Sentencia nº 328 de Suprema Corte de Justicia, del 29 de Abril de 2015.

Fecha de Resolución:29 de Abril de 2015
Emisor:Primera Sala
 
CONTENIDO

G.A. De Subero, secretaria general de la Suprema Corte de Justicia, certifica. Que en los archivos a su cargo existe un expediente que contiene una sentencia de fecha 29 de abril de 2015, que dice:

SALA CIVIL Y COMERCIAL Casa

Audiencia pública del 29 de abril de 2015. Preside: J.C.C.G..

D., Patria y Libertad

En Nombre de la República, la Sala Civil y Comercial de la Suprema Corte de Justicia, actuando como Corte de Casación, dicta en audiencia pública la sentencia siguiente:

Sobre el recurso de casación interpuesto por la Empresa Distribuidora de Electricidad del Norte, S. A. (EDENORTE), sociedad de comercio organizada y existente de conformidad con las leyes de la República Dominicana, con su domicilio y asiento social ubicado en la avenida J.P.D. núm. 87, de la ciudad de Santiago de los Caballeros, debidamente representada por su administrador gerente general, E.H.S., chileno, mayor de edad, soltero, portador del pasaporte núm. 5.280.465-5, domiciliado y residente en la ciudad de Santiago de los Caballeros, contra la sentencia civil núm. 00266/2011, dictada el 17 de agosto de 2011, por la Cámara Civil y

pág. 1 Oído al alguacil de turno en la lectura del rol;

Oído en la lectura de sus conclusiones al Licdo. Á.R. por sí y por el Licdo. A.G.D., abogados de la parte recurrida D.V.E.I.;

Oído el dictamen de la magistrada Procuradora General Adjunta de la República, que concluye del modo siguiente: Único: Que en el caso de la especie, tal y como señala el segundo párrafo del artículo 11 de la Ley No. 3726, de fecha 29 del mes de diciembre del año 1953, sobre Procedimiento de Casación, por tratarse de un asunto que no ha sido objeto de comunicación a Ministerio Público por ante los Jueces del fondo, “Dejamos al Criterio de la Suprema Corte de Justicia, la Solución del presente Recurso de Casación”;

Visto el memorial de casación depositado en la Secretaría General de la Suprema Corte de Justicia, el 5 de octubre de 2011, suscrito por los Licdos. J.M.M.A., J.N.A.M., y A.B.M., abogados de la parte recurrente Empresa Distribuidora de Electricidad del Norte, S. A. (EDENORTE), en el cual se invocan los medios de casación que se indican más adelante;

Visto el memorial de defensa depositado en la Secretaría General de la Suprema Corte de Justicia, el 27 de octubre de 2011, suscrito por los

pág. 2 Vistos, la Constitución de la República, los Tratados Internacionales de Derechos Humanos de los cuales la República Dominicana es signataria, las decisiones dictadas en materia constitucional; la Ley núm. 25, de fecha 15 de octubre 1991, modificada por la Ley núm. 156, de fecha 10 de julio de 1997, y los artículos 1, 20 y 65 de la Ley núm. 3726, sobre Procedimiento de Casación, de fecha 29 de diciembre de 1953, modificada por la Ley núm. 491/08 de fecha 19 de diciembre de 2008;

La CORTE, en audiencia pública del 13 de marzo de 2013, estando presentes los magistrados J.C.C., P.; V.J.C.E., J.A.C.A. y F.A.J.M., asistidos de la Secretaria, y después de haber deliberado los jueces signatarios de este fallo;

Considerando, que en la sentencia impugnada y en los documentos a que ella se refiere consta: a) que con motivo de la demanda en daños y perjuicios incoada por el señor D.V.E.I. contra la Empresa Distribuidora de Electricidad del Norte, S. A. (EDENORTE), la Tercera Sala de la Cámara Civil y Comercial del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de Santiago dictó el 5 de noviembre de 2009, la sentencia civil núm. 02423-2009, cuyo dispositivo copiado

pág. 3 interpuesta por el señor D.V.E.I. contra de la EMPRESA DISTRIBUIDORA DE ELECTRICIDAD DEL NORTE, S. A. (EDENORTE), notificada por acto No. 10026/2007, de fecha 10 del mes de Diciembre del 2007, del ministerial J.M.N., por haber sido hecho en tiempo hábil y conforme a las leyes que rigen la materia; SEGUNDO: En cuanto al fondo, DECLARA a la EMPRESA DISTRIBUIDORA DE ELECTRICIDAD DEL NORTE, S. A. (EDENORTE), responsable de los daños y perjuicios causados al señor D.V.E.I., a causa del incendio que destruyó en todas sus partes el taller de su propiedad a consecuencia de un corto circuito en la línea eléctrica principal que alimenta la misma; TERCERO: CONDENA a la EMPRESA DISTRIBUIDORA DE ELECTRICIDAD DEL NORTE, S. A. (EDENORTE), al pago de una indemnización de OCHO MILLONES DE PESOS (RD$8,000.00.00), a favor del señor D.V.E.I., a título de justa indemnización, por los daños y perjuicios sufridos; CUARTO: CONDENA a la EMPRESA DISTRIBUIDORA DE ELECTRICIDAD DEL NORTE, S. A. (EDENORTE), al pago de un interés de 1.5 sobre la suma a que asciende la indemnización complementaria, a partir de la fecha de la demanda en justicia; QUINTO: CONDENA a la EMPRESA

pág. 4 distracción en provecho de los LICDOS. A.G.D., I.M.D., YLONA DE LA ROCHA, J.E.R.C., S.A.Y.M.G.F., A.G.D. (sic), abogados que afirman estarlas avanzando”(sic); b) que no conforme con la sentencia arriba mencionada la Empresa Distribuidora de Electricidad del Norte, S.
A. (EDENORTE), interpuso formal recurso de apelación mediante el acto núm. 415/2010, de fecha 29 de marzo de 2010, instrumentado por el ministerial V. De la Rosa B., alguacil ordinario de la Segunda Sala Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de Santiago, contra la decisión citada, en ocasión del cual intervino la sentencia civil núm. 00266-2011, de fecha 17 de agosto de 2011, dictada por la Cámara Civil y Comercial de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de Santiago, cuyo dispositivo copiado textualmente, es el siguiente: PRIMERO: ACOGE en cuanto a la forma, el recurso de apelación interpuesto por la EMPRESA DISTRIBUIDORA DE ELECTRICIDAD DEL NORTE S.
A., (EDENORTE), la sentencia civil No. 0243-2009, de fecha Cinco (5) del mes de Noviembre del Dos Mil Nueve (2009), dictada por la Tercera Sala de la Cámara Civil y Comercial del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de Santiago, por circunscribirse a las normas legales vigentes;
SEGUNDO: En cuanto al fondo, esta Corte actuando por propia autoridad y contrario imperio

pág. 5 título de indemnización suplementaria computados al momento de la ejecución de la sentencia, conforme a la tasa establecida al momento de dicha ejecución por la autoridad monetaria y financiera para las operaciones del mercado abierto del BANCO CENTRAL DE LA REPÚBLICA DOMINICANA y CONFIRMA en los demás aspectos la misma, por las razones expuestas en la presente decisión; TERCERO: CONDENA a la EMPRESA DISTRIBUIDORA DE ELECTRICIDAD DEL NORTE, S. A. (EDENORTE), al pago de las costas del procedimiento, ordenando su distracción en provecho de los LICDOS. I.M.D., YLONA DE LA ROCHA, y A.G.D., abogados que afirman haberlas avanzado en su mayor parte”(sic);

Considerando, que la recurrente en su memorial de casación propone contra la sentencia impugnada los siguientes medios: Primer Medio: Agravamiento de la sanción impuesta al único recurrente. Violación del artículo 69, numeral 9 de la Constitución Dominicana. Violación por errónea aplicación de los artículos 90 y 91 de la ley 183-02; Segundo Medio: Agravamiento de la sanción impuesta al único recurrente. Violación del artículo 69, numeral 9 de la Constitución Dominicana. Violación por errónea aplicación de los artículos 90 y 91 de la ley 183-02; Tercer Medio: Contradicción de motivos. Carencia de motivos. Desnaturalización de los hechos de la causa y documentos. Violación del artículo 69.4 de la Constitución de la República

pág. 6 Violación a la ley;

Considerando, que en el desarrollo de su tercer, el cual se examina con antelación por convenir a la solución del caso, la recurrente aduce, en resumen, que para que la guarda se configure se hace menester que se encuentren reunidas en una sola persona, sea esta natural o jurídica, la aptitud de controlar, dirigir y usarse de la cosa, bajo el supuesto lógico de que la persona que en estas condiciones detenta es aquella que se sirve onerosamente de ella; que el Reglamento para la aplicación de la Ley General de Electricidad no hace más que limitar la extensión de la guarda que pesa sobre la empresa distribuidora respecto al tendido eléctrico, definiendo, en consecuencia, el punto a través del cual la guarda se transfiere a la persona del usuario o deudor del suministro, siendo este punto aquel a partir del cual se “entrega” o transfiere la electricidad al usuario, siendo éste responsable en lo adelante; que una vez provisto el servicio eléctrico por la empresa distribuidora hasta el punto de entrega corresponde en lo adelante al usuario tomar todas las medidas precautorias de lugar en aras de evitar un eventual siniestro ya que éste de acaecer recaería en su persona; que para configurar la responsabilidad civil del guardián de la cosa no solo basta con probar la guarda efectiva de la cosa que presuntamente ocasionó el siniestro, sino

pág. 7 activo, incontestable y determinante, en la ocurrencia del daño y determinante, en la ocurrencia del hecho dañoso, y que dicha cosa haya sido el instrumento del daño, hecho que la corte a-qua no le permitió probar a la parte recurrente; que el supuesto corto circuito a que pretende acreditar la demandante original y hoy recurrida como causa de su perjuicio de haber ocurrido efectivamente, ocurrió respecto a los alambres cuya guarda ella misma detentaba, por encontrarse los mismos a partir del punto de entrega del servicio y en consecuencia, desempeñando estos, dada la anormalidad de su desempeño, el rol activo de la cosa que desencadenó el daño y no así la cosa sujeta a la guarda de la parte recurrente que tan solo tuvo una participación pasiva en el siniestro; que la desnaturalización de los hechos de la causa y documentos en su desafortunada sentencia la corte a-qua le atribuye a unos documentos la fuerza legal que no tienen en desmedro de la parte ahora recurrente. En efecto la ahora recurrida alegó que el siniestro se debió a un alto voltaje por lo cual utilizó como medio de prueba única y exclusivamente una certificación del Cuerpo de Bomberos de Sosua y una certificación de la Policía Nacional; que la corte a-qua antes de intentar considerara a E. como responsable del daño causado, debió permitirle probar si hubo o no alguna incidencia de la víctima en la comisión de la falta, lo que habría conllevado a probar que una acción u

pág. 8 caso que existe una clara situación de falta de la víctima, ya que el siniestro se produjo dentro de las instalaciones de la empresa recurrida, pues ella misma a través de los medios de prueba depositados establece que el siniestro se debió a un corto circuito dentro de sus instalaciones, por lo que la corte a-qua debió determinar el comportamiento de la víctima antes de condenar a la parte recurrente al pago de la indemnización establecida;

Considerando, que para una mejor comprensión del caso en estudio resulta útil señalar las siguientes cuestiones fácticas que constan en la sentencia impugnada: 1) que de acuerdo con la certificación emitida en fecha 22 de mayo de 2008, por el Departamento Técnico del Cuerpo de Bomberos de Santiago, el 1ro. de agosto de 2007, ocurrió un incendio en la autopista J.B.K.. 4, casa No. 98, parte atrás, que destruyó totalmente el taller de ebanistería DIÓMEDES, construido en madera y techado de zinc; 2) que se hace constar en la referida certificación que: “El origen de este incendio fue introducido por un corto circuito en la línea eléctrica principal que alimentaba la misma”; 3) que en el acta de denuncia emanada de la sección de Explosivos e Incendios de la Policía Nacional de la Sub-Dirección Delictiva Regional

pág. 9 Considerando, que en el fallo atacado se hace expresa que: “ de lo antes expuesto se establece que aun bajando los braker, la corriente seguía pasando y sobrevino el corto circuito como fue establecido por el técnico; que los testigos que depusieron en primer grado, coincidieron con el contenido de las actas oficiales levantadas por la Policía Nacional y el Departamento de Bomberos; que entre otras cosas el teniente D.A.S. encargado de la sección de Incendios y explosivos de la Policía Nacional, técnico que acudió al siniestro indica que el alambre que sale del transformador fue el que provocó el incendio y que en ese alambre se forman los arcos; que las declaraciones de los testigos son precisas, en el sentido de la dirección en que comenzó el incendio que fue en el transformador, de lo que quedaron evidencias al propagarse el incendio desde la línea eléctrica principal que iba desde el transformador al poste de luz donde se produjo el corto circuito; que la guarda sobre la cosa inanimada se define como el poder de uso, de control, dirección sobre esa cosa, es decir, el dominio ejercido sobre ella, y por vía de consecuencia se define como guardián de la misma, la persona que al momento de ocurrir el daño atribuido a la participación activa de la cosa inanimada tiene el dominio y el manejo de la misma ejerciendo el poder de uso, de control y dirección; que E. no ha

pág. 10 aspectos expuestos precedentemente prueban la ausencia de responsabilidad de la víctima en el siniestro, sin embargo, E. no ha probado la participación de causas extrañas en la ocurrencia del cortocircuito que produjo el incendio ” (sic);

Considerando, que la responsabilidad aludida en el presente caso dimana del artículo 1384, primera parte, del Código Civil, al establecer que uno es responsable también del daño ocasionado por el hecho de las cosas que están bajo su cuidado, como resulta ser el fluido eléctrico que ocasionó un incendio que destruyó el taller de ebanistería propiedad del recurrido, en aplicación de la presunción general de responsabilidad a cargo del guardián de la cosa inanimada que ha causado a otro un daño, consagrada en el citado texto legal, de acuerdo al cual, la víctima está liberada de probar la falta del guardián, y que de conformidad con la línea jurisprudencial constante, dicha presunción de responsabilidad está fundada en dos condiciones que son: que la cosa debe haber intervenido activamente en la producción del daño y que el guardián al momento del accidente tenga el dominio y dirección de la cosa que produjo el perjuicio;

Considerando, que de los hechos retenidos regularmente por la corte a-qua, según se ha dicho, se desprende que la calidad de la entidad

pág. 11 en la ocurrencia de los daños causados al recurrido, sin prueba alguna de que este haya cometido falta alguna que contribuyera al accidente en cuestión; que para liberarse de la responsabilidad puesta a su cargo la recurrente debió probar que la cosa no estaba bajo su guarda o la existencia de un caso fortuito, de fuerza mayor, de una causa extraña que no le sea imputable o la falta de la víctima; que, como bien fue considerado por la corte a-qua, ninguna de estas circunstancias fueron probadas en la especie por la empresa recurrente, por cuanto el fallo criticado da constancia de haber retenido el hecho de que se produjo un corto circuito en el fluido eléctrico que produjo un incendio en el mencionado taller, cosa comprobada mediante la certificación expedida por el Cuerpo de Bomberos de Santiago;

Considerando, que el examen del fallo atacado revela que después de establecidos los hechos de la causa y al no probar la recurrente un caso fortuito o de fuerza mayor, una causa extraña que no le fuera imputable o el hecho de la víctima, la presunción de responsabilidad en virtud del artículo 1384 del Código Civil, que compromete al guardián de toda cosa inanimada que ha producido un daño, era aplicable en la especie; que, siendo la hoy recurrente la guardiana del fluido eléctrico, y al producirse el fuego en el taller a consecuencia de un corto circuito en

pág. 12 jueces de fondo; que al quedar el daño y la calidad del demandante original comprobados, y también la de la guardiana del fluido eléctrico, la relación de causa a efecto entre la falta presumida y el daño, era una consecuencia lógica de esos hechos, salvo las excepciones eximentes de responsabilidad, que EDE-NORTE no probó en el presente caso; que, por consiguiente, esta parte del medio bajo estudio resulta infundada y debe ser desestimada;

Considerando, que en lo concerniente a la defensa expuesta por la recurrente en el sentido de que el hoy recurrido es responsable por el corto circuito que se produjo porque el mismo se verifico en los cables interiores o particulares de su suministro o sea dentro de su taller, por aplicación de las disposiciones contenidas en el artículo 94 de la Ley General de Electricidad, dicho accidente escapa a la responsabilidad de la recurrente; que el artículo 429 del Reglamento de Aplicación de la Ley General de Electricidad, establece: “El Cliente o Usuario Titular es responsable del mantenimiento de las instalaciones interiores o particulares de cada suministro, que comienzan en el punto de entrega de la electricidad por la Empresa de Distribución. Del mismo modo, El Cliente o Usuario Titular se compromete a notificar a la Empresa de Distribución toda modificación realizada en su instalación que, en forma

pág. 13 daños en las instalaciones del Cliente o Usuario Titular o en las de terceros que puedan derivarse en incumplimiento de la disposición contenida en el artículo anterior. Asimismo el Cliente o Usuario Titular es responsable de los daños en las instalaciones afectadas que sean propiedad de la Empresa de Distribución. La Empresa de Distribución es responsable de los daños ocasionados a las instalaciones propias y artefactos eléctricos de los clientes y usuarios que se originen por causas atribuibles a las Empresas de Distribución” (sic);

Considerando, que tal y como dispuso la corte a-qua, y contrario a las afirmaciones de la recurrente, “el fuego se originó por un corto circuito en la línea principal que venía del transformador” y no las instalaciones propias del cliente o usuario; que, conforme se evidencia del contenido de la sentencia impugnada, la jurisdicción a-qua hizo estas comprobaciones, ejerciendo su poder soberano de valoración de los elementos de prueba, sin incurrir en la violación del artículo señalado por la recurrente en su recurso de casación, siendo oportuno expresar que el último párrafo del artículo 429 del Reglamento de Aplicación de la Ley General de Electricidad, el cual a pesar de que consagra una excepción a la responsabilidad de las empresas distribuidoras como guardianas del fluido eléctrico, en los casos en que el Cliente o Usuario

pág. 14 posibilidad de aplicar esta excepción, al disponer que “La Empresa de Distribución es responsable de los daños ocasionados a las instalaciones propias y artefactos eléctricos de los clientes y usuarios que se originen por causas atribuibles a las Empresas de Distribución”; que, siendo esto así, la corte a-qua no ha incurrido en la violación del señalado artículo 94 de la Ley General de Electricidad y sus modificaciones;

Considerando, que el artículo 141 del Código de Procedimiento Civil exige para la redacción de las sentencias, la observación de determinadas menciones consideradas sustanciales, esto es, los fundamentos de hecho y de derecho que le sirvan de sustentación, así como las circunstancias que han dado origen al proceso; que el estudio general de la sentencia atacada revela que la misma contiene una completa exposición de los hechos de la causa y una apropiada aplicación del derecho, salvo lo que se dirá más adelante, lo que le ha permitido a esta Corte de Casación verificar que en la especie la ley ha sido correctamente observada, por lo que procede rechazar el medio analizado por carecer de fundamento y con ello la mayor parte del recurso de casación de referencia;

Considerando, que si bien es verdad que, por una parte, la jurisdicción a-qua estableció regular y soberanamente que la

pág. 15 corte a-qua, según se aprecia en la motivación dada al respecto en su fallo, no estableció de manera precisa y rigurosa los elementos de juicio que tuvo a su disposición para confirmar la cuantía de la reparación otorgada en beneficio de la actual recurrida por el primer juez, limitando su criterio a exponer, sin mayores explicaciones, que en el “expediente para la cuantificación del daño se dispone de los documentos siguientes: contratos para obra determinada, facturas, órdenes de compra, cheques pagados por la Inmobiliaria Freoscar, los contratos de inquilinato, fotos corroboradas por los testigos”; incurriendo así en una obvia insuficiencia de motivos y falta de base legal, en este aspecto;

Considerando, que aunque los jueces del fondo tienen la facultad de apreciar soberanamente el monto de las indemnizaciones a acordar respecto de los daños que hayan sido causados, tal poder discrecional no es ilimitado, por lo que dichos jueces deben consignar en sus sentencias los elementos de hecho que sirvieron de base a su apreciación; que de no hacerlo así, como ocurrió en la especie, según se ha dicho, se incurre en los vicios mencionados, por lo que esta Corte de Casación no está en condiciones de verificar si en este punto la ley y el derecho han sido o no bien aplicados; que, por lo tanto, procede casar en dicha fase la decisión impugnada;

pág. 16 indemnización fijada por la jurisdicción de primer grado y confirmada por la corte a-qua, resultaría contradictorio e improcedente que esta jurisdicción mantuviera el interés fijado por el tribunal de alzada sobre la indicada condenación principal, ya que el interés como accesorio propio de las obligaciones de dinero que es, sigue la misma suerte de estas; que, en consecuencia, resulta innecesario ponderar los agravios expresados en los medios primero y segundo concernientes a los intereses legales acordados por la corte a-qua, y a la vez procede casar la decisión criticada en este aspecto, medio de puro derecho que suple esta Suprema Corte de Justicia;

Considerando, que según las disposiciones del artículo 65 de la Ley sobre Procedimiento de Casación, las costas podrán ser compensadas en las casos del artículo 131 del Código de Procedimiento Civil, el que establece que los jueces pueden también compensar las costas, en todo o en parte si los litigantes sucumbieren respectivamente en algunos puntos de sus pretensiones;

Por tales motivos: Primero: Casa, únicamente en cuanto a los aspectos relativos a la cuantía de la indemnización y a los intereses legales, la sentencia núm. 00266/2011 dictada en atribuciones civiles por la Cámara Civil y Comercial de la Corte de Apelación del Departamento

pág. 17 delimitado, por ante la Cámara Civil y Comercial de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de La Vega; Segundo: Rechaza en cuanto a los demás aspectos el presente recurso de casación; Tercero: Compensa las costas.

Así ha sido hecho y juzgado por la Sala Civil y Comercial de la Suprema Corte de Justicia, actuando como Corte de Casación, y la sentencia pronunciada por la misma en la ciudad de Santo Domingo de G., en su audiencia pública del 29 de abril de 2015, años 172º de la Independencia y 152º de la Restauración.

(Firmados).-Julio C.C.G..-V.J.C.E.-FranciscoA.J.M..-

La presente sentencia ha sido dada, firmada y pronunciada por los señores Jueces que figuran al pie, en la audiencia pública del día, mes y año en ella expresados, y fue firmada, leída y publicada por mí, Secretaria General, que certifico.

pág. 18