Sentencia nº 427 de Suprema Corte de Justicia, del 16 de Noviembre de 2015.

Fecha de Resolución:16 de Noviembre de 2015
Emisor:Segunda Sala
 
CONTENIDO

Fecha: 16 de noviembre de 2015

Sentencia núm. 427

G.A. de S., Secretaria General de la Suprema Corte de Justicia, Certifica: Que en los archivos a su cargo hay un expediente que contiene una sentencia de fecha 16 de noviembre de 2015, que dice así:

D., Patria y Libertad República Dominicana

En Nombre de la República, la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia, regularmente constituida por los Jueces, M.C.G.B., P.; E.E.A.C. y F.E.S.S., asistidos del secretario de estrados, en la Sala donde celebra sus audiencias, en la ciudad de Santo Domingo de G., Distrito Nacional, hoy 16 de noviembre de 2015, años 172° de la Independencia y 153° de la Restauración, dicta en audiencia pública, como Corte de Casación, la siguiente sentencia:

Sobre el recurso de casación interpuesto por C.P.S., dominicano, mayor de edad, portador de la cédula de identidad y electoral núm. 225-0002557-1, domiciliado y residente en el paraje Los Limones (cerca del colmado F., municipio Sabana Grande Boyá, provincia Monte Plata, República Dominicana, imputado, contra la sentencia núm. 495-2014, dictada por la Sala de la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Departamento Fecha: 16 de noviembre de 2015

Judicial de Santo Domingo el 8 de octubre de 2014, cuyo dispositivo se copia más adelante;

Oído al alguacil de turno en la lectura del rol;

Oído al Licdo. J.A.C.V., defensor público de Monte Plata, en nombre y representación del señor C.P.S., parte recurrente, en sus conclusiones;

Oído el dictamen del Magistrado Procurador General de la República;

Visto el escrito contentivo de memorial de casación suscrito por el Lic. J.A.C.V., defensor público, en representación del recurrente, depositado el 3 de noviembre de 2014, en la secretaría de la Corte a-qua, mediante el cual interpone dicho recurso;

Visto la resolución núm. 1676-2015, de esta Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia el 12 de mayo de 2015, la cual declaró admisible el recurso de casación citado precedentemente, y fijó audiencia para conocerlo el día 10 de agosto de 2015; Fecha: 16 de noviembre de 2015

Visto la Ley núm. 25 de 1991, modificada por las Leyes números 156 de 1997 y 242 de 2011;

La Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia después de haber deliberado, y vistos los artículos 65 y 70 de la Ley sobre Procedimiento de Casación; 393, 394, 397, 400, 418, 419, 420, 421, 422, 425, 426 y 427 del Código Procesal Penal, modificado por la Ley 10-15, del 6 de febrero de 2015; la Ley núm. 278-04 sobre Implementación del Proceso Penal, instituido por la Ley núm. 76-02 y la Resolución núm. 2529-2006, dictada por la Suprema Corte de Justicia el 31 de agosto de 2006;

Considerando, que en la decisión impugnada y en los documentos que en ella se refieren, son hechos constantes los siguientes:

  1. que el 12 de marzo de 2013, el Juzgado de la Instrucción del Distrito Judicial de Monte Plata dictó auto de apertura a juicio en contra del nombrado C.P.S., por presunta violación a las disposiciones de los artículos 295 y 304 del Código Penal Dominicano y 39 y 40 de la Ley 36; Fecha: 16 de noviembre de 2015

  2. que el 6 de febrero de 2014, el Tribunal Colegiado de la Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de Monte Plata declaró culpable al imputado C.P.S., y lo condenó a cumplir la pena de veinte (20) años de reclusión, cuyo dispositivo es el siguiente:

    PRIMERO : Declara culpable al ciudadano C.P.S. (a) J.C., de la violación a los artículos 295 y 304 del Código Penal Dominicano, 39 y 40 de la Ley 36; en consecuencia lo condena a cumplir la pena de veinte (20) años de reclusión, por los motivos expuestos en el cuerpo de la presente sentencia; SEGUNDO : Declara las costas penales de oficio por haber sido defendido por la defensa pública; TERCERO : Ordena que la presente decisión sea enviada al Juez de la Ejecución de la Pena, a los fines correspondientes; CUARTO : Fija la lectura íntegra de la sentencia para el 13/02/2014 a las 03:00 P.M., valiendo citación para las partes presentes y representadas”;

  3. que con motivo de las actuaciones descritas anteriormente, intervino el fallo de la decisión hoy impugnada en casación, núm. 495-2014, el 8 de octubre de 2014, de la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de Santo Domingo, que confirmó la sentencia recurrida, y cuyo dispositivo es el siguiente:

    PRIMERO : Rechaza el recurso de apelación interpuesto por el Licdo. J.A.C.V., defensor público, en nombre y representación del señor C.P.S., en fecha Fecha: 16 de noviembre de 2015

    veintiocho (28) de marzo del año dos mil catorce (2014), en contra de la sentencia 00015/2014, de fecha seis (6) del mes de febrero del año dos mil catorce (2014), dictada por el Tribunal Colegiado de la Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de Monte Plata; SEGUNDO : Confirma la sentencia recurrida por no haberse observado en la misma ninguno de los vicios argumentados por el recurrente, ni violación a ninguna de carácter constitucional ni legal; TERCERO : Condena al recurrente al pago de las costas del proceso, por haber sucumbido; CUARTO : Ordena a la secretaria de esta Corte la entrega de una copia íntegra de la presente sentencia a cada una de las partes que conforman el presente proceso”;

    Considerando, que la parte recurrente C.P.S., invoca en su recurso de casación, el medio siguiente:

    Primer Medio : Sentencia manifiestamente infundada. Errónea interpretación de los hechos probados en la causa. Violación a los artículos 172 y 333 Código Procesal Penal, toda vez que tanto el tribunal de primer grado como la Corte, interpretaron de forma errónea lo establecido en los artículos 172 y 333 del Código Procesal Penal, ya que no hicieron una correcta valoración de los medios de pruebas que les fueron ofertados por el ministerio público, en el sentido de que valoró los testimonios de los señores M.F.D. (hermana del occiso) y la del oficial J.R.O.. Que la actuación de J.R.O. viola la ley, ya que, debió estar acompañado de una orden de arresto que no tenía. Que los testimonios, al tratarse de las únicas pruebas que señalan al imputado como responsable de los hechos de los Fecha: 16 de noviembre de 2015

    cuales se les acusa, debieron ser evaluados de manera prudente y minuciosa por los juzgadores de primer grado. No haciendo referencia la Corte a-qua a estas manifestaciones, a pesar de que no hubo contradicción a lo interesado de los mismos en virtud de que la testigo a cargo era hermana del occiso. No obstante, podemos observar que la decisión que estamos impugnando hace referencia a los medios de pruebas aducidos sin explicar el peso jurídico otorgado a cada uno de ellos; Segundo Medio : Violación de la ley por inobservancia del artículo 25 del Código Procesal Penal y 74.4 de la Constitución. Que la Corte, al igual que el tribunal de primer grado, no debió acoger como buenos y válidos los elementos de pruebas aportados por la Fiscalía, cuando éstos, de manera clara, directa y desinteresada no arrojaron la forma en que el imputado le provocara la muerte al occiso, obviando lo establecido en los mencionados artículos, debiendo declarar el tribunal la absolución de los imputados”;

    Considerando, que la Corte a-qua para fallar en ese sentido, estableció entre otras cosas, lo siguiente:

    “Que la Corte al examinar la sentencia atacada, ha podido comprobar que el Tribunal a-quo estableció en la misma el valor que le dio a cada uno de los medios de pruebas sometidos al contradictorio y las razones por las que quedó destruido el estado de presunción de inocencia del recurrente; así mismo, entiende esta Corte que el valor probatorio dado a los medios de pruebas por el Tribunal a-quo es razonable y lógico, por lo que está conteste con el mismo, y no pudo verificar ninguna contradicción en las declaraciones de los testigos, ni en la motivación de la sentencia, como alega el recurrente. Que al esta Corte examinar Fecha: 16 de noviembre de 2015

    la sentencia atacada, pudo comprobar que contrario a lo alegado, el Tribunal a-quo establece en la página 9 de la sentencia atacada, de manera amplia y razonable, los motivos por los que le impuso la pena al recurrente, estableciendo entre uno de los tantos motivos, que tomó en cuenta el daño ocasionado a la víctima y a la sociedad con el hecho, así como su grado de participación”;

    Considerando, que la parte recurrente aduce en síntesis, como fundamento de su acción recursiva, vulneración a las disposiciones contenidas en los artículos 172 y 333 del Código Procesal Penal, al hacer una incorrecta valoración de la prueba testimonial y violación de la ley por inobservancia de los artículos 25 del Código Procesal Penal y 74.4 de la Constitución;

    Considerando, que entra dentro del poder soberano de los jueces del fondo, la comprobación de la existencia de los hechos de la prevención, la apreciación de las pruebas, de las circunstancias de la causa y de las situaciones de donde puedan inferir el grado de culpabilidad de los procesados, por lo cual, salvo cuando incurran en el vicio de desnaturalización, dicha apreciación escapa al poder de censura de la Corte de Casación. Por demás, sobre el valor dado a declaraciones rendidas por los testigos, cada vez que el juez de juicio pondere esas declaraciones como sinceras, creíbles, confiables, puede basar su Fecha: 16 de noviembre de 2015

    decisión en las mismas, sin que esto constituya un motivo de anulación de la sentencia, tal y como sucedió en el caso de la especie;

    Considerando, que la fundamentación dada por la Corte a-qua en la sentencia atacada, le permite a esta Sala verificar el control del cumplimiento de las garantías procesales, tales como la valoración razonable de la prueba, la cual fue hecha en base a la lógica, sana crítica y máximas de experiencia, atendiendo a criterios objetivos y a las reglas generalmente admitidas, realizando los jueces de juicio y del segundo grado, una adecuada aplicación del derecho, con apego a las normas, tal y como se aprecia en la decisión impugnada;

    Considerando, que de lo anteriormente establecido al no encontrarse los vicios invocados por la parte recurrente, procede rechazar el recurso de casación interpuesto.

    Por tales motivos, la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia,

    FALLA:

    Primero: Rechaza el recurso de casación interpuesto por el Licdo. J.A.C.V., Defensor Público, en nombre y representación del señor C.P.S., en contra de la decisión núm. 495-2014, dictada por la Fecha: 16 de noviembre de 2015

    Cámara Penal de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de Santo Domingo el 8 de octubre de 2014, cuyo dispositivo figura transcrito en otro lugar de esta decisión; Segundo: Declara el proceso exento de costas por estar asistido el imputado recurrente por un abogado de la Defensoría Pública;

    Tercero: Ordena a la Secretaría General de esta Suprema Corte de Justicia, notificar a las partes la presente decisión, y al Juez de la Ejecución de la Pena del Departamento Judicial de San Juan de la Maguana.

    (Firmados): M.C.G.B..- E.E.A.C..- F.E.S.S..-

    La presente sentencia ha sido dada y firmada por los Jueces que figuran en su encabezamiento, en la audiencia pública del día, mes y año en él expresados, y fue firmada, leída y publicada por mí, Secretaria General, que certifico.

    La presente copia se expide en Santo Domingo, Distrito Nacional, hoy 20 de noviembre de 2015, a solicitud de la parte interesada. Exonerada de pagos de impuestos y sellos de Impuestos Internos.

    G.A. de Subero

    Secretaria General