Sentencia de Suprema Corte de Justicia, del 18 de Abril de 2016.

Fecha de Resolución:18 de Abril de 2016
Emisor:Segunda Sala
 
CONTENIDO

Sentencia núm. 391

M.A.M.A., Secretaria General Interina de la Suprema Corte de Justicia, certifica. Que en los archivos a su cargo existe un expediente que contiene una sentencia de fecha de 18 de abril de 2016, que dice:

D., Patria y Libertad

República Dominicana

En Nombre de la República, la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia, regularmente constituida por los Jueces M.C.G.B., E.E.A.C. y A.A.M.S., asistidos de la secretaria de estrado, en la Sala donde celebra sus audiencias, en la ciudad de Santo Domingo de G., Distrito Nacional, hoy 18 de abril de 2016, años 173° de la Independencia y 153° de la Restauración, dicta en audiencia pública, como Corte de Casación, la siguiente sentencia:

Sobre el recurso de casación incoado por K.I.R.P., dominicano, mayor de edad, portador de la cédula de identidad y electoral núm. 001-1392519-2, domiciliado y residente en la calle S. núm. 120, Zona Colonial, Distrito Nacional, en su calidad de querellante, a través de sus abogados los Licdos. V.A.M.A., M.M.V. y N.V. de la Rosa, contra la sentencia núm. 04-2014, dictada por la Segunda Sala de la Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de Santo Domingo el 8 de septiembre de 2014;

Oído a la Jueza Presidenta, dejar abierta la presente audiencia para el debate del recurso de casación y ordenar al alguacil el llamado de las partes;

Oído al alguacil de turno en la lectura del rol;

Oído el dictamen del Magistrado Procurador General de la República;

Oído a los Licdos. V.A.M.A. e I.G.C., en representación de K.R.P., parte recurrente, en sus alegatos y conclusiones;

Oído al Licdo. Julio de J.P., por sí y por la Dra. R.E.S.R., en representación de M.A.M., parte recurrida, en sus alegatos y conclusiones; Oído el dictamen de la Magistrada Dra. C.B.A., Procuradora General de la República, quien sustentó el recurso en audiencia pública;

Visto el escrito motivado suscrito por K.R.P., a través de sus abogados apoderados los Licdos. V.A.M.A., M.M.V. y N.V. de la Rosa Jourdain; mediante el cual interpone y fundamenta dicho recurso de casación, depositado en la Secretaría General del Despacho Penal de Santo Domingo, en fecha el 12 de noviembre de 2014;

Visto el escrito de defensa, depositado el 28 de octubre de 2015, en la secretaría de esta Suprema Corte de Justicia, por el señor M.A.M., en su calidad de imputado, por intermedio de su abogada, L.. R.E.S.R.;

Visto la resolución núm. 2166-2015, dictada por esta Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia del 8 de junio de 2015, mediante la cual se declaró admisible el recurso de casación interpuesto por K.R.P., en cuanto a la forma y fijó audiencia para conocer del mismo el 31 de agosto de 2015 a fin de debatir oralmente, fecha en la cual las partes presentes concluyeron, decidiendo la Sala diferir el pronunciamiento del fallo dentro del plazo de los treinta (30) días establecidos por el Código Procesal Penal;

Visto la Ley núm. 25 de 1991, modificada por las Leyes núms. 156 de 1997 y 242 de 2011;

La Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia después de haber deliberado y, visto la Constitución de la República, los Tratados Internacionales que en materia de derechos humanos somos signatarios; la norma cuya violación se invoca, así como los artículos, 70, 246, 393, 394, 399, 400, 418, 419, 420, 425, 426 y 427 del Código Procesal Penal, modificada por la Ley 1015; la Ley núm. 278-04, sobre Implementación del Proceso Penal, instituido por la Ley núm. 76-02, la Resolución núm. 2529-2006, dictada por la Suprema Corte de Justicia el 31 de agosto de 2006 y la Resolución núm. 3869-2006, dictada por la Suprema Corte de Justicia el 21 de diciembre de 2006;

Considerando, que en la decisión impugnada y en los documentos que en ella se refieren, son hechos constantes los siguientes:

  1. El señor K.I.R.P., es propietario de un local ubicado en la primera planta de la Plaza Boulevar, ubicada en la avenida Boulevar del Faro, de la provincia de Santo Domingo Este, donde tiene una empresa de nombre Harternania, la cual se dedica a todo tipo de artes gráficos y publicidad en general, que el imputado M.A.M. en calidad de inquilino de uno de los locales marcado con el número 105 de la Plaza Boulevar, en la misma plaza, el cual colinda con el local del querellante, procedió M.A.M., a construir una escalera para habilitar el techo del local que este ocupa, que además sobre paso la división del techo y ocupó el techo de la propiedad del hoy querellante, sin ningún tipo de autorización, ocupando el imputado de manera abusiva todo el techo;
    b) Que en fecha 16 de junio de 2014, el señor K.I.R.P., interpuso querella con constitución en parte civil en contra de M.A.M.F., por violación a los artículos 13, 29, 31, 36, 111 de la Ley núm. 675 sobre Urbanización y O.P., así como también el artículo 1 de la Ley núm. 5869 sobre Violación de Propiedad;

  2. Que en fecha 8 de septiembre de 2014, la Segunda Sala de la Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de Santo Domingo dictó la sentencia incidental núm. 04-2014, hoy impugnada en casación, cuyo dispositivo establece lo siguiente: PRIMERO: Declara inadmisible la querella con constitución en actor civil interpuesta por el señor K.I.R.P., en contra del ciudadano M.A.M.F., por violación presunta a los artículos 13, 29, 31, 36 y 111 de la Ley 675, sobre Urbanización y Ornato Público y artículo 1 de la Ley 5869, sobre Violación de Propiedad, en virtud del principio Nom Bis In Idem (doble persecución), según los motivos anteriormente expuestos; SEGUNDO: Compensa pura y simplemente las costas del procedimiento; TERCERO: Fija la lectura de la presente sentencia para el día martes que contaremos a dieciséis (16) del mes de septiembre del dos mil catorce (2014) a las nueve (9:00 a.m.) horas de la mañana; Cuarto: La lectura de la presente decisión vale notificación para las partes presentes y representadas en audiencia”;

Considerando, que la parte recurrente propone como medios de casación en síntesis lo siguiente:

"Único Medio: Violación de la ley por inobservancia o errónea aplicación de una norma jurídica: Que de forma extraña y sin mucho sentido para el recurrente y sus abogados, el tribunal aqua procede a señalar dentro de las "consideraciones del Tribunal" en su página 7: "Considerando: Que en la especie partiendo de las conclusiones de la barra de la defensa del análisis de las glosas procesales que componen el expediente, él tribunal se percató que en fecha dos (2) de mayo del año dos mil doce (2012), fue interpuesta una querella con constitución en actor civil en la cual figuran las mismas partes y los mismos hechos antes mencionados, dictándose la sentencia marcada con el número 103-2012, de fecha dieciocho (18) del mes de junio del año dos mil doce (2012), por ante esta misma sala, cuyo dispositivo copiado textualmente reza:´ "Primero: Acoge en todas sus partes la solicitud hecha por la defensa en virtud de los artículos 124 y siguientes del Código Procesal Penal, toda vez que fue convocada la parte querellante del presente proceso y no lo ha hecho; Segundo: Declarar, el desistimiento del proceso núm. 547-2012-00154, seguido al justiciable M.A.M.F., por supuesta violación a la Ley núm. 5869, sobre Violación de Propiedad, en perjuicio del señor K.R.P., por abandono tácito de la acción penal privada, en razón de que el querellante constituido en actor civil, y su abogado representante los letrados L.. V.A.M.A., Á.V.Á.B. y R.I.J.M., quedaron legalmente citados para comparecer a la audiencia del día dieciocho (18) del mes de junio del año dos mil doce (2012), y los mismos no se presentaron, ni han presentado excusa alguna para informar su incomparecencia, ni se han hecho representar de lo cual se desprende que ha habido un abandono tácito de la acusación por la parte querellante, en consecuencia se declara la extinción de la acción penal probada, en virtud de las disposiciones contenidas en los artículos 124.1, 271, 362 y 44.4 del Código Procesal Penal"; Considerando: Que la Primera Sala de la Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito judicial de Santo Domingo, en fecha trece (13) del mes de maro del año dos mil trece (2013), dictó la sentencia núm. 29-2013, en respuesta a la querella con constitución en actor civil de fecha trece (13) del mes de noviembre del años dos mil doce (2012), interpuesta por el señor K.R.P., por conducto de sus abogados en contra del señor M.A.M., por presunta violación a los artículos 13, 29, 31, 36 y 111 de la Ley 675, sobre Urbanización y Ornato Público y el artículo 1 de la Ley 5869, sobre Violación de Propiedad; que son los mismos hechos han sido expuestos ante este tribunal, en el cual se verifica la concurrencia de las mismas partes, cuyo dispositivo copiado textualmente reza: “Primero: Declara desistida la acción interpuesta por el señor K.I.R.P., en la causa seguida a M.A.M., por presunta violación a las disposiciones de los artículos 13, 29, 31, 36, 111 de la Ley 675 sobre Urbanización y Ornato Público y el artículo 1 de la Ley 5869 sobre Violación de la Propiedad Privada, en virtud de que la parte querellante quedó debidamente citada mediante sentencia de fecha treinta (30) del mes de enero del año dos mil trece (2013) y la misma no compareció ni presentó causa justificativa de su incomparecencia; Segundo: Condena a la parte querellante y actora civil al pago de las costas del procedimiento en virtud de los artículos 246 y 124". Que en ese orden de ideas, es conveniente declarar que el sobre los hechos anteriormente expuestos y como puede ser constatado en el cuerpo de la misma sentencia incidental hoy recurrida, ninguna de las decisiones sobre las cuales se fundamenta dicha sentencia se pronunció o refirió al fondo del asunto; a que cualquier otro proceso que haya envuelto a las partes en el presente proceso, ninguno ha generado el "non bis In idem", toda vez que ninguna se pronunció sobre el fondo del proceso, por lo que nos encontramos ante una mala aplicación de la norma procesal vigente y una interpretación errónea de los hechos, toda vez que como se recoge en las decisiones que fundamentan la sentencia incidental 04-2014, dictada por la Segunda Sala de la Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia de la provincia de Santo Domingo, la ausencia del señor R.P. en el mismo se debió a una emergencia familiar la cual fue planteada al tribunal en su momento. 1 Que yerra el tribunal de primer grado al no entender lo ya establecido por la jurisdicción interpelando la ley penal, sobre que si en otro proceso, incluso sobre los mismos hechos, el no haber el otro proceso pronunciado decisión sobre el fondo y mucho menos haber debatido los mismos, debe entenderse implícitamente que ante el proceso seguido por ante otro tribunal, o sala, no se viola bajo ninguna circunstancia el principio de "non bis in idem", toda vez que en las demás sentencias pronunciadas por tribunal de la misma jurisdicción y grado, se limitaron a decidir sobre un aspecto procesal que les fue presentado en su momento, dejando fuera las interpretaciones ejercidas por la jurisdicción, especialmente en los delitos especiales como lo es la violación de propiedad, el caso que nos ocupa en este momento; que el tribunal de primer grado, simplemente se decidió sobre la base de argumentos engañosos sin avocarse a considerar el fondo de los elementos que intento juzgar en su momento, toda vez que teniendo ante sus ojos los dispositivos de las sentencias anteriores y estando implícitamente plasmado en ellas que no se decidió y mucho menos se debatió el fondo del asunto, el haber fallado como lo hizo convierte implícitamente en una errónea aplicación de un principio de derecho en rango constitucional; en ese sentido, fue depositada ante la secretaria general de la Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia de la Provincia de Santo Domingo en fecha 14 de marzo de 2013, (24 horas luego del señor R.P. a la audiencia del 13 de marzo 2013, todo en atención a lo establecido en el artículo 124 de nuestra normativa procesal penal; a la fecha, no conocemos la suerte de dicha instancia de presentación de motivos, toda vez que no fue fallada por el tribunal apoderado, probablemente ni siquiera conocida, incluso ante diligencias recurrentes de los abogados del querellante. Falta de motivación de la sentencia: El tribunal incurre en falta de motivación de la resolución recurrida toda vez que se limita a establecer que fueron conocidos procesos penales sin más, tomando decisiones de tribunales del mismo grado y copiándola textualmente, todo esto mientras ignora que los dispositivos mismos de la sentencia 103-2012 de fecha dieciocho (18) del mes de junio del año dos mil doce (2012) no se pronuncia sobre el fondo del proceso en cuestión, lo que constituye a nuestro entender en falta de motivación de la sentencia hoy recurrida”;

Considerando, que el principio del non bis in ídem se impone a partir de "la necesidad de poner fin en algún momento a la discusión y a la obligación de administrar justicia a pesar del conocimiento imperfecto del caso "1, trayendo este consigo el derecho que tiene toda persona imputada de una determinada conducta a que se resuelva de manera definitiva en un plazo razonable sobre las sospechas que pudieran recaer sobre ella. Principio que se desprende del amparo de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (CADH) y conforme al Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP), el inculpado absuelto por una sentencia firme no podrá ser sometido nuevamente a juicio por los mismos hechos (Véase en ese tenor el artículo 8, ordinal 4 de la CADH y el artículo 14, numeral 7 del (PIDCP);

Considerando, que en tanto este principio constituye una garantía personal, la prohibición de no juzgar dos veces por una misma causa opera a favor del imputado y no en provecho de la acusación, por lo cual el recurso no puede ser considerado como totalmente bilateral ni puede producirse modificación de la condena ya emitida en perjuicio del acusado, siendo inadmisible una doble condena o el riesgo de afrontarla. Es decir, que se trata de una garantía que implica la necesidad de que la persecución penal sólo se pueda poner en marcha una vez;

Considerando, qué ha ocurrido en el caso juzgado, se ha producido por ante la Primera Sala de la Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de Santo Domingo una sentencia núm. 29-2013, de fecha 13 de marzo de 2013 en la cual se declaró el desistimiento de conformidad con lo que establece el artículo 124 del Código Procesal Penal, lo cual al análisis del proceso sometido por ante la Segunda Sala de la Cámara Penal de la misma jurisdicción, dio al traste con un doble sometimiento el cual conjugo los visos principales para la verificación de una ruptura a la garantía constitucional del non bis in idem, estableciendo el tribunal juzgador, lo siguiente: "Considerando: Que el abogado de la parte querellante, actor civil, alega que la infracción de violación de propiedad es un delito continuo, y que dicho delito no ha cesado; sin embargo, no estamos ponderando una solicitud de prescripción de la acción, sino el hecho de que la parte querellante por conducto de sus abogados, ha introducido en varias ocasiones el mismo querellamiento, basado en los mismos hechos, sustentado en el mismo texto legal, caso este que ya en dos ocasiones ha culminado con el pronunciamiento de una sentencia”;

Considerando, que en consecuencia procede la aplicación del principio non bis in idem anteriormente señalado, acogiendo en todas sus partes las conclusiones de la barra de la defensa, toda vez que mal podría el Tribunal volver a juzgar a dicha parte querellada sobre los mismos hechos e idénticos objetos y persona, sobre una acción previamente intentada y juzgada, cuando ha surgido una declaratoria de desistimiento y extinción de la acción penal privada de conformidad con las sentencia cuyos dispositivos se han copiado previamente, puesto que se trata de un principio absoluto en el orden procesal, gozando la parte querellante de las vías recursivas, sin fin de ir a un examen de la cosa, de conformidad con la norma procesal penal en lo concerniente a los recursos, por tanto la querella deviene en inadmisible, por no existir en el sistema de justicia de la República Dominicana la doble persecución siendo contraria al principio constitucional de la tutela efectiva;

Considerando, que por lo anteriormente transcrito, resulta imperativo rechazar el medio invocado en el entendido de que el Tribunal de juicio procedió conforme a la norma y garantizó su viabilidad dada la explicitud de su motivación, poniendo a disposición de esta alzada las herramientas que dieron lugar a su decisión y verificándose el aspecto de que lo juzgado ha adquirido el carácter de cosa juzgada;

Considerando, que en ese sentido, al no verificarse el vicio invocado, procede confirmar en todas sus partes la decisión recurrida, de conformidad con las disposiciones del artículo 422.1, combinado con las del artículo 427 del Código Procesal Penal; Considerando, que el artículo 246 del Código Procesal Penal dispones: "lmposicián. Toda decisión que pone fin a la persecución penal, la archiva, o resuelve alguna cuestión incidental, se pronuncia sobre las costas procesales. Las costas son impuestas a la parte vencida, salvo que el Tribunal halle razones suficientes para eximirla total o parcialmente"; condena a la parte recurrente al pago de las costas por no haber prosperado en sus pretensiones por ante esta alzada.

Por tales motivo, la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia,

FALLA

Primero: Admite como interviniente a M.A.M. en el recurso de casación interpuesto por K.I.R.P., contra la sentencia núm. 04-2014, dictada por la Segunda Sala de la Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de Santo Domingo el 8 de septiembre de 2014, cuyo dispositivo se copia en parte anterior del presente fallo;

Segundo: Rechaza el referido recurso de casación; en consecuencia, confirma la decisión impugnada por los motivos expuestos en el cuerpo de la presente decisión; Tercero: Condena al pago de las costas penales del proceso a la parte recurrente;

Cuarto: Ordena la notificación de la presente decisión a las partes.

(Firmados).-M.C.G.B.-EstherE.A.C..- A.A.M.S..-

La presente sentencia ha sido dada y firmada por los Jueces que figuran en su encabezamiento, en la audiencia pública del día, mes y año en él expresados, y fue firmada, leída y publicada por mí, Secretaria General, que certifico.