Sentencia nº 759 de Suprema Corte de Justicia, del 25 de Junio de 2018.

Fecha de Resolución:25 de Junio de 2018
Emisor:Segunda Sala
 
CONTENIDO

Fecha: 25 de junio de 2018

Sentencia núm. 759

C.A.R.V., Secretaria General de la Suprema Corte de Justicia, certifica que en los archivos a su cargo existe un expediente que contiene una sentencia de fecha de 25 de junio de 2018, que dice:

D., Patria y Libertad

República Dominicana

En nombre de la República, la Segunda Sala de la Suprema

Corte de Justicia, regularmente constituida por los Jueces Fran

Euclides Soto Sánchez, en funciones de P.; Esther Elisa

Agelán Casasnovas, A.A.M.S. e Hirohito

Reyes, asistidos del secretario de estrados, en la Sala donde celebra

sus audiencias, en la ciudad de Santo Domingo de G., Distrito

Nacional, hoy 25 de junio de 2018, años 175° de la Independencia y

155° de la Restauración, dicta en audiencia pública, como Corte de

Casación, la siguiente sentencia;

Sobre el recurso de casación interpuesto por C.S. de

P., dominicano, mayor de edad, no porta cédula de identidad y

electoral, con domicilio en la calle Las Flores núm. 28, sector Villa

Mella, imputado, contra la sentencia núm. 04-2016, dictada por la

Sala de la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Departamento Fecha: 25 de junio de 2018

Judicial de Santo Domingo el 12 de enero de 2016;

Oído a la Jueza Presidenta dejar abierta la audiencia para

el debate del recurso de casación y ordenar al alguacil el llamado de

las partes;

Oído al alguacil de turno en la lectura del rol;

Oído a la Licda. Y.R.N. por sí y por el

Licdo. S.W.A.A., defensores públicos, en la

formulación de sus conclusiones, en representación del recurrente;

Oído el dictamen de la Procuradora General Adjunta Interina al

Procurador General de la República, L.. I.H.;

Visto el escrito contentivo del memorial de casación suscrito

por el Licdo. S.W.A.A., defensor público, en

representación del recurrente, depositado en la secretaría de la Corte

a-qua el 4 de marzo de 2016, mediante el cual interpone dicho

recurso;

Visto el escrito de contestación suscrito por la Licda. Felicia

Escorbort, en representación de los recurridos Ciprián Camilo

Cortorreal y R.L.S., depositado en la secretaría de la Fecha: 25 de junio de 2018

Corte a-qua el 29 de julio de 2016;

Visto la resolución núm. 1162, dictada por la Segunda Sala de

la Suprema Corte de Justicia el 21 de marzo de 2017, mediante la cual

declaró admisible, en la forma, el up supra aludido recurso, fijando

audiencia para el día 26 de junio de 2017, a fin de debatirlo

oralmente, fecha en la cual las partes presentes concluyeron,

decidiendo la Sala diferir el pronunciamiento del fallo dentro del

plazo de los treinta (30) días dispuestos en el Código Procesal Penal,

lo cual no se pudo efectuar por motivos razonables;

consecuentemente, produciéndose la lectura el día indicado en el

encabezado de esta sentencia;

Visto la Ley núm. 25 de 1991, modificada por las Leyes núms.

156 de 1997 y 242 de 2011;

La Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia después de

haber deliberado y, visto la Constitución de la República; los

Tratados Internacionales que en materia de derechos humanos somos

signatarios; los artículos 70, 393, 394, 399, 400, 418, 419, 420, 423, 425,

426 y 427 del Código Procesal Penal, modificado por la Ley núm. 10-15 del 10 de febrero de 2015; y las resoluciones núms. 3869-2006 y Fecha: 25 de junio de 2018

2802-2009, dictadas por la Suprema Corte de Justicia el 21 de

diciembre de 2006 y el 25 de septiembre de 2009, respectivamente;

Considerando, que en la decisión impugnada y en los

documentos que en ella se refieren, son hechos constantes los

siguientes:

  1. que el 13 de junio de 2013, el Procurador Fiscal Adjunto del

    Distrito Judicial de Santo Domingo, L.. P.L.C., presentó

    formal acusación y solicitud de apertura a juicio contra C.S.

    de P., imputándolo de violar los artículos 2, 295, 309 y 310 del

    Código Penal Dominicano;

  2. que el Primer Juzgado de la Instrucción del Distrito Judicial

    de Santo Domingo, emitió auto de apertura a juicio contra el

    imputado, admitiendo la acusación en su totalidad, mediante la

    resolución núm. 136-2014 del 24 de abril de 2014;

  3. que para la celebración del juicio fue apoderado el Primer

    Tribunal Colegiado de la Cámara Penal del Juzgado de Primera

    Instancia de Santo Domingo, el cual dictó la sentencia núm. 141-2015 Fecha: 25 de junio de 2018

    el 25 de marzo de 2015, cuya parte dispositiva se encuentra insertada

    dentro de la sentencia impugnada;

  4. que no conforme con esta decisión, el imputado interpuso

    recurso de apelación, siendo apoderada la Cámara Penal de la Corte

    de Apelación del Distrito Judicial de Santo Domingo, la cual dictó la

    sentencia núm. 04-2016, objeto del presente recurso de casación, el 12

    de enero de 2016, cuya parte dispositiva establece:

    PRIMERO: Rechaza los recursos de apelación interpuesto por a) Licda. F.E.E., en nombre y representación de los señores R.L.S. y C.C.C., en fecha once (11) del mes de agosto del año dos mil quince (2015); b) L.. S.W.A.A., defensor público, en nombre y representación del señor C.S. de P., en fecha diecisiete (17) del mes de junio del año dos mil quince (2015), dictada por el Primer Tribunal Colegiado de la Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de Santo Domingo, cuyo dispositivo es el siguiente: ´ Primero: Excluye los artículos 309 y 310 del Código Penal Dominicano para una correcta calificación jurídica de los hechos; Segundo : Declara al señor C.S. de P. (a) La Raya dominicano, mayor de edad, no porta cédula de identidad y electoral, domiciliado y residente en la calle Principal casa S/N de V.M., provincia Santo Domingo Norte, República Fecha: 25 de junio de 2018

    Dominicana; culpable de violar las disposiciones de los artículos 2, 295 del Código Penal Dominicano, en perjuicio de C.C.C., por haberse presentado pruebas suficientes que comprometen su responsabilidad penal; en consecuencia, se condena a cumplir la pena de años (15) de prisión, compensa al pago de las costas penales, por estar asistido de la defensa pública; SEGUNDO : Se pronuncia el desistimiento de la actoría civil en virtud de que la misma no concluyó; TERCERO: Convoca a las partes del proceso para el próximo primero (1) de abril del año 2015, a las 9:00 a.
    m., para dar lectura íntegra a la presente decisión. Vale citación para las partes presentes”;
    SEGUNDO : confirma en todas sus partes la decisión recurrida por no estar la misma afectada de ninguno de los vicios esgrimidos por las partes recurrentes; TERCERO : Se compensan las costas; CUARTO : Ordena a la secretaria de esta sala la entrega de una copia íntegra de la presente sentencia a cada una de las partes que conforman el presente proceso”;

    Considerando, que el recurrente alega, en síntesis, los

    siguientes medios de casación:

    Primer Motivo: Sentencia manifiestamente infundada, errónea aplicación de la norma jurídica (artículos 426.3 y 24 del Código Procesal Penal). 16.- Que ciertamente la Corte a-qua al fallar como lo hizo, obró de manera incorrecta en la interpretación y aplicación de la ley penal y procesal, ya que el desarrollo de su recurso de apelación Fecha: 25 de junio de 2018

    incoado por el procesado C.S. de P., en contra de la sentencia de primer grado, y en el desarrollo de primer grado incurrió en “la violación de la ley por inobservancia o errónea aplicación de una norma jurídica”, constituyendo una violación a los artículos 417-4 del Código Procesal Penal Dominicano y del 2, 294 y 304 del Código Penal Dominicano; y denunciamos que se comprueba el vicio y agravio apuntado, por dar como un hecho cierto la responsabilidad penal del recurrente C.S. de P., e imponerle la pena de 15 años de prisión, bajo el alegato y la calificación jurídica de los artículos 2, 295 y 304 del Código Penal Dominicano, ya que con relación a la imputación de tentativa de homicidio de que fue declarado culpable el recurrente C.S. de P., debido a que alegamos que dicha calificación jurídica no se ajusta a los hechos probados, toda vez que, si bien el tribunal de fondo a entendido que ha sido grave el hecho imputable y las lesiones que supuestamente ha provocado, máxime cuando no existe un certificado médico con conclusiones definitivas y con un período de curación, no menos cierto es que en la especie la acusación no probó la causa externa que impidió que el recurrente lleve a cabo su voluntad de ultimar a la víctima, más aún, cuando era al hijo de la víctima a que supuestamente el recurrente perseguía y con quien era el conflicto, y existiendo la voluntad y en dicho lugar solo el recurrente C.S. de P., única persona armada, es lógico, pensar que si hubiese querido llevar a cabo el resultado final de muerte pues este lo logra, mientras que no fue así, por lo que siendo así, por lo que el Tribunal a-quo no Fecha: 25 de junio de 2018

    debió de inclinarse por esta calificación jurídica más gravosa para el recurrente, más sin embargo, el Tribunal a-quo no dio los motivos suficientes de conformidad con los artículos 24, 172 y 333 del Código Procesal Penal y tampoco no hizo constar mediante una motivación reforzada, detallada y mediante un lenguaje sencillo y entendible que a la hora que cualquier ciudadano común y corriente, al igual que el imputado, lea dicha decisión pueda entender las razones que tuvo el juez para declarar culpable y aplicar la pena de 15 años de prisión, el cual en el caso de la especie no se hizo, por lo que procede acoger el medio propuesto en apelación. (…) que del examen de la sentencia impugnada, se verifica que el recurrente C.S. de P., en su primer medio de apelación expresó concreta y separadamente cada punto con sus fundamentos, la norma violada y la solución pretendida, en los cuales la Corte, con el primer, expresa que tiene la obligación principal de valorar los fundamentos del recurso del cual estaba apoderada, y luego de manera abstracta, vaga y aérea se pretende justificar, de modo insuficiente y sin cumplir con las disposiciones antes transcritas, la propia sentencia y el dispositivo de la misma…; Segundo Motivo: Sentencia manifiestamente infundada, por omisión a estatuir (artículos 426.3 y 24 del Código Procesal Penal). (…) el recurrente expuso a la Corte que la sentencia impugnada es manifiestamente infundada por violación al debido proceso de ley artículos 417-2 y 24 del Código Procesal Penal, por ser una sentencia irracional; ya que el Tribunal a-quo no tiene ningún argumento para justificar la variación de la Fecha: 25 de junio de 2018

    calificación y del tipo penal de tentativa de homicidio y no es suficiente, cuando real y efectivamente la sentencia de primer grado no ha estado motivada lo suficiente como ordena nuestro ordenamiento jurídico; pues el tribunal colegiado usa como argumento que el recurrente perseguía con un machete al hijo de la víctima, el cual tuvo que introducirse en la casa paterna para resguardar su vida…, y pudo la víctima colocar su brazo para que no le infiriera las heridas…, pues no tiene forma de exponer y explicar cuáles fueron esas causas ajenas a su voluntad que impidieron que este frenara su accionar, es esto una falacia, una exageración, y una forma de justificar lo injustificado; la sentencia está tan desprovista de argumentaciones, donde se evidencia que realmente lo confirmado no es suficiente, no cumple con lo ordenado por la Suprema Corte de Justicia de motivar las sentencias; es grave la falta de motivación que traduce la sentencia, en el aspecto penal, ambos aspectos están mal motivados, poco motivados, lo que hace el presente recurso admisible; la sentencia dictada por el Juzgado aquo, además de las graves fallas que hemos tratado, la misma no contiene argumentación y motivación clara, tanto en hecho como en derecho, la sentencia emitida ahora contiene contradicción e ilogicidad en la poca motivación dada; que el artículo 14 del Código Procesal Penal, que consagra el principio de presunción de inocencia, no fue tomado en cuenta para el imputado, en su detrimento; que la supuesta culpabilidad y el hecho imputable no fue demostrado; que la forma de justificar su fallo atenta contra el principio de presunción de inocencia Fecha: 25 de junio de 2018

    del imputado; que las indemnizaciones acordadas, por sí solas son injustas, por haber sido impuestas sin haber probado la culpabilidad de nuestro representado. 19.- Resulta que la Corte a-qua no analizó el segundo medio
    de apelación propuesto, como se advierte, la Corte a-qua
    ha incurrido, al fallar el litigio sometido a su escrutinio,
    en la valoración del artículo 24 del Código Procesal Penal
    y el artículo 141 del Código de Procedimiento Civil, que
    le obliga a reproducir en sus sentencias todas las conclusiones que las partes formulen en barra y, además,
    a contestarlas debidamente, lo que no ha ocurrido en la especie, violación que trae consigo el vicio de omisión de estatuir y el de falta de base legal, como lo ha denunciado correctamente la recurrente, impidiéndole así a esta Corte
    de Casación comprobar si la ley y el derecho han sido bien
    o mal aplicados, por lo que procede acoger el medio analizado y, en consecuencia, casar el fallo impugnado”;

    Los Jueces después de haber analizado la decisión impugnada y los medios planteados por la parte recurrente:

    Considerando, que en el memorial de agravios se advierte que

    los medios impugnados en la sentencia recurrida versan

    específicamente sobre la base de que el imputado fue condenado por

    tentativa de homicidio, sin embargo, en el presente caso no se

    configura el tipo penal, a criterio del recurrente dado que el a-quo no

    establece cuál fue la causa de fuerza mayor que impidió que el

    justiciable lleve a cabo su voluntad de ultimar a la hoy víctima, sobre Fecha: 25 de junio de 2018

    todo porque era el hijo del agraviado que supuestamente el imputado

    perseguía; que así mismo, cuestionada el recurrente que la Corte aqua no tiene ningún argumento para justificar la variación de la

    calificación, incurriendo de este modo en falta de motivación;

    Considerando, que frente al vicio denunciado, la Corte a-qua

    estableció lo siguiente:

    Que el examen de la sentencia recurrida pone de manifiesto que el Tribunal a-quo para fallar que lo hizo dijo haber dado por establecido lo siguiente: Considerando: Que de conformidad con las disposiciones del artículo 338 del Código Procesal Penal se dicta sentencia condenatoria cuando la prueba aportada sea suficiente para establecer con certeza la responsabilidad penal del imputado. Considerando: Que de acuerdo a todo lo anterior este tribunal ha podido establecer que el imputado, de generales citadas, vistas las pruebas presentadas ante esta sala, el comportamiento de las parte en el proceso, sus declaraciones, estamos claramente convencidos, y más allá de duda razonable, que el señor C.S. de P. fue la persona que sin mediar palabras le propinó al señor C.C.C., un machetazo, creándole las lesiones precedentemente establecidas, y que de no ser porque este último, como medio de protegerse levanta el brazo izquierdo, le hubiese segado la vida, quedando establecido que el imputado C.S. de P. es responsable de cometer Fecha: 25 de junio de 2018

    tentativa de homicidio, ya que el mismo perseguía con un machete al hijo del imputado, el cual tuvo que introducirse en el casa paterna para resguardar su vida, y aún habiéndose el hijo de la víctima entrado a la vivienda el procesado continuó con su acción, introduciéndose a la vivienda y encontrándose con la víctima y pudiendo frenar su acción, no lo hace, agrediendo a la víctima la cual con astucia pudo colocar su brazo al frente de su cuello y cara para que el procesado no le infiriera la herida en una de ellas, lo que por la máxima de experiencia le hubiere provocado la muerte, por lo que el mismo comprometió su responsabilidad penal, por lo que debe ser declarado culpable de violar las disposiciones de los artículos 2 y 295 del Código Penal Dominicano, perjuicio de C.C.C., excluyendo los artículos 309 y 310 del Código Penal Dominicano, dándole así una correcta calificación a los hechos, por no haberse constituido este tipo penal

    . Considerando: Que del examen de la sentencia recurrida, se observa que, contrario a los señalamientos esbozados por el recurrente, el Tribunal a-quo establece las razones por las cuales varió la calificación legal de los tipos penales de violación a los artículos 2, 295, 309 y 310 del Código Penal Dominicano, por la de violación a los artículos 2 y 295 del Código Penal Dominicano, excluyendo, y como puede observarse, dicha variación se hizo con la finalidad de excluir los tipos penales de violación a los artículos 309 y 310, lo cual lejos de perjudicarle, favorece al encartado, por tanto, en ese aspecto no existe ninguna violación al debido proceso de ley; y en cuanto al alegato de falta de Fecha: 25 de junio de 2018

    argumento para justificar dicha variación, los juzgadores explican con claridad y precisión en la exposición de motivos, las razones por las cuales evacuaron dicha decisión en la forma que lo hicieron, luego de sopesar y ponderar, conforme a las reglas de la lógica, los conocimientos científicos y las máximas de la experiencia, todos y cada uno de los medios de prueba; sometidos por la parte acusado al contradictorio durante la celebración del juicio, explicando además, el por qué le dio entero crédito a dichos medios de prueba, motivos estos que a juicio de esta Corte guardan relación y armonía con la parte dispositiva de dicha decisión. Considerando: Que el Tribunal a-quo, luego de valorar los medios de prueba sometidos al contradictorio, dio por establecido su convencimiento mas allá de toda duda razonable “que el señor C.S. de P., fue la persona que sin mediar palabras le propinó al señor C.C.C. un machetazo, creándole las lesiones precedentemente establecidas, y que de no ser porque este último como medio de protegerse, levanta el brazo izquierdo, le hubiese segado la vida, quedando establecido que el imputado C.S. de P. es responsable de cometer tentativa de homicidio…”, motivos estos, que a juicio de esta Corte, son suficientes para justificar su decisión, puesto que, tal como fue entendido por los Juzgadores, si la víctima no levanta el brazo para protegerse del machetazo que le lanzó el imputado, le hubiese impactado en una parte vital de su cuerpo, de donde se infiere que las intenciones del encartado eran las Fecha: 25 de junio de 2018

    de provocarle la muerte; procediendo en esas circunstancias, a desestimar dichos alegatos”;

    Considerando, que de los fundamentos expuestos

    precedentemente por la Corte a-qua, se desprende que contrario a lo

    manifestado por el recurrente, dicho Tribunal contestó de forma

    adecuada y apegado a la ley los puntos sometidos a su consideración;

    es decir, que la sentencia impugnada dio fiel cumplimiento a las

    disposiciones establecidas en el artículo 24 del Código Procesal Penal,

    toda vez que goza de una motivación precisa y coherente en relación

    al ilícito cometido por el imputado, recogiendo además, los

    elementos de prueba que sustentaron su decisión y su respectiva

    valoración, conforme lo dispuesto por la norma que rige la materia,

    dejando por establecido de manera concreta, la configuración del tipo

    penal de tentativa de homicidio, por el cual fue juzgado y condenado

    el imputado C.S. de P.; consecuentemente, procede el

    rechazo de los medios analizados, por no ser los mismos ajustados a

    la realidad que se desprende del estudio de la decisión de que se

    trata;

    Considerando, que por los motivos expuestos precedentemente

    procede rechazar el recurso de casación analizado, de conformidad Fecha: 25 de junio de 2018

    con las disposiciones establecidas en el artículo 427.1 del Código

    Procesal Penal, modificado por la Ley núm. 10-15 del 10 de febrero de

    2015;

    Considerando, que de conformidad con lo establecido en los

    artículos 437 y 438 del Código Procesal Penal, modificados por la Ley

    núm. 10-15, así como la resolución marcada con el núm. 296-2005 del

    6 de abril de 2005, contentiva del Reglamento del Juez de la Ejecución

    de la Pena para el Código Procesal Penal emitida por esta Suprema

    Corte de Justicia, mandan que copia de la presente decisión debe ser

    remitida, por la secretaría de esta alzada, al Juez de la Ejecución de la

    Pena del Departamento Judicial correspondiente, para los fines de

    ley;

    Considerando, que el artículo 246 del Código Procesal Penal

    dispone: “Imposición. Toda decisión que pone fin a la persecución penal, la

    archiva, o resuelve alguna cuestión incidental, se pronuncia sobre las costas

    procesales. Las costas son impuestas a la parte vencida, salvo que el Tribunal

    halle razón suficiente para eximirla total o parcialmente”; que en el

    presente caso procede que las mismas sean eximidas de su pago, en

    razón de que el imputado C.S. de P. está siendo asistido Fecha: 25 de junio de 2018

    por un miembro de la Oficina Nacional de Defensa Pública, y en

    virtud de las disposiciones contenidas en el artículo 28.8 de la Ley

    núm. 277-04, que crea el Servicio Nacional de Defensa Pública,

    establece como uno de los derechos de los defensores en el ejercicio

    de sus funciones el de “no ser condenados en costas en las causas en que

    intervengan”, de donde emana el impedimento de que se pueda

    establecer condena en costas en este caso.

    Por tales motivos, la Segunda Sala de la Suprema Corte de

    Justicia,

    FALLA:

    Primero: Rechaza el recurso de casación incoado por C.S. de P., dominicano, contra la sentencia núm. 04-2016, dictada por la Sala de la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de Santo Domingo el 12 de enero de 2016, cuyo dispositivo se copia en parte anterior del presente fallo;

    Segundo: Declara el proceso exento de costas por estar el imputado recurrente asistido de un abogado de la Defensa Pública; Fecha: 25 de junio de 2018

    (Firmados).- M.C.G.B..- A.A.M.S..- F.E.S.S..- H.R..-

    La presente sentencia ha sido dada y firmada por los Jueces que figuran en su encabezamiento, en la audiencia pública del día, mes y año en él expresados, y fue firmada, leída y publicada por mí, Secretaria General, que certifico.

    La presente copia se expide en Santo Domingo, Distrito Nacional, hoy 13 de Julio de 2018, para los fines correspondientes. Exonerada de pagos de impuestos y sellos de impuestos internos.

    C.A.R.V. Secretaria General

    Tercero: Ordena la notificación de la presente decisión a las partes y al Juez de la Ejecución de la Pena del Distrito Nacional.