto. Administrativo. Esperando seguir sirviéndole con eficiencia y eficacia…, atentamente V.C.J.. Presidente";

Considerando, que igualmente la sentencia impugnada expresa: "que como se advierte por las declaraciones del señor V.F.C.J. en audiencia, el cual en su condición de representante de la empresa recurrente indicó ante el plenario que lo que dio lugar a la comunicación referida más arriba, fue que el trabajador recurrido en fecha 15 del mes de noviembre del año 2009 le había entregado las llaves del vehículo que estaba a su cargo y una computadora laptop, actitud con la cual dicha empresa asumió que dicho trabajador no quería laborar más para esta, por lo que optó por abandonar su trabajo al tener 14 días que no asistía al mismo" y señala "que en ese sentido, el trabajador recurrido y apelante incidental advirtió en audiencia que su contrato de trabajo terminó el día 15 del mes de diciembre del año 2009, pues en la referida fecha, mientras iba a prestar servicio para la empresa Brugal & Compañía, el director de seguridad de dicha empresa le manifestó que por ´órdenes del señor V.F.C.J., presidente de la compañía Vifeca Todo Riesgo, éste no era ya trabajador de dicha empresa desde el día 15 del mes de noviembre del año 2009, por lo que corresponde a la recurrente demostrar con alguno de los medios que establece la ley, que dicho contrato de trabajo finalizó en una fecha distinta a la indicada por el trabajador recurrido, lo cual no aconteció en la especie, circunstancia de donde se desprende que en los hechos, dicha relación laboral finalizó en la fecha indicada por el recurrido";

Considerando, que asimismo la sentencia impugnada expresa: "que la fecha en la que terminó dicho contrato de trabajo fue el día 15 del mes de diciembre del año 2009, y la demanda interpuesta por el trabajador ante el Juzgado de Trabajo del Distrito Judicial de Duarte data del día 19 del mes de enero del año 2010, por lo que de conformidad con los artículos 702, 703 y siguientes del Código de Trabajo, el trabajador recurrido tenía suficiente tiempo para demandar en justicia como lo hizo, pues entre la fecha de la terminación de dicho contrato y la fecha de la demanda solo habían transcurrido 35 días, circunstancia por lo cual la solicitud de prescripción que esgrimiera la recurrente debe ser desestimada";

Considerando, que la Corte a-qua dejó claramente establecido en un análisis detallado de los hechos acontecidos y narrados en el contenido de la sentencia que: 1º. La fecha de la terminación del contrato fue el 15 de diciembre del 2009; y 2º. Que la fecha de la demanda ante el Juzgado de Trabajo del Distrito Judicial de Duarte, el 19 de enero del 2010 en una suma de los días, será un total de 35 días, es decir, que no había transcurrido el plazo de los dos meses establecido en el artículo 702 del Código de Trabajo, para las acciones por causa de despido, dimisión y desahucio, por lo cual en ese aspecto dichos medios deben ser rechazados por improcedentes;

En cuanto a la terminación del contrato.

Considerando, que la sentencia objeto del presente recurso expresa: "que en relación a la causa de terminación del contrato de trabajo, tal y como se advierte más arriba en el cuerpo de dicha sentencia, la empresa recurrente indicó que puso fin a dicha relación laboral, debido a que el trabajador tenía 14 días que había abandonado su puesto de trabajo" y añade "que de conformidad con lo que dispone el artículo 2 del Reglamento para la aplicación del Código de Trabajo, "la exención de la carga de la prueba establecida en el artículo 16 del Código de Trabajo, no comprende la prueba del hecho del despido ni la del abandono del trabajo, estos deben ser probados por el trabajador o el empleador según el caso";

Considerando, que igualmente la sentencia impugnada expresa: "que de conformidad con el texto anteriormente descrito, corresponde a los hoy recurrentes aportar las pruebas de lugar en cuanto a la existencia del abandono alegado, lo que no aconteció en la especie, lo cual unido a que la parte recurrente tampoco comunicó el despido a las autoridades de trabajo correspondiente de conformidad con el artículo 91 del Código de Trabajo, lo convierte de pleno derecho en injustificado" y señala "que como se advierte por las declaraciones del señor V.F.C.J. en audiencia, en su condición de representante de la empresa recurrente, el mismo indicó ante el plenario, que lo que dio lugar a la comunicación indicada más arriba, fue que el trabajador recurrido en fecha 15 del mes de noviembre del año 2009 le había entregado las llaves del vehículo que estaba a su cargo y una computadora laptop, con lo cual dicha empresa asumió que dicho trabajador no quería laborar más para ésta, por lo que optó por abandonar su trabajo al tener 14 días que no asistía al mismo";

Considerando, que el "abandono" debe ser probado cuando el empleador lo utiliza como una causa de despido. En el caso de que se trata la empresa sostiene que "el trabajador" abandonó sus labores, sin embargo, no probó la alegada causa para justificar el despido, en el examen de las pruebas aportadas en el tribunal apoderado, sin que se observe desnaturalización;

Considerando, que el debido proceso es concebido como aquel en el cual los justiciables sujeto activo y sujeto pasivo, concurren al mismo en condiciones de igualdad dentro de un marco de garantías, de tutela y respeto de los derechos, libertades y garantías fundamentales, que le son reconocidos por el ordenamiento, a fin de concluir en una decisión justa y razonable, no se encuentran en modo alguno afectados por la disposición legal señalada por la recurrente, ya que por otro lado, ambas partes han tenido la oportunidad de presentar sus medios de defensa en la forma prevista por la ley, por lo que dichos medios en esos aspectos deben ser desestimados por improcedentes y mal fundados;

Considerando, que de lo anterior y estudio de la sentencia impugnada, se advierte que la misma contiene motivos suficientes, razonables, adecuados y pertinentes y una relación completa de los hechos, sin que al formar su criterio, la Corte incurriera en desnaturalización alguna, ni falta de base legal, ni que existiera una contradicción entre los motivos y el dispositivo, es decir, una violación a las disposiciones de los artículos 537 del Código de Trabajo y 141 del Código de Procedimiento Civil, razón por la cual los medios propuestos carecen de fundamento y deben ser desestimados y rechazado el presente recurso;

Por tales motivos, Primero: Rechaza el recurso de casación interpuesto por Vifeca Todo Riesgos, S.A., (Grupo Vifeca) y el señor V.F.C.J., contra la sentencia dictada por la Corte de Trabajo del Departamento Judicial de San Francisco de Macorís, el 25 de agosto de 2011, cuyo dispositivo se ha copiado en parte anterior del presente fallo; Segundo: Condena a la parte recurrente al pago de las costas del procedimiento, ordenando su distracción a favor y provecho de los Licdos. H.W.E.M. y G.S.E.N., quienes afirman haberlas avanzado en su totalidad;

Así ha sido hecho y juzgado por la Tercera Sala de lo Laboral, Tierras, Contencioso Administrativo y Contencioso Tributario de la Suprema Corte de Justicia, y la sentencia pronunciada por la misma, en la ciudad de Santo Domingo de G., Distrito Nacional, capital de la República, en su audiencia pública del 27 de septiembre de 2013, años 170° de la Independencia y 151° de la Restauración.

Firmado: M.R.H.C., E.H.M., S.H.M., R.P.A., G.A., Secretaria General.

La presente sentencia ha sido dada y firmada por los señores Jueces que figuran en su encabezamiento, en la audiencia pública del día, mes y año en él expresados, y fue firmada, leída y publicada por mí, Secretaria General, que certifico.