Sentencia nº 931 de Suprema Corte de Justicia, del 9 de Septiembre de 2015.

Fecha de Resolución 9 de Septiembre de 2015
EmisorPrimera Sala

Sentencia No. 931

GRIMILDA A. DE S., SECRETARIA GENERAL DE LA SUPREMA CORTE DE JUSTICIA, CERTIFICA. QUE EN LOS ARCHIVOS A SU CARGO EXISTE UN EXPEDIENTE QUE CONTIENE UNA SENTENCIA DE FECHA 9 DE SEPTIEMBRE DEL 2015, QUE DICE:

SALA CIVIL Y COMERCIAL

Audiencia pública del 9 de septiembre de 2015. Rechaza Preside: J.C.C.G..

D., Patria y Libertad

En Nombre de la República, la Sala Civil y Comercial de la Suprema Corte de Justicia, actuando como Corte de Casación, dicta en audiencia pública la sentencia siguiente:

Sobre el recurso de casación interpuesto por la Compañía Dominicana de Electricidad del Norte, S. A. (EDENORTE), sociedad de comercio organizada y existente de conformidad con las leyes de la República Dominicana, con su domicilio social y asiento principal en la avenida J.P.D. núm. 87, de la ciudad de Santiago, debidamente representada por su administrador gerente general, señor F.E.T.M., dominicano, mayor de edad, casado, portador de la cédula de identidad y electoral núm. 031-0028247-8, domiciliado y residente en esta ciudad, contra la sentencia civil núm. 100-2010, dictada el 28 de mayo de 2010, por la Cámara Civil y Comercial de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de La Vega, cuyo dispositivo figura copiado más adelante;

Oído al alguacil de turno en la lectura del rol;

Oído en la lectura de sus conclusiones al Licdo. A.B.M. por sí y por el Licdo. J.M.M.A., abogados de la parte recurrente Compañía Dominicana de Electricidad del Norte, S. A. (EDENORTE);

Oído en la lectura de sus conclusiones a la Licda. A.B.C. por sí y por el Licdo. R.G.T., abogados de la parte recurrida E.S.A.;

Oído el dictamen de la magistrada Procuradora General Adjunta de la República, el cual termina: “Único: Que procede ACOGER el recurso de casación incoado por COMPAÑÍA DISTRIBUIDORA DE ELECTRICIDAD DEL NORTE, S.A., contra la sentencia No. 100/10 el 28 de mayo del 2010, dictada por la Cámara Civil y Comercial de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de La Vega”;

Visto el memorial de casación depositado en la Secretaría General de la Suprema Corte de Justicia de fecha 14 de julio de 2010, suscrito por los Licdos. J.M.M.A., J.N.A.M., y A.B.M., abogados de la parte recurrente Compañía Dominicana de Electricidad del Norte, S. A. (EDENORTE), en el cual se invocan los medios de casación que se indicarán más adelante;

Visto el memorial de defensa depositado en la Secretaría General de la Suprema Corte de Justicia de fecha 8 de octubre de 2010, suscrito por el Licdo. R.G.T., abogado de la parte recurrida E.S.A.;

Vistos, la Constitución de la República, los Tratados Internacionales de Derechos Humanos de los cuales la República Dominicana es signataria, las decisiones dictadas en materia constitucional; la Ley núm. 25, de fecha 15 de octubre de 1991, modificada por la Ley núm. 156, del 10 de julio de 1997, los artículos 1 y 65 de la Ley núm. 3726, sobre Procedimiento de Casación, de fecha 29 de diciembre de 1953, modificada por la Ley núm. 491/08, de fecha 19 de diciembre de 2008;

La CORTE, en audiencia pública del 5 de septiembre de 2012, estando presentes los magistrados J.C.C.G., P., V.J.C.E. y J.A.C.A., asistidos del Secretario;

Visto el auto dictado el 7 de septiembre de 2015, por el magistrado J.C.C.G., P. de la Sala Civil y Comercial de la Suprema Corte de Justicia, por medio del cual llama a la magistrada, M.O.G.S., jueza de esta Sala, para integrar la misma en la deliberación y fallo del recurso de casación de que se trata, de conformidad con la Ley núm. 926 del 21 de julio de 1935, reformada por el artículo 2 de la Ley núm. 294 de fecha 20 de mayo de 1940, y después de haber deliberado los jueces signatarios de este fallo;

Considerando, que en la sentencia impugnada y en los documentos a que ella se refiere, consta: a) que con motivo de la demanda en reparación de daños y perjuicios interpuesta por E.S.A. contra la Compañía Dominicana de Electricidad del Norte, S. A. (EDENORTE), la Cámara Civil y Comercial del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de E. dictó en fecha 27 de noviembre de 2009, la sentencia civil núm. 684, cuyo dispositivo copiado textualmente, es el siguiente: “PRIMERO: Excluye del debate los documentos que no fueron depositados o comunicados en tempo hábil por la demandante señora E.S.A., por vulnerar su depósito tardío derechos fundamentales; SEGUNDO: Rechaza la presente demanda en reparación por causa de daños y perjuicios incoada por la demandante señora E.S.A. en contra de la demandada EMPRESA DISTRIBUIDORA DE ELECTRICIDAD DEL NORTE, S. A. (EDENORTE), por ausencia de medios que la justifiquen; TERCERO: Condena a la demandante señora E.S.A., al pago de las costas del procedimiento con distracción en provecho de los abogados de la demandada, quienes afirman estarlas avanzando en su mayor parte” (sic);
b) que, no conforme con dicha decisión, la señora E.S.A., interpuso formal recurso de apelación contra la misma, mediante acto núm. 685, de fecha 30 de diciembre de 2009, del ministerial J.R.S.P., alguacil ordinario de la Cámara Civil y Comercial del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de Espaillat, en ocasión del cual la Cámara Civil y Comercial de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de La Vega, dictó la sentencia civil núm. 100/10, de fecha 28 de mayo de 2010, ahora impugnada, cuya parte dispositiva copiada textualmente establece lo siguiente: “PRIMERO: Declara regular y válido en cuanto a la forma el presente recurso de apelación por haberse interpuesto en tiempo hábil y de conformidad con los preceptos legales vigentes; SEGUNDO: En cuanto al fondo actuando por propia autoridad y contrario imperio revoca en todas sus partes la sentencia civil número 684 de fecha veintisiete (27) del mes de noviembre del año 2009, dictada por la Cámara Civil y Comercial del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de Espaillat, por improcedente, mal fundada y carente de base legal y se condena a la COMPAÑÍA DISTRIBUIDORA DE ELECTRICIDAD DEL NORTE (EDENORTE) al pago de la suma de RD$4,000,000.00 (CUATRO MILLONES DE PESOS DOMINICANOS) a favor de la señora E.S. ALMONTE por los daños y perjuicios sufridos por esta a causa del incendio producido por el alto voltaje de las líneas eléctricas propiedad EDENORTE; TERCERO: Compensa las costas” (sic); Considerando que la parte recurrente, propone en apoyo de su recurso los medios de casación siguientes: “Primer Medio: Falta de base legal; Desnaturalización de los hechos de la causa y documentos. Violación del derecho de defensa de la Compañía Distribuidora de Electricidad del Norte S. A.; Violación del Art. 69.4 de la Constitución de la República Dominicana. Violación de los artículos 141 del C.P.C y 1384 del C.C. Violación a la ley; Segundo Medio: Violación al efecto devolutivo del recurso de casación. Falta de base legal y violación de la ley”;

Considerando, que en el desarrollo del primer medio de casación propuesto la parte recurrente, alega que: “En la especie, de haberse ordenado las medidas de instrucción solicitadas por la parte recurrente, se hubiera demostrado que, la cosa sujeta a la guarda de la parte recurrida jugó más que un rol activo en la cadena de acontecimientos que llevaron al siniestro y ese rol activo es analizado: como una causa negativa de exoneración, independiente de la causa extraña en cuyo caso la víctima se presume implícitamente responsable de su perjuicio, atribuyéndose el daño más a su falta que el hecho de la cosa; esto último, siempre que previamente se haya definido la condición de guardián eventual del demandado; que el alto voltaje a que pretende acreditar la demandante original y hoy recurrida, como la causa de su perjuicio, de haber ocurrido efectivamente, ocurrió respecto a los alambres cuya guarda ella misma detentaba, por encontrarse los mismos a partir del punto de entrega del servicio y en consecuencia, desempeñan estos, dada la anormalidad de su desempeño, el rol activo de la cosa que desencadenó el daño y no así la cosa sujeta a la guarda de la parte recurrente que tan solo tuvo una participación activa en el siniestro; que la parte recurrente mediante pruebas preconstituidas ha probado el hecho de que el siniestro se produjera en los cables de la recurrente, pero incluso habla de un alto voltaje, ocurrido dentro de sus propias instalaciones, por consiguiente no pueden pretender beneficiarse de un hecho generado por ella para lograr una indemnización que no tiene méritos. Esta consideración no la tuvo la corte a-qua al momento de rechazar los medios de prueba propuestos por la parte recurrente; que la desnaturalización de los hechos de la causa y documentos en su desafortunada sentencia la corte a-qua le atribuye a unos documentos la fuerza legal que no tiene en desmedro de la parte ahora recurrente. En efecto la parte ahora recurrida alegó que el siniestro se debió a un alto voltaje, por lo cual utilizó como medio de prueba única y exclusivamente una certificación del Cuerpo de Bomberos de Sosúa y una certificación de la Policía Nacional”(sic);

Considerando, que un estudio de la sentencia impugnada y de los documentos que en ella se describen permite a esta Sala Civil y Comercial de la Suprema Corte de Justicia, colegir lo siguiente: 1) que originalmente se trató de una demanda en reparación de daños y perjuicios intentada por la señora E.S.A. contra la Empresa Distribuidora de Electricidad del Norte, S. A. (Edenorte); que dicha demanda tuvo como fundamento, que en fecha 30 de diciembre de 2008, en horas de la media noche un incendio causado por un alto voltaje en las líneas redujo a cenizas el almacén del Supermercado La Esperanza, en Jamao al Norte, Moca; 2) que la indicada demanda fue rechazada por el tribunal de primera instancia
3) que la referida decisión fue recurrida en apelación ante la corte a-qua por ambas partes, procediendo dicha alzada a acoger en parte la demanda y condenando a la parte recurrente al pago de RD$4,000,000.00, fallo ahora examinado mediante el presente recurso de casación;

Considerando, que la corte a-qua para sustentar su decisión expresó de manera motivada, lo siguiente: “Que en la presente instancia de apelación la señora E.S.A. ha depositado en apoyo de sus pretensiones 1) Una certificación en el original del Cuerpo de Bomberos de Sosúa, en la que se establece que hubo un incendio en el sector los brazos, Jamao al Norte, Provincia Espaillat, mediante la cual se comprueba que el siniestro fue producido por un alto voltaje en el cableado que baja desde el poste medidor de la Distribuidora de Electricidad del Norte (EDENORTE), que alimentan al local comercial, los cuales desprendieron chispas que convirtieron el local en cenizas, 2) certificación original de la Dirección Adjunta de Investigaciones Criminales Cibao Central o Policía Nacional, Sección de Explosivos e Incendios de la Policía Nacional, la cual establece que a la una de la madrugada de fecha 30 de diciembre del 2008, se originó un incendio en el Almacén Supermercado “La Esperanza”, ubicada en la sección los brazos del municipio de Jamao al Norte, provincia E., el cual estaba construido de madera y techado de zinc quedando este reducido a escombros y cenizas con todas sus mercancías, provisiones y propiedades, según la denunciante las pérdidas ascienden a $8 millones de pesos, que el incendio fue originado por un alto voltaje, en las líneas del tendido eléctrico de Edenorte, no se registraron daños personales y fue sofocado por miembros del Cuerpo de Bomberos del Municipio de Sosúa, esta certificación da cuenta de que el primer teniente técnico D.A.S., se había trasladado por informaciones al lugar de los hechos, donde una vez allí afirma procedí a realizar una inspección minuciosa a dicho local, tanto externa como interna, determinando que este incendio fue originado por un alto voltaje en la línea que bajaba del poste de luz hacia el interior del referido almacén, el cual desprendió chispas y estas cayeron encima de las mercancías ocasionando que este fuera arropado por llamas provocando este, todas las pérdidas antes mencionadas; 3) fotografías del establecimiento comercial incinerado, 4) copia del original del contrato de suministro de energía entre la Compañía Distribuidora de Electricidad del Norte y la señora E.S.A., 5) Acto de propiedad de la señora E.S.A. del local incinerado, 6) certificación del Ayuntamiento Municipal de Jamao al Norte que certifica que la señora E.S.A. está al día en el pago de los arbitrios fiscales; 7) un inventario original de las mercancías existentes en dicho local al 30 del mes de noviembre del año 2008 al momento del incendio ascendente a la suma de RD$7,463,368.93 realizado por la Compañía Pérez La Gombra y Asociados, Contadores Públicos autorizados; que todas estas pruebas documentales han sido incorporadas en la presente instancia oportunamente y de acuerdo a las normas procesales vigentes; que la misma prueban por ante esta corte que real y efectivamente, se produjo un incendio en un local comercial de la sección de Los Brazos de Jamao Al Norte, que las certificaciones depositadas afirman que el siniestro se produjo fruto de un alto voltaje en las líneas del tendido eléctrico propiedad de la compañía Edenorte, hechos que no han sido negados por la parte recurrida, solo en el punto de que el siniestro no se produjo en la línea que va desde el poste al contador, sino del punto de entrega que es el contador hacia el interior de dicho local, que la parte recurrida en relación a su alegato de que el incendio se produjo en el interior de dicho local, no aportó ningún medio de prueba a fin de destruir la presunción de responsabilidad del guardián de la cosa inanimada establecida en el artículo 1384 del Código Civil vigente, presunción que en el caso de la especie ha sido robustecida por las certificaciones de los bomberos y por los técnicos de la Policía Científica, en el sentido que el incendio se produjo en el cableado que va de la toma principal al medidor-contador; que esta presunción solo puede ser destruida por un caso fortuito o de fuerza mayor, la falta exclusiva de la víctima o el hecho de un tercero, que en el caso de la especie, la parte recurrida no ha demostrado la ocurrencia de hechos de esta naturaleza para eximirla de responsabilidad; que es una responsabilidad de la distribuidora de electricidad ejercer una eficiente y estricta vigilancia sobre las cosas que están bajo su guarda de modo tal que no cause daño a otro y suministrar a los usuarios la energía contratada por lo que la Edenorte en su calidad de propietaria del cableado eléctrico debe vigilar su estado y salvaguardar los mismos, para que no ocurran hechos de esta naturaleza…. Que en el caso que nos ocupa no se ha establecido ninguna causa eximente de responsabilidad, como lo sería un caso fortuito o de fuerza mayor, la falta de la víctima o el hecho de un tercero… que a partir de todo lo anterior procede declarar la responsabilidad de la empresa Edenorte, por los daños y perjuicios sufridos por la señora E.S.A. por la pérdida de su local comercial, así como de las mercancías que se encontraba en el mismo; que esta corte evaluó los daños sufridos de manera justa y equitativa en la suma de cuatro millones de pesos dominicanos (RD$4,000,000.00)”(sic);

Considerando, que la desnaturalización de los hechos de la causa supone que a los hechos establecidos como verdaderos no se les ha dado el sentido o alcance inherente a su propia naturaleza; que, en la especie, de las motivaciones precedentemente transcritas se puede inferir que la corte aqua hizo una correcta aplicación del derecho, sin desnaturalizar los hechos de la causa, al entender, dentro de su poder soberano de apreciación de la prueba, que al haber depositado la parte recurrente en apoyo a sus pretensiones: a) Una certificación del Cuerpo de Bomberos de Sosúa, en la que se establece que hubo un incendio en el sector Los Brazos, Jamao al Norte, Provincia Espaillat, mediante el cual se comprueba que el siniestro fue producido por alto voltaje en el cableado que baja desde el poste al medidor de la Distribuidora de Electricidad del Norte; b) Certificación de la Dirección Adjunta del Departamento de Investigaciones Criminales Cibao Central de la Policía Nacional, sección explosivos e incendios, en la cual consta que el 30 de diciembre de 2008 se originó un incendio en el Almacén Supermercado Esperanza; b) Contrato de suministro de energía eléctrica entre Edenorte y la señora E.S.A.; c) Fotografías del local incinerado; entre otros documentos, queda claramente establecido que el hecho se produjo por un alto voltaje y que el guardián de dichos cables lo era la Empresa Distribuidora de Electricidad del Norte, S. A. (EDENORTE); y no haber la parte recurrida demostrado las causas eximentes de la responsabilidad civil cuasidelictual, tales como caso fortuito o fuerza mayor, la falta de la víctima o el hecho de un tercero, y entendiendo que tanto la certificación de los bomberos como de la Policía Nacional poseen fe pública; que además, en lo relativo a las medidas de instrucción y contrario a lo alegado por la parte recurrente, ha sido claramente establecido por esta jurisdicción casacional, que los jueces de fondo gozan un poder soberano para ordenar o desestimar, como mejor convenga a una adecuada administración de justicia, las medidas de instrucción que les propongan los litigantes, siempre que su decisión no viole la ley, ni constituya un atentado al debido proceso, por lo tanto el rechazo de estas medidas escapa al control casacional, salvo desnaturalización lo que no ha ocurrido en el presente caso; que, por consiguiente, el medio que se acaba de examinar carece de fundamento y debe ser desestimado

Considerando, que en el desarrollo del segundo medio de casación propuesto la parte recurrente, arguye que: “En la sentencia atacada se pone de manifiesto que la corte a-qua violó el efecto devolutivo del recurso de apelación puesto que no resolvió nada en lo que respecta a la demanda introductiva de instancia limitando su decisión a revocar o anular la sentencia de primer grado pura y simplemente bajo el insostenible predicamento de ser improcedente, mal fundado y carente de base legal; que en virtud del efecto devolutivo del recurso de apelación, el proceso es transportado íntegramente del tribunal de primer grado al tribunal de lazada, donde se vuelven a debatir todas las cuestiones de hecho y de derecho que tuvieron lugar en primer grado, salvo que el recurso de apelación hubiese sido de manera limitada, lo que no sucedió en el presente caso; la Corte de Apelación de La Vega estaba en el deber de conocer la demanda en daños y perjuicios nuevamente, tanto en hecho como en derecho, sin importar las irregularidades reales o aparentes que pudiera haber cometido el tribunal de primer grado nada de lo cual hizo dicha corte como era su obligación, dejando la sentencia impugnada sin base legal”;

Considerando, que los efectos del consabido principio relativo al efecto devolutivo del recurso de apelación, según el cual el proceso pasa íntegramente del tribunal de primer grado, al tribunal de segundo grado, en aplicación de la máxima res devolvitur ad indicem superiorem, de lo cual resulta que el juez de segundo grado se encuentra legalmente apoderado de todas las cuestiones que se suscitaron por ante el juez de primer grado, tanto las de hecho como las de derecho, a menos que el recurso intentado se haya hecho limitadamente contra ciertos puntos de la sentencia apelada, lo que no ha sucedido en la especie; y es por ello, que la corte a-qua en su decisión conoció en el fondo de la demanda, valoró las pruebas documentales depositadas y acogió la demanda al condenar a la parte recurrida al pago de una indemnización por la suma de cuatro millones de pesos con 00/100 (RD$4,000,000.00), tal y como consta en las motivaciones de la decisión impugnada, referidas precedentemente; en ese orden de ideas, y luego de un examen de la sentencia recurrida, esta Sala Civil y Comercial de la Suprema Corte de Justicia, actuando como Corte de Casación, ha comprobado que el examen del fallo examinado, revela que después de establecidos los hechos de la causa y al no probar la recurrente un caso fortuito o de fuerza mayor, una causa extraña que no le fuera imputable o el hecho de la víctima, la presunción de responsabilidad, en virtud del artículo 1384 del Código Civil, que compromete al guardián de toda cosa inanimada que ha producido un daño, era aplicable en la especie, por ser la hoy recurrente la guardiana del fluido eléctrico que produjo el incendio del local comercial propiedad de la señora E.S.A., por consiguiente, al imponer la corte a-qua una indemnización y dar para ello motivos suficientes y pertinentes y contener el fallo impugnado una completa exposición de los hechos de la causa y una apropiada aplicación del derecho, le ha permitido a esta Corte de Casación verificar que, en la especie la ley ha sido correctamente aplicada y en consecuencia, procede rechazar el medio analizado por carecer de fundamento y con ello el recurso de casación de que se trata.

Por tales motivos, Primero: Rechaza el recurso de casación interpuesto por la Empresa Distribuidora de Electricidad del Norte, S. A. (EDENORTE), contra la sentencia civil núm. 100/10, dictada en fecha 28 de mayo de 2010, por la Cámara Civil y Comercial de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de La Vega, cuyo dispositivo figura transcrito en otro lugar de este fallo; Segundo: Condena a la parte recurrente al pago de las costas procesales, con distracción de las mismas en provecho del L.. R.G.T., abogado de la parte recurrida señora E.S.A., quien afirma haberlas avanzado en su totalidad.

Así ha sido hecho y juzgado por la Sala Civil y Comercial de la Suprema Corte de Justicia, actuando como Corte de Casación, y la sentencia pronunciada por la misma en la ciudad de Santo Domingo de G., en su audiencia pública del 9 de septiembre de 2015, años 172º de la Independencia y 153º de la Restauración.
(FIRMADOS).- Julio C.C.G..- M.O.G.S..- V.J.C.E..- G.A., Secretaria General.-

La presente sentencia ha sido dada, firmada y pronunciada por los señores jueces que figuran al pie, en la audiencia pública del día, mes y año en ella expresados, y fue firmada, leída y publicada por mí, Secretaria General, que certifico.CSP