Sentencia de Suprema Corte de Justicia, del 20 de Marzo de 2019.

Fecha de Resolución:20 de Marzo de 2019
Emisor:Tercera Sala
 
CONTENIDO

Sentencia Núm. 152

C.A.R.V., Secretaria General de la Suprema Corte de Justicia, certifica. Que en los archivos a su cargo existe un expediente que contiene una sentencia de fecha de 20 de marzo de 2019, que dice :

TERCERA SALA. Rechaza

Audiencia pública del 20 de marzo de 2019.

Preside: M.R.H.C..

D., Patria y Libertad

En Nombre de la República, la Tercera Sala de lo Laboral, Tierras, Contencioso-Administrativo y Contencioso-Tributario de la Suprema Corte de Justicia, dicta en audiencia pública la siguiente sentencia:

Sobre el recurso de casación interpuesto por los continuadores jurídicos del finado D.A.F.A., los señores I., A.J., M.A., C.A., M.I., J.D., E.A., K.D., R., B., A.N., V., Yesenia e Idalis, todos de apellido F., dominicanos, mayores de edad, domiciliados y residente en esta ciudad, contra la sentencia dictada por el Tribunal Superior de Tierras del Departamento Norte, el 23 de abril de 2015, cuyo dispositivo se copia más adelante;
Oído al alguacil de turno en la lectura del rol;

Oído en la lectura de sus conclusiones a la L.da. A.M., por sí y por el L.do. C.A.S., abogados de los recurrentes, los Sucesores del finado D.A.F.A.;

Oído en la lectura de sus conclusiones al L.do. R.L., por sí y por el L.do. L.R., abogados de la recurrida, la señora M.A.G.;

Oído el dictamen del Magistrado Procurador General de la República;

Visto el memorial de casación depositado en la secretaría de la Suprema Corte de Justicia, el 15 de julio de 2015, suscrito por los L.dos. H.A.S. y A.M.T., Cédulas de Identidad y Electoral núms. 031-0165705-8 y 031-0073105-2, respectivamente, abogados de los recurrentes, mediante el cual proponen los medios de casación que se indican más adelante;

Visto el memorial de defensa depositado en la secretaría de la Suprema Corte de Justicia, el 22 de julio de 2015, suscrito por los L.dos. L.O.R. y R.H.H.L., Cédulas de Identidad y Electoral núms. 031-0199608-4 y 031-0223068-1, respectivamente, abogados de la recurrida; Que en fecha 8 de agosto de 2018, esta Tercera Sala de la Suprema Corte de Justicia, en sus atribuciones de Tierras, integrada por los Jueces: E.H.M., en funciones de P.; R.C.P.Á. y M.A.F.L., asistidos por la Secretaria General, procedió a celebrar audiencia pública para conocer del presente recurso de casación;

Visto el auto dictado el 19 de marzo de 2019 por el magistrado M.R.H.C., P. de la Tercera Sala, por medio del cual, se llama a sí mismo, en su indicada calidad, para integrar la misma en la deliberación y fallo del recurso de casación de que se trata, de conformidad con la Ley núm. 684 de 1934;

Visto la Ley núm. 25-91 de fecha 15 de octubre de 1991, Orgánica de la Suprema Corte de Justicia, modificada por la Ley núm. 156 de 1997, y los artículos 1 y 65 de la Ley sobre Procedimiento de Casación;

Considerando, que en la sentencia impugnada y en los documentos a que ella se refiere, consta lo siguiente: a) que con motivo a una Litis Sobre derechos Registrados en relación a la Parcela núm. 209, del Distrito Catastral núm. 8 del municipio y provincia de Santiago, el Tribunal de Tierras de Jurisdicción Original del Distrito Judicial de Santiago, debidamente apoderado dictó, en fecha 12 de julio del 2012, la sentencia núm. 2012-1645, cuyo dispositivo es el siguiente: “Primero: Rechaza, la instancia depositada en la secretaría de este tribunal, en fecha 26 de agosto del año 2009, suscrita por el L.. L.O.R., a nombre y representación de la señora M.A.G., dirigida al Juez Coordinador del Tribunal de Jurisdicción Original de Santiago, solicitando la designación de un Juez de Jurisdicción Original, para que conozca de la litis sobre derecho registrados tendiente a la demanda en ejecución de convención y solicitud de transferencia, respecto de la Parcela núm. 209, del Distrito Catastral núm. 7, del municipio y provincia de Santiago, por las razones expuestas más arriba en esta sentencia; Segundo: Acoge parcialmente la instancia depositada en la secretaría de este tribunal, en fecha 19 de octubre del año 2009, suscrita por el L.. H.A.S., en nombre y representación de los continuadores jurídicos del señor D.A.F.A., Aris, A., J., M., A., C.A., M.I., J.D., E.A., K.D., R., B., A.N., V., Yesenia e Idalis, todos de apellido F., dirigida al Juez Coordinador del Tribunal de Jurisdicción Original de Santiago, solicitando la designación de un Juez de Jurisdicción Original, para que conozca de la Litis sobre Derechos Registrados tendiente a nulidad de venta y desalojo, respecto de la Parcela núm. 209, del Distrito Catastral núm. 7, del municipio y provincia de Santiago, en consecuencia: a) Declara nulo y sin ningún efecto jurídico el Acto de Donación núm. 83, folio núm. 49, instrumentado en fecha 15 de diciembre del año 2006, por el Dr. S.A.C., Notario Público de los del número para el municipio de Santiago, mediante el cual, el hoy finado, D.A.F.A., hizo una donación en vida a la señora M.A.G., de una porción de terreno con una extensión superficial de 300.00 metros² dentro de la Parcela núm. 209, del Distrito Catastral núm. 7, del municipio y provincia de Santiago; b) Ordena el desalojo de la señora M.A.G., y/o cualquier ocupante que se encontrare, de manera ilegal, ocupando una porción de terreno con una extensión superficial de 300.00 metros² dentro de la Parcela núm. 209, del Distrito Catastral núm. 7, del municipio y provincia de Santiago, registrada a nombre de D.A.F.A.; c) Rechaza solicitud hecha por la parte demandante del pago de un astreinte de Cincuenta Mil Pesos (RD$50,000.00) diarios, como medida conminatoria y pecuniaria por cada día que transcurran en abandonar la propiedad de que se trata, contra los señores M.A.G. y J.G., por ser improcedente y mal fundada; d) Rechaza solicitud hecha por la parte demandante de ejecución provisional de la presente decisión, por ser improcedente, mal fundada y carente de base legal; e) Declara la incompetencia de este tribunal para conocer de la acción en nulidad del Acto de Venta, con firmas legalizadas, en fecha 15 de diciembre del año 2006, por el Dr. S.A.C., Notario Público de los del número para el municipio de Santiago, mediante el cual, el hoy finado, D.A.F.A., vendió a favor de la señora M.A.G., una porción de terreno con una extensión superficial de 300.00 metros², dentro de la Parcela núm. 209, del Distrito Catastral núm. 7, del municipio y provincia de Santiago y ordena a las partes que se provean por ante la Cámara Civil y Comercial del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de Santiago, por ser esta la jurisdicción competente para conocer de la misma, toda vez que se trata de una acción de carácter personal; Tercero: Se ordena al Registrador de Títulos de Santiago, radiar y cancelar, cualquier anotación de oposición o nota preventiva inscrita o registrada en los libros de ese departamento, con motivo de esta litis, que exista sobre la Parcela núm. 209, del Distrito Catastral núm. 7, del municipio de Santiago; Cuarto: Compensa las costas del procedimiento, en razón de que las partes ha sucumbido en diferentes puntos de sus conclusiones; Quinto: Se ordena, la notificación de esta sentencia, por acto de alguacil, a todas las partes envueltas en la litis de que se trata, así como a sus respectivos abogados”; b) que sobre recurso de apelación interpuesto contra la misma el Tribunal Superior de Tierras del Departamento Norte dictó, en fecha 23 de abril del 2015, la sentencia núm. 2015-00170, ahora impugnada, cuyo dispositivo es el siguiente: 1ro.: Declara regular y válido, en la forma, el recurso de apelación principal parcial, interpuesto por la señora M.A.G., representada por el L.do. L.O.R., en contra de la sentencia núm. 20121645, de fecha doce (12) del mes de julio del año dos mil doce (2012), dictada por el Tribunal de Jurisdicción Original de Santiago, por haber sido hecho conforme a la ley; en cuanto al fondo, lo acoge parcialmente por los motivos expresados en esta sentencia; 2do.: Declara regular y válido, en la forma, el recurso de apelación incidental parcial, interpuesto por los sucesores del finado D.A.F.A., S., I., A.J., A., C.A., M.I., J.D., E.A., K.D., R., V., A.N., Yesenia e Idalis todos de apellido F., representados por la L.da. A.M., en contra de la sentencia núm. 20121645, de fecha doce (12) del mes de julio del año dos mil doce (2012) dictada por el Tribunal de Jurisdicción Original de Santiago, por haber sido hecho conforme a la ley, en cuanto al fondo, lo rechaza por los razones expresadas en la presente sentencia; 3ro.: Acoge parcialmente las conclusiones vertidas por los L.dos.Reynaldo H.L. y L.O.R., en representación de la señora M.A.G., por las razones antes indicadas; 4to.: Rechaza, las conclusiones presentadas por los L.dos. H.A.S. y A.M., en representación de los sucesores del señor D.A.F.A., por los motivos expuestos en los considerados de esta sentencia; 5to.: Revoca los ordinales primero, el segundo en sus literales A y B y confirma en sus demás partes, la sentencia núm. 20121645, de fecha doce (12) del mes de julio del año dos mil doce (2012), con relación a la litis sobre derechos registrados en la Parcela núm. 209 del Distrito Catastral núm. 7 del municipio y provincia Santiago; cuyo dispositivo regirá por propia autoridad y contrario imperio, de la forma siguiente: Primero: Acoge, la instancia depositada en la secretaria del Tribunal de Jurisdicción Original, en fecha 26 de agosto del año 2009, suscrita por el L.. L.O.R., en nombre y representación de la señora M.A.G., dirigida al Juez Cordinador del Tribunal de Jurisdicción Original de Santiago, solicitando la designación de un Juez de Jurisdicción Original, para que conozca de la litis sobre derecho registrado tendiente a la demanda en ejecución de Convención y solicitud de transferencia, respecto de la Parcela núm. 209, del Distrito Catastral núm. 7, del municipio y provincia de Santiago, por las razones expuestas más arriba en esta sentencia; Segundo: Rechaza, la instancia depositada en la secretaría de este tribunal, en fecha 19 de octubre del año 2009, suscrita por el L.. H.A.S., en nombre y representación de los señores, continuadores jurídicos del señor D.A.F.A., Aris, A.J., M., A., C.A., M.I., J.D., E.A., K.D., R., B., A.N., V., Yesenia e Idalis, todos de apellido F., dirigida al Juez Coordinador del Tribunal de Jurisdicción Original de Santiago, solicitando la designación de un Juez de Jurisdicción Original, para que conozca de la Litis sobre Derechos Registrados tendiente a nulidad de venta y desalojo, respecto de la Parcela núm. 209, del Distrito Catastral núm. 7, del municipio y provincia de Santiago, en consecuencia: a) Declara bueno y válido, el Acto núm. 83, folio núm. 49, instrumentado en fecha 15 de diciembre del año 2006, por el Dr. S.A.C., Notario Público de los del número para el municipio de Santiago, mediante el cual, el hoy finado, D.A.F.A., hizo una donación entre vivos a la señora M.A.G., de una porción de terreno que mide trescientos (300) metros² dentro de la Parcela núm. 209, del Distrito Catastral núm. 7, del municipio y provincia de Santiago; b) Ordena a la señora M.A.G., dominicana, mayor de edad, soltera, portadora de la Cédula de Identidad y Electoral núm. 031-0092195-0; a que se provea por ante la Dirección regional de Mensuras Catastrales del Departamento Norte, para que, de acuerdo a los requisitos y exigencias que manda la ley, inicie el correspondiente proceso de individualización de los derechos de que se trata, dentro de la Parcela núm. 209 del Distrito Catastral núm. 7 del municipio Santiago; c) Rechaza solicitud hecha por la parte demandante del pago de un astreinte de Cincuenta Mil Pesos (RD$50,000.00) diarios, como medida conminatoria y pecuniaria por cada día que transcurran en abandonar la propiedad de que se trata, contra los señores M.A.G. y J.G., por ser improcedente y mal fundada; d) Rechaza solicitud hecha por la parte demandante de ejecución provisional de la presente decisión, por ser improcedente, mal fundada y carente de base legal; e) Declara la incompetencia de este tribunal para conocer de la acción en nulidad del Acto de Venta, con firmas legalizadas en fecha 15 de diciembre del año 2006, por el Dr. S.A.C., Notario Público de los del número para el municipio de Santiago, mediante el cual, el hoy finado, D.A.F.A., vendió a favor de la señora M.A.G., una porción de terreno con una extensión superficial de 300.00 metros², dentro de la Parcela núm. 209, del Distrito Catastral núm. 7, del municipio y provincia de Santiago y ordena a las partes que se provean por ante la Cámara Civil y Comercial del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de Santiago, por ser esta la jurisdicción competente para conocer de la misma, toda vez que se trata de una acción de carácter personal; Tercero: Se ordena al Registrador de Títulos de Santiago, radiar y cancelar, cualquier anotación de oposición o nota preventiva inscrita o registrada en los libros de ese departamento, con motivo de esta litis, que exista sobre la Parcela núm. 209, del Distrito Catastral núm. 7, del municipio de Santiago; Cuarto: Compensa las costas del procedimiento, en razón de que las partes ha sucumbido en diferentes puntos de sus conclusiones; Quinto: Se ordena, la notificación de esta sentencia, por acto de alguacil, a todas las partes envueltas en la litis de que se trata, así como a sus respectivos abogados”; 6to.: Condena al pago de las costas del procedimiento a los sucesores de D.A.F.A., señores D.A.F.A., Aris, A.J., M.A., C.A., M.I., J.D., E.A., K.D., R., B., A.N., V., Yesenia e Idalis, todos de apellido F., a favor y provecho de los L.dos. R.H.L. y L.O.R., quienes afirman estarlas avanzado en su totalidad”;

Considerando, que el artículo 82 de la Ley núm. 108-05 de Registro Inmobiliario, en lo que se refiere al recurso de casación establece lo siguiente: “Es la acción mediante la cual se impugna una decisión dictada por un Tribunal Superior de Tierras. El procedimiento para interponer este recurso estará regido por la Ley sobre Procedimiento de Casación y los reglamentos que se dicten al respecto”;

Considerando, que el recurrente en su memorial introductivo proponen, contra la sentencia impugnada, los siguientes medios de casación: “Primer Medio: Violación de los textos legales; contradicción de motivos, violación de la ley; Segundo Medio: Desnaturalización de los Hechos. Insuficiencia de motivos. Falta de Valoración de las pruebas sometidas al debate”;

En cuanto a la inadmisibilidad del recurso de casación Considerando, que la parte recurrida en su memorial de defensa, de fecha 22 de julio del 2015, propone, de manera principal, que sea declarado inadmisible el presente recurso de casación por falta de calidad de la parte recurrente;

Considerando, que esta Tercera Sala de la Suprema Corte de Justicia procede, en primer término, a examinar el medio de inadmisión propuesto, a fin de determinar la admisibilidad o no del presente recurso de casación, por tratarse de un asunto de carácter perentorio y de orden público establecer si el recurso de casación aludido ha sido interpuesto conforme a las formalidades que establece la Ley sobre Procedimiento de Casación;

Considerando, que del estudio del memorial de defensa arriba descrito, se evidencia que la parte recurrida en la parte petitoria del indicado memorial, solicita la inadmisibilidad del presente recurso de casación por falta de calidad del recurrente, alegando que este no se ha individualizado por la falta de la cédula de identidad personal;

Considerando, que en ese sentido, la calidad de las partes para recurrir en casación está establecida para todos los que han sido parte en el proceso y tienen interés en el mismo, por consiguiente, los sucesores del Finado D.A.F., señores I.F., A.J.F., M.A.F., C.A.F., M.I.F., J.D.F., E.A.F., K.D.F., R.B.F., A.N.F., V.F., Y.F. e Idalis, todos de apellido F., quienes han formado parte del proceso conocido ante los jueces de fondo, siendo en apelación parte perdidosa en el proceso, tienen la calidad e interés para interponer el presente recurso de casación, en consecuencia, esta Tercera Sala de la Suprema Corte de Justicia, rechaza el presente medio de inadmisión y procede a conocer el fondo del mismo;

En cuanto al fondo del recurso

Considerando, que la parte recurrente, en el desarrollo de sus dos medios de casación, reunidos para su estudio por su vinculación y por conveniencia para la mejor solución del presente caso, expone en síntesis: “que la Corte a-qua en su sentencia viola el artículo 909 del Código Civil que establece lo siguiente: “Los doctores en medicina y cirugía, practicantes y farmacéuticos que hayan asistido a una persona en su última enfermedad, no podrán aprovecharse de las disposiciones entre vivos o testamentarias que aquella hiciere en su favor mientras estuviere enferma.”; en razón de que se comprobó y quedó establecido, a través de las declaraciones de testigos en el Tribunal y de la misma recurrida, señora M.A.G., que ella era enfermera del señor D.A.F.A., por lo que la citada disposición legal prohíbe las donaciones entre un enfermo y el personal que le asiste, sin embargo, la Corte tomó como bueno y válido dicho acto de donación; que, el recurrente sigue indicando en su memorial de casación, que el informe pericial sobre la firma realizada del señor D.A.F.A., hoy fallecido, no es concluyente, ya que solo indica que la firma es “compatible”, pero no indica si es o no es falsa, ni establece una opinión, por lo que el indicado informe no cumple con los objetivos por los que fue solicitado, sin embargo, los jueces no obstante la facultad que le otorgar el artículo 322 del Código de Procedimiento Civil, que establece en síntesis: “que cuando no les sean los informes, lo suficientemente aclaratorios, podrían solicitar un nuevo informe”, no hizo uso del mismo, ni tampoco del artículo 1324 del Código Civil, que ordena la verificación de firma cuando los herederos o causahabientes declaran no conocerlas”; Considerando, que la parte recurrente sigue alegando en su memorial: “que la Corte a-qua no tomó en cuenta que al momento de aprobar la supuesta donación el señor D.A.F.A. estaba casado, lo cual violenta los artículos 1421 y 1422 del Código Civil, que establece a ambos esposos la administración de los bienes de la comunidad, y que solo ambos podrán enajenarlos, hipotecarlos, etc., ya que la esposa no firmó el referido acto de donación, por lo que el mismo es nulo”;

Considerando, que, indica el recurrente además: “que la Corte aqua no valoró las irregularidades que se reúnen en el presente caso, en que además, de lo más arriba planteado existe duplicidad de actos, en uno una venta del hoy finado señor D.A.F.A. a favor de su enfermera, la recurrida señora M.A.G., cuyo pago del precio no se verifica, y luego aparece una donación a favor de la señora ya indicada, por lo que las situaciones expuestas son razones suficientes para declarar nulo el referido acto”;

Considerando, que asimismo, indica el recurrente que la Corte a-qua no valoró las pruebas, tanto testimoniales como documentales, ni los hechos y circunstancias que se desarrollaron en las audiencias celebradas; que en ese orden de ideas, expresa el recurrente que la Corte a-qua no valoró a fondo el acto de donación ni las irregularidades de que está afectada la misma, al transferir un derecho no obstante aparecer el donador como casado, y sin que firmara la indicada esposa el referido documento, lo que lo hace anulable, así como también no respondió la Corte como debía el caso de la dualidad de actos y solo se refiere a dicha situación declarándose incompetente, cuando debió referirse al mismo, por lo que la sentencia, objeto del presente recurso, no establece motivos suficientes para justificar su decisión ni ponderó aspectos importantes del fallo, sobre la nulidad del acto de donación, la no firma de la esposa, el Informe Pericial inconcluso del Instituto Nacional de Ciencias Forenses, (Inacif), los testimonios que justifican que la relación laboral entre el finado y la señora M.A.G., era de enfermera y que en la audiencia celebrada 8 de mayo del 2013, se hizo constar que la cédula de identidad de la señora M.A.G., aparece en su ocupación como enfermera y ella misma declaró ante el Tribunal de Primer Grado, en fecha 14 de febrero del 2012, que ella atendía al señor D.A.F.A. y que era su enfermera; por lo que concluye el recurrente, expresando que la Corte a-qua falló sin el menor fundamento ni base legal el presente caso sobre unos bienes que componen la masa sucesoral y sin realizar una evaluación integral de cada uno de los elementos probatorios sometidos al debate, despojando de su derecho a la co-propietaria del inmueble, que adquirió conjuntamente con el finado, señora M.Y.N.; por lo que solicita la casación de la sentencia impugnada”;

Considerando, que del análisis de la sentencia, hoy impugnada en casación, se desprende que los motivos que justifican su fallo, son los siguientes: a) que apoderado el Tribunal Superior de Tierras de un recurso de apelación parcial (principal) y de un recurso de apelación incidental (parcial), estableció, luego del estudio de los documentos puestos a su disposición, como la comunicación de fecha 11 de marzo del 2008, realizada por parte de la abogada apoderada de los sucesores del hoy finado D.A.F.A., L.. N.M.M.D., en la cual comunica a la señora M.A.G. que prescindían de sus servicios como empleada doméstica, hecho corroborado por la L.da. N.M.M.D., en audiencia pública, y los demás testimonios obtenidos en la instrucción del caso ante la Corte a-qua; que contrariamente a lo establecido por el Juez de Primer Grado, la verdadera relación laboral de la donataria, señora M.A.G. con el donante, señor D.A.F.A., era como doméstica y no como enfermera, como se había establecido; b) que en ese mismo orden, la Corte a-qua comprobó que en la compulsa notarial, del Acto Auténtico núm. 83, folio núm. 49, de fecha 15 de diciembre del año 2006, legalizada por el Dr. S.A.C.V., Notario Público de los del número de Santiago, se hace constar que el señor D.A.F.A., dona en vida a favor de la señora M.A.G. una porción de terreno de trescientos (300) metros², dentro de la Parcela núm. 209 del Distrito Catastral núm. 7 del municipio y provincia Santiago; c) que en el informe pericial realizado a la firma del donador, el señor D.A.F.A., en fecha 10 de Junio de 2011, por el Instituto Nacional de Ciencias Forenses, (Inacif), se hace constar que la firma que aparece en el acto de donación es compatible con la firma y rasgos caligráficos del donante señor D.A.F.A., firma ratificada por el notario actuante, el Dr. S.A.C., quien compareciera a la audiencia de fecha 14 de febrero del año 2012, celebrada por la Corte a-qua, siendo estos los fundamentos cardinales para acoger el acto de donación como bueno y válido;

Considerando, que esta Tercera Sala de la Suprema Corte de Justicia, luego de analizados los medios de casación indicados y los motivos expuestos por los Jueces de la Corte a-qua en la sentencia hoy impugnada, comprueba como un hecho no controvertido que la profesión de la donataria, M.A.G., es enfermera; sin embargo y contrario a lo decidido en primer grado, los Jueces de la Corte a-qua determinaron y así lo hicieron constar en su sentencia, hoy recurrida en casación, que la verdadera naturaleza en la relación laboral entre la donataria, señora M.A.G. y el donante señor D.A.F.A., era la de empleada doméstica y no la de enfermera; criterio sostenido por la Corte a-qua en virtud de los testimonios ofrecidos y principalmente por la comunicación escrita dada por los hoy continuadores jurídicos del finado D.A.F.A., a través de su abogada apoderada N.M., donde se comunica a la señora M.A.G. que prescindían de sus servicios como empleada doméstica del señor D.F. y de toda su familia;

Considerando, que en ese orden de ideas, resultó evidente para los jueces de Corte a-qua, a través de los hechos y elementos probatorios examinados por ellos, que en la especie la verdadera relación laboral era la de doméstica y no la de enfermera; que en ese sentido, esta Tercera Sala de la Suprema Corte de Justicia, considera que los jueces de fondo han formado su criterio bajo fundamentos sólidos, los cuales salen del ámbito del estudio y análisis del presente recurso, en razón de que esta Tercera Sala de la Suprema Corte de Justicia debe respetar las valoraciones de los hechos presentados ante los jueces de fondo, salvo los casos de desnaturalización, situación que no se evidencia en el presente caso; que si bien, en principio, debe ser valorada la condición de enfermera de la señora M.A.G., no es esta una situación que por sí sola establezca como un hecho incuestionable que en el presente caso ha sido la relación laboral ejercida, siempre y cuando, como en el caso de la especie, se compruebe mediante otros hechos la verdadera naturaleza de la relación laboral, que es a través de los hechos comprobados y de los elementos de pruebas presentados por las partes, que los jueces han llegado a determinar que la naturaleza de la relación de trabajo de la señora G. era la de doméstica, en consecuencia, no se evidencia la violación al artículo 909 del Código Civil Dominicano;

Considerando, que en cuanto al alegato planteado por la parte recurrente en casación contra el informe pericial, dicho informe hace constar, y así es plasmado en la sentencia impugnada, que la comparación de firmas realizadas por el señor D.A.F.A., es compatible con la que aparece en el Acto de Donación núm. 83, folio 49, de fecha 15 de diciembre del año 2006, instrumentado por el Notario Público, el Dr. S.A.C., quien ratificó en audiencia el acto de donación, así como la voluntad expresada por el donante de ceder una porción de terreno de 300 metros dentro de la parcela en litis a favor de la señora M.A.F.; que en el presente alegato, lo que ha cuestionado la parte hoy recurrente es que se estableciera en dicho informe la palabra “compatible” y no se expresara literalmente si es o no falso, sin embargo, el uso de un vocablo o palabra, la cual por demás es entendible, no justifica que la Corte a-qua considere necesario realizar una nueva verificación de firma, cuando la conclusión del mismo es clara y se acompaña de otros hechos que certifica la credibilidad de la misma, que si bien el juez, de oficio, puede ordenar medidas para aclarar los hechos, esto aplica cuando así resulte necesario, que por igual, si una de las partes se considera agraviada o no satisfecha con el resultado de un peritaje, puede impugnar el mismo y solicitar una nueva verificación, siendo facultad del juez o de los jueces de fondo comprobar la pertinencia o no de la solicitud, conforme la fundamentación del peticionario, por lo que esta Tercera Sala de la Suprema Corte de Justicia no aprecia eficacia ni justificación en el presente alegato;

Considerando, que además, la parte recurrente sostiene que la Corte a-qua no tomó en cuenta que el señor D.A.F. se encontraba casado, por tanto incurre en violación a los artículo 1421 y 1422 del Código Civil que establece la administración de los bienes por ambos esposos, que en ese punto, de los hechos verificados por la Corte a-qua en su sentencia y de los elementos de prueba que sostienen el presente recurso de casación, se comprueba que ciertamente el señor D.A.F.A., al momento de obtener sus derechos dentro de la Parcela núm. 209 del Distrito Catastral núm. 7 del municipio y provincia de Santiago, amparado en la Constancia Anotada del Certificado de Título núm. 32, se hace constar como casado, sin embargo, el área donada en vida por el referido señor D.A.F.A., a favor de la señora M.A.G., es solo de 300 mts., de un área total de 3,046 Mts., es decir, que el área donada en vida por el señor D.A.F.A., cuya voluntad y consentimiento fue probada, no afecta el 50% que le correspondería a su cónyuge, ya que lo donado entra dentro del 50% que le correspondía en derecho al hoy finado D.A.F., y que podía disponer de esta porción, conforme a las facultades que le otorga la ley, específicamente el artículo 919 del Código Civil, que en ese sentido, no se verifica la alegada violación al bien patrimonial a favor de la cónyuge superviviente ni se evidencia que ante los jueces de fondo se haya demostrado, a través de inventario y elementos probatorios, que se haya excedido en la donación, poniendo en riesgo la reserva hereditaria, o que se haya solicitado o argumentado ante dichos jueces a los fines de ejecutar las disposiciones establecidas en el artículo 920 y siguientes del Código Civil, relativo a la acción en reducción, por tanto, lo argumentado es un elemento no comprobable, por consiguiente, se rechaza;

Considerando, que es por los hechos evidenciados y los documentos que fueron aportados, que los jueces de fondo establecieron la validez del documento de que se trata y ordenaron su ejecución, conforme a lo dispuesto en su dispositivo, por tanto, carece de pertinencia y efectividad el vicio alegado, en consecuencia, procede rechazar los medios arriba indicados;

Considerando, que por último, en cuanto a la nulidad del acto de venta, de fecha 16 de diciembre del 2006, suscrito por el hoy finado, señor D.A.F.A., y la señora M.A.G., con relación a una porción de terreno de trescientos (300) metros cuadrados, dentro de la refería parcela en litis, la Corte a-qua establece lo siguiente: “que el Juez a-quo hizo buena aplicación del derecho, ya que se declaró incompetente para conocer de la nulidad del acto supra indicado, toda vez, que aunque se refiere a terreno registrado, el mismo no ha sido ejecutado en la oficina de Registro de Títulos, motivo por el cual deviene en incompetencia del Tribunal de Tierras, debido a que quien debe pronunciar la nulidad o no de dicho acto es el tribunal civil ordinario por ser el competente”, procediendo la Corte a-qua bajo dicho criterio, a confirmar el literal E, de la sentencia de primer grado, en cuanto al punto indicado;

Considerando, que del análisis del vicio invocado por la parte recurrente en relación a la dualidad de actos, esta además de dirigir, de manera muy general, su crítica contra la sentencia, no establece ni explica el agravio ocasionado por la declaratoria de incompetencia para conocer el Contrato de Venta, sino que únicamente indica que la Corte a-qua no dio motivos suficientes, sobre un acto que no le beneficiaba su conocimiento ni tampoco demostró que el mismo fuera relevante para el proceso, o decisorio al momento del fallo dado por los jueces de la Corte a-qua, en razón de que el acto en el cual se sustenta la sentencia hoy atacada, es el acto de donación y no el acto de venta;

Considerando, que sin embargo, esta Tercera Sala de la Suprema Corte de Justicia, al momento de examinar los motivos en los cuales la Corte a-qua sustentó su incompetencia para decidir sobre la venta, ha comprobado que los mismos se basan en supuestos erróneos y sin ningún criterio jurídico, al indicar el tribunal de alzada que la competencia para conocer de la nulidad de un contrato de venta sobre un inmueble que se encuentra debidamente registrado, depende de que el acto debatido se encuentre o no ejecutado ante el Registro de Títulos, ya que dicha jurisdicción en virtud de lo que establece la norma que la rige, la Ley núm. 108-05 de Registro Inmobiliario, en su artículo 3, establece lo siguiente: “La jurisdicción Inmobiliaria tiene competencia exclusiva para conocer de todo lo relativo a derechos inmobiliario y su registro en la Republica Dominicana, desde que se solicita la autorización para la mensura y durante toda la vida jurídica del inmueble, salvo en los casos expresamente señalados en la presente ley”; que esta competencia incluye cualquier solicitud que implique el cuestionamiento a la validez de actos traslativos de derechos dentro de terrenos registrados, que pretenda o persigan su registro o impliquen una variación en la titularidad del derecho de propiedad; por lo que dicha Jurisdicción, contrario a lo decidido por los Jueces de la Corte a-qua, sí es competente para conocer de la nulidad alegada, sin embargo, el acto en cuestión, conforme a los hechos planteados e instruidos por los jueces de fondo, no ha tenido en la toma de decisión ninguna relevancia o indicio que permita sostener que el mismo podría hacer variar la suerte final de lo decidido por los jueces de fondo, que tampoco ese punto fue tomado como elemento preponderante para decidir como lo han hecho los Jueces del Tribunal de Segundo Grado; por lo que esta Tercera Sala de la Suprema Corte de Justicia, en virtud de la técnica casacional de sustitución de motivos, procede a sustituir los motivos erróneos ofrecidos por la Corte a-qua en la forma que ha sido indicado en la presente sentencia y rechaza el recurso de casación de que se trata, por sostenerse la sentencia, hoy impugnada, en otros motivos y justificaciones que resultan suficientes y bien fundados, lo que permite mantener el dispositivo de la decisión.

Por tales motivos; Primero: Rechaza el recurso de casación interpuesto por los Sucesores del Finado D.A.F.A., los señores I., A.J., M., A.F. y compartes, contra la sentencia dictada por el Tribunal Superior de Tierras del Departamento Norte, el 23 de abril del 2015, en relación a la Parcela núm. 209 del Distrito Catastral núm. 7, del municipio y provincia de Santiago, cuyo dispositivo se ha copiado en parte anterior del presente fallo; Segundo: Condena a la parte recurrente al pago de las costas y ordena su distracción en provecho del L.. L.O.R. y el L.. R.H.H.L., quienes afirman haberlas avanzado en su totalidad.

Así ha sido hecho y juzgado por la Tercera Sala de lo Laboral, Tierras, Contencioso Administrativo y Contencioso Tributario de la Suprema Corte de Justicia y la sentencia pronunciada por la misma, en la ciudad de Santo Domingo de G., Distrito Nacional, capital de la República, en su audiencia pública del 20 de marzo de 2019, años 176° de la Independencia y 156° de la Restauración.

(Firmados).-M.R.H.C.H. .R.C.P.Á. .-M.A.F.L..-

La presente sentencia ha sido dada y firmada por los señores Jueces que figuran al pie, en la audiencia pública del día, mes y año en ella expresados y fue firmada, leída y publicada por mí, Secretaria General, que certifico.

La presente copia se expide en Santo Domingo, Distrito Nacional, hoy 2 de abril del año 2019, para los fines correspondientes. Exonerada de pagos de impuestos y sellos de impuesto internos.

C.A.R.V.

Secretaria general.