Sentencia nº 230 de Suprema Corte de Justicia, del 22 de Junio de 2015.

Fecha de Resolución:22 de Junio de 2015
Emisor:Segunda Sala
 
CONTENIDO

Fecha: 26 de agosto de 2015

Sentencia núm. 230

Grimilda A. De Subero, secretaria general de la Suprema Corte de Justicia, certifica. Que en los archivos a su cargo existe un expediente que contiene una sentencia de fecha 26 de agosto de 2015, que dice:

D., Patria y Libertad República Dominicana

En Nombre de la República, la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia, regularmente constituida por los Jueces M.C.G.B., P.; E.E.A.C. y F.E.S.S., asistidos de la Secretaria General, en la Sala donde celebra sus audiencias, en la ciudad de Santo Domingo de G., Distrito Nacional, hoy 26 de agosto de 2015, años 172° de la Independencia y 153° de la Restauración, dicta en audiencia pública, como Corte de Casación, la siguiente sentencia:

Sobre los recursos de casación interpuestos por E.R.N., dominicano, mayor de edad, soltero, no porta cédula de identidad y electoral, domiciliado y residente en la calle 2da. núm. 55, Los Alcarrizos, y Fecha: 26 de agosto de 2015

cédula de identidad y electoral núm. 144-0000136-9, domiciliado en la calle 1ra. núm. 17, Los Alcarrizos, imputados, contra la sentencia marcada con el núm. 295/2014, dictada por la Sala de la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de Santo Domingo el 30 de junio de 2014, cuyo dispositivo se copia más adelante;

Oído al alguacil de turno en la lectura del rol;

Oído al Licdo. C.A.P. y E.A., defensores públicos, ndo calidades en representación de la defensora pública, Licda. E.S., la lectura de sus conclusiones en la audiencia el 22 de junio de 2015, a nombre y representación del recurrente;

Oído el dictamen de la Magistrada Procuradora General Adjunta de la República, L.. I.H.;

Visto el escrito motivado suscrito por el Licdo. C.A.Q. defensor público, en representación del recurrente Enmanuel Ramos

Núñez, depositado en la secretaría de la Corte a-qua el 14 de julio de 2014, mediante el cual interpone su recurso de casación;

Visto el escrito motivado suscrito por la Licda. E.S. de los Santos, Fecha: 26 de agosto de 2015

defensora pública, en representación del recurrente A.M.M., depositado en la secretaría de la Corte a-qua el 15 de julio de 2014, mediante el cual interpone su recurso de casación;

Visto la resolución núm. 1235-2015 de esta Segunda Sala de la Suprema de Justicia el 8 de abril de 2015, la cual declaró admisibles los recursos de

casación citados precedentemente, y fijó audiencia para conocerlos el día 22 de junio de 2015;

Visto la Ley núm. 25 de 1991, modificadas por las Leyes núm. 156 de 1997 y 242 de 2011;

La Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia después de haber deliberado, y vistos los artículos 393, 394, 397, 400, 418, 419, 420, 421, 422, 425, y 427 del Código Procesal Penal; la Ley núm. 278-04 sobre Implementación Proceso Penal, instituido por la Ley núm. 76-02; la resolución núm. 2529-2006, dictada por la Suprema Corte de Justicia;

Considerando, que en la decisión impugnada y en los documentos que en ella se refieren, son hechos constantes los siguientes: a) que mediante instancia depositada el 25 de octubre de 2011, por ante el Juez Coordinador de los Juzgados de la Instrucción del Distrito Judicial de la provincia Santo Fecha: 26 de agosto de 2015

Domingo, la Procuraduría Fiscal de este Distrito Judicial, presentó acusación y solicitó apertura a juicio en contra de A.M.M. y M.R.N., por el hecho ocurrido en fecha 1 de julio de 2011, en el cual los imputados procedieron a inferirle varias heridas (machetazos), y despojarlo de RD$27 Mil Pesos, un par de tenis, su ropa, a la víctima W.V.V., hechos previstos y sancionados por las disposiciones de los artículos 265,266,379,382,384,385 y 309 del Código Penal Dominicano;
b) que como consecuencia de la referida acusación resultó apoderado el Segundo Tribunal Colegiado de la Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de Santo Domingo, el cual dictó la sentencia marcada con el núm. 270/2013 el 29 de julio de 2013, cuya parte dispositiva se encuentra dentro de la sentencia de segundo grado; c) que no conformes con la decisión señalada, E.R.N. y A.M.M. interpusieron recurso de apelación, interviniendo la decisión ahora impugnada marcada con el núm. 295-2014, dictada por la Sala de la Cámara Pena de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de San Domingo el 30 de junio de 2014, y su dispositivo es el siguiente: PRIMERO: Rechaza los recursos de apelación interpuestos por: a) el Licdo. C.A.Q.P., defensor público, en nombre y representación de E.R.N., en fecha diez (10) del mes de octubre del año dos mil trece (2013); y b) por la Licda. E.S. de los Santos, defensora pública, en nombre y representación del señor Fecha: 26 de agosto de 2015

A.M.M., en fecha nueve (9) del mes de octubre del año dos mil trece (2013), ambos en contra de la sentencia 270-2013 de fecha veintinueve (29) del mes de julio del año dos mil trece (2013), dictada por el Segundo Tribunal Colegiado de la Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de Santo Domingo, cuyo dispositivo es el siguiente: ‘ Primero : Declara culpables a los ciudadanos A.M.M., dominicano, mayor de edad, titular de la cédula de identidad y electoral número 144-0000136-9, domiciliado en la calle Primera núm. 16, Los Alcarrizos, recluido en la Penitenciaría Nacional de La Victoria y E.R.N. dominicano, mayor de edad, no porta cédula de identidad, domiciliado en la calle Primera núm. 16, Los Alcarrizos, recluido en la Penitenciaría Nacional de La Victoria, de los crímenes de asociación de malhechores, golpes y heridas ocasionadas de manera voluntaria que causaron lesión permanente y robo agravado con violencia; en perjuicio de W.V.V., en violación a las disposiciones de los artículos 265, 266, 379, 382, 384, 385 y 309 del Código Penal Dominicano (modificado por las Leyes 224 del año 1984 y 46 del año 1999); en consecuencia, se le condena a cada uno a cumplir la pena de veinte (20) años de reclusión mayor en la Penitenciaría Nacional de La Victoria, así como al pago de las costas penales del proceso; Segundo : Varía la medida de coerción que le fue impuesta a los justiciables mediante el auto de apertura a juicio núm. 87-2013, de fecha 18/3/2013 en su ordinal tercero por la de prisión preventiva; Tercero : Ordena notificar la presente decisión al Juez de la Ejecución de la Pena, para los fines Fecha: 26 de agosto de 2015

correspondientes; Cuarto : Compensa las costas civiles del procedimiento; Quinto : Fija la lectura íntegra de la presente sentencia para el día cinco (5) del mes de agosto del dos mil trece (2013), a las nueve (09:00 A. M.) horas de la mañana; vale notificación para las partes presentes y representadas’; SEGUNDO: Confirma la sentencia recurrida en todas sus partes, por no estar afectada de los vicios denunciados por los recurrentes, ni violación de orden constitucional alguna, así como ser justa y reposar sobre base y prueba legal; TERCERO: Declara el proceso exento del pago de las costas, por haber sido asistidos los imputados recurrentes por abogados de la Oficina Nacional de la Defensa Pública; CUARTO: Ordena a la secretaria de esta Corte la entrega de una copia íntegra de la presente sentencia a cada una de las partes que conforman el presente proceso”;

En cuanto al recurso de E.R.N.:

Considerando, que el recurrente E.R.N., por medio su defensa, lo siguiente: Primer Medio: Sentencia manifiestamente infundada falta de base legal. El Tribunal a-quo varió la calificación jurídica dada en el auto apertura a juicio y en la preliminar al imputado recurrente y al co-imputado sin invitado a las partes a una posible ampliación de la acusación, en franca violación a los artículos 321,322 y 18 del Código Procesal Penal, 69 de la Constitución.

Corte incurre en los motivos de violación a la ley por inobservancia de normas jurídicas, y contradicción en la motivación de la sentencia, puesto que si se Fecha: 26 de agosto de 2015

observa en las partes resulta 1 y 2, página 3, de la sentencia de primer grado, es el mismo tribunal que se contradice al motivar en dicha sentencia que el Quinto Juzgado la Instrucción había dictado auto de apertura a juicio núm. 87-2013, bajo la acusación de violación a las disposiciones de los artículos 265,266,379,382,384,385 y del Código Penal Dominicano, contradiciéndose dicho tribunal puesto que si observa el referido auto, en el mismo consta que se apertura a juicio en base a la calificación jurídica 265,266 y 379 del Código Penal Dominicano, lo cual no fue observado por la Corte, por lo tanto, la misma incurre en los motivos señalados, además que la Corte ha inobservado el procedimiento establecido en los artículos 321 y del Código Procesal penal, pues el mismo rige cuando se pretende ampliar la calificación jurídica, por lo que la motivación de la Corte resulta violatoria al derecho defensa del imputado; Segundo Medio : Violación de la ley por inobservancia de jurídica y errónea motivación de la sentencia, y violación a derecho fundamental por inobservancia de norma jurídica, por arresto ilegal. Violación a las disposiciones contenidas en el Art. 218 y siguientes del Código Procesal Penal, en el de que la presunta víctima identifica a los imputados en base a fotografías que fueron tomadas en el destacamento, sin la presencia de su defensa técnica, y sin haber siquiera denuncia interpuesta en su contra e incorrecta y errada motivación del Tribunal en ese sentido y violación al derecho. Que la motivación de la Corte resulta contradictoria e insuficiente, porque tal como el mismo narra el imputado recurrente E.R.N., solamente vio a la presunta víctima el día en el que ocurrió Fecha: 26 de agosto de 2015

hecho, en el cual fue emboscado, es decir, no lo había visto en ningún otro día, ni en ningún otro lugar, por lo que entonces procedía realizar el procedimiento de rueda de personas establecido en el Art. 218 del Código Procesal Penal, de forma correcta para garantizar el derecho de defensa del imputado hoy recurrente; Tercer Medio: Violación de la ley por inobservancia de norma jurídica. El tribunal declara culpable por ende condena al imputado en base a la calificación jurídica del Art. 265,266 del

Procesal Penal, sin haberse demostrado que se haya configurado los elementos constitutivos de la asociación de malhechores;

Considerando, que en cuanto al primer medio denunciado por el recurrente E.N.R., él fundamenta en el entendido de que el Tribunal a-quo varió la calificación jurídica dada en el auto de apertura a juicio en la preliminar al imputado recurrente y al co-imputado sin haber invitado las partes a una posible ampliación de la acusación en franca violación a los artículos 321,322 y 18 del Código Procesal Penal, 69 de la Constitución;

Considerando, que sobre este primer medio, la Corte estableció lo siguiente: “Que a juicio de esta Corte, la advertencia sobre la posible variación de la calificación jurídica de los hechos, y el procedimiento para la ampliación de la acusación, prevista en los artículos 321, 322 del Código Procesal Penal, procede: a) variación de la calificación, cuando no se ha controvertido dicha calificación jurídica en juicio, puesto la finalidad de la advertencia es permitir a las partes controvertir dicha Fecha: 26 de agosto de 2015

calificación y producir conclusiones al respecto, b) Ampliación de la acusación, cuando que se reconstruyen o se exponen en juicio constituyen hechos distintos a los

originalmente sometidos a consideración del tribunal de juicio en la acusación. Que esta

pudo comprobar que los hechos por los cuales fue enviado a juicio el imputado

recurrente, y los hechos por los cuales fue condenado, son los mismos aun cuando han sido calificados de forma diferente por el Juez de la Instrucción que ordenó la apertura a el juez que produjo sentencia condenatoria en juicio. Que al haberse presentado la acusación en juicio y darse la oportunidad a las partes de pronunciarse sobre ella, y al discutir los medios de prueba presentados por el acusador a fin de establecer los hechos, y pronunciar conclusiones respecto a los hechos y las normas invocadas por el acusador, finalmente acogidas por el Tribunal a-quo, sin que la defensa presentara objeción ni alguno, procede rechazar el motivo de apelación alegado, puesto que la finalidad la advertencia requerida por el legislador para legitimar la variación de la calificación, y el procedimiento establecido para la ampliación de la calificación, es garantizar el derecho de defensa del imputado, y en el caso que nos ocupa este fue debidamente resguardado por la posibilidad que ha tenido él y sus abogados de cuestionar la calificación jurídica, y los hechos que la sustentan, desde el inicio del juicio presentación de la acusación hecha por el Ministerio Público, por lo que procede el motivo de apelación propuesto; que tal y como sostuvo la Corte a-qua las motivaciones que hemos transcrito precedentemente, resulta su criterio, por tanto, los motivos de la Corte se enmarcan dentro de la Fecha: 26 de agosto de 2015

aplicación de la norma, no evidenciándose violaciones a las disposiciones de los artículos 321 y 322 del Código Procesal Penal, a las cuales referencia el recurrente, por lo que, al no evidenciarse el vicio invocado procede el rechazo del aspecto analizado;

Considerando, que en cuanto al segundo medio, el cual versa sobre iolación a las disposiciones contenidas en el Art. 218 y siguientes del ódigo Procesal Penal, en el sentido de que la presunta víctima identifica a imputados en base a fotografías que le fueron tomadas en el destacamento, sin la presencia de su defensa técnica, y sin haber siquiera denuncia interpuesta en su contra e incorrecta y errada motivación del Tribunal en ese sentido y violación al derecho, dicho argumento fue rechazado por la Corte a-qua, estableciendo la misma al respecto lo siguiente: que pudo comprobar que de conformidad a la sentencia objeto de impugnación, se trata de un hecho en el cual la víctima conocía con anterioridad al hecho a sus agresores, ya que con A.M. tenía una relación de carácter laboral y de negocios, específicamente prestamos, y con E.R., había procedido a trasladarse en compañía de A., a un supuesto lugar donde recibiría el pago del préstamo que le adeudaba A., donde fue emboscado y mediante violencia física grave fue despojado de sus pertenencias. Que la Corte pudo comprobar por la lectura análisis de la sentencia recurrida que la víctima presentaba heridas que finalmente Fecha: 26 de agosto de 2015

causaron lesión permanente, por lo que al momento de presentarse la denuncia se encontraba en estado de internamiento recibiendo atenciones médicas, que el testigo N.A.P. establece las circunstancias en las cuales fueron tomadas las fotografías a los imputados, y presentadas a la víctima. Que a juicio de esta Corte, la presentación de dichas fotografías a la víctima no tienen por finalidad la individualización de los imputados, ya que por el hecho de ser personas conocidas de la víctima con anterioridad al hecho, resultaba innecesario el proceso de identificación de personas establecidos para aquellos casos en los cuales se desconoce la identidad de imputados; lo cual no ocurre en el caso de la especie, ya que los imputados y la víctima se conocían con anterioridad a la ejecución del ilícito, por lo que los argumentos de la parte recurrente carecen de fundamento y deben ser rechazados”, de lo transcrito se aprecia que la Corte actuó correctamente en la ponderación del presente medio invocado en apelación, mediante una motivación precisa y apegada a los preceptos legales vigentes, por tanto dicho medio desestima;

Considerando, que respecto del tercer medio, en el cual alega la iolación de la ley por inobservancia de norma jurídica. El tribunal declara culpable y por ende condena al imputado en base a la calificación jurídica del Art. 265,266 del Código Penal Dominicano, sin haberse demostrado que se hayan configurado los elementos constitutivos de la asociación de Fecha: 26 de agosto de 2015

malhechores; que respecto a este alegato la Corte estableció textualmente que: “la Corte pudo comprobar que el Tribunal a-quo establece la reconstrucción de los hechos punibles a través de los medios de prueba legalmente aportados a juicio, que en esa reconstrucción el tribunal establece que la víctima había cobrado un dinero y que era de conocimiento del imputado A.M., quien le adeudada la suma de 5 Mil Pesos a la víctima, por lo que lo llamó para que fuera a buscar dicha suma, que al llegar al lugar el imputado estaba acompañado de otras personas, y lo invito a trasladarse a otro lugar para buscar el dinero adeudado, sin embargo en el camino ambos imputados, procedieron a despojarlo de sus pertenencias y a producirles heridas cortantes con machetes. Que el Tribunal a-quo configura la participación articulada de los co-imputados en los hechos, como asociación de malhechores, a partir de la descripción del tipo penal establecido en el artículo 265 del Código Penal Dominicano. Que esta Corte estima que la asociación de malhechores retenida a los imputados recurrentes, se corresponde con los hechos reconstruidos por el Tribunal a-quo, por lo que procede rechazar el motivo de apelación examinado”, se aprecia que al momento de la Corte analizar el presente medio, procedió a ponderar los elementos de juicio y las declaraciones de las partes, estableciendo que los imputados se constituyeron en asociación con el objeto de despojar a la víctima de sus pertenencias y a producirle heridas cortantes con machetes, cuyo criterio de la Corte está correcto al interpretar como asociación de malhechores la Fecha: 26 de agosto de 2015

calificación retenida a los imputados recurrentes, conforme a los hechos que han sido juzgados, por tanto, al no evidenciarse el vicio invocado, dicho medio se desestima;

Considerando, que del análisis de la sentencia impugnada, se aprecia que la Corte a-qua al obrar cómo lo hizo procedió de forma correcta en la interpretación y aplicación del derecho, toda vez que dio respuestas a todos y cada uno de los medios planteados por la parte recurrente en su recurso de apelación incoado por ante dicha Corte, por tanto, el presente recurso se rechaza, debido a que sus argumentos fueron válidamente contestados y aclarados por el Tribunal a-quo sin incurrir en las violaciones denunciadas;

En cuanto al recurso de A.M.M.:

Considerando, que el recurrente A.M.M., por medio de su defensa, lo siguiente: Único Medio: Sentencia manifiestamente infundada. La rte no se pronuncia de manera y detallada sobre los puntos de contradicción existentes en el medio alegado, limitándose a dar aquiescencia a las consideraciones a que llegó el Tribunal a-quo, omitiendo de esa manera a hacer un análisis propio. el tribunal justifica su falta de motivación estableciendo que el tribunal en su ponderación reconoció y garantizó la defensa material, sin embargo, estas declaraciones se registran en la sentencia impugnada. Que la Corte debió acudir al Fecha: 26 de agosto de 2015

detalle de lo ocurrido en juicio, lo cual debe recogerse en las incidencias del juicio no en argumentaciones del tribunal, en este aspecto no están sustentadas en su misma

sentencia. Las argumentaciones de la Corte deben bastarse por sí mismas, no en la ponderación ilógica y errada del Tribunal a-quo;

Considerando, que el recurrente alega que la sentencia es manifiestamente infundada, fundamentado de manera escasa y genérica en la de motivación; al momento de proceder a analizar el único medio planteado, es preciso primero destacar que para cumplir el voto de la ley no la simple relación de los hechos, ni mención de un texto legal y los principios jurídicos cuya violación se invoca, el escrito debe contener de manera motivada los medios en el que funda su recurso, y que exponga en é consisten las violaciones denunciadas por la parte que recurre, cosa que no ha ocurrido en la especie; sin embargo, esta S. al proceder a la valoración la sentencia impugnada conforme al vicio denunciado, advierte que el mismo no se encuentra presente, toda vez que la Corte a-qua respondió válidamente los motivos expuestos en la decisión ahora impugnada, consecuentemente, procede el rechazo del aspecto analizado;

Considerando, que en la deliberación y votación del presente fallo participó la magistrada E.E.A.C., quien no lo firma Fecha: 26 de agosto de 2015

para la validez de la decisión sin su firma, de acuerdo al artículo 334.6 del Código Procesal Penal.

Por tales motivos, Primero: Rechaza los recursos de casación incoados por E.R.N. y A.M.M., contra la sentencia marcada con el núm. 295/2014, dictada por la Sala de la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de Santo Domingo el 30 de junio de 2014, cuyo dispositivo se copia en parte anterior de la presente decisión; Segundo: Declara de oficio las costas del presente proceso; Cuarto: Ordena a la Secretaría General de esta Suprema Corte de Justicia notificar a las partes la presente decisión y al Juez de la Ejecución de la Sanción de la persona adolescente del Departamento Judicial de Santiago.

(Firmados).-M.C.G.B.-FranE.S.S..-

La presente sentencia ha sido dada y firmada por los Jueces que figuran en su encabezamiento, en la audiencia pública del día, mes y año en él expresados, y fue firmada, leída y publicada por mí, Secretaria General, que certifico.