Sentencia nº 107 de Suprema Corte de Justicia, del 14 de Mayo de 2012.

Fecha de Resolución14 de Mayo de 2012
EmisorSegunda Sala

Fecha: 14/05/2012

Materia: Penal

Recurrente(s): M.A.C.

Abogado(s): Dr. J.V.S., L.. A.T.S.

Recurrido(s): V.C.

Abogado(s): Dr. Bacilio Gerardo

Intrviniente(s):

Abogado(s):

Dios, Patria y Libertad

República Dominicana

En Nombre de la República, la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia, regularmente constituida por los Jueces M.C.G.B., P.; E.E.A.C., A.A.M.S. e H.R., asistidos de la Secretaria General, en la Sala donde celebra sus audiencias, en la ciudad de Santo Domingo de G., Distrito Nacional, hoy 14 de mayo de 2012, años 169° de la Independencia y 149° de la Restauración, dicta en audiencia pública, como Corte de Casación, la siguiente sentencia:

Sobre el recurso de casación interpuesto por M.A.C., dominicano, mayor de edad, cédula de identidad y electoral núm. 090-0015215-8, domiciliado y residente en la calle M.T.S. núm. 60, sector Las Cañitas, Distrito Nacional, imputado y civilmente responsable, contra la sentencia dictada por la Sala de la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de Santo Domingo el 31 de agosto de 2011, cuyo dispositivo se copia más adelante;

Oído al alguacil de turno en la lectura del rol;

Oído al recurrente M.A.C., dominicano, mayor de edad, cédula de identidad y electoral núm. 090-0015215-8, domiciliado y residente en la calle M.T.S. núm. 60, sector Las Cañitas, Distrito Nacional;

Oído al recurrido V.C., dominicano, mayor de edad, cédula de identidad y electoral núm. 090-0002190-8, domiciliado y residente en la calle Proyecto I, núm. 16. Sabana Grande de Boyá, provincia Monte Plata;

Oído al Dr. J.V.S., en la lectura de sus conclusiones, actuando a nombre y representación del recurrente M.A.C.;

Oído al Dr. B.G., en la lectura de sus conclusiones, actuando a nombre y representación de la parte interviniente, V.C.;

Visto el dictamen del Magistrado Procurador General de la República;

Visto el escrito motivado suscrito por los Licdos. J.V.S.E. y A.T.S., actuando a nombre y representación del recurrente M.A.C., depositado el 28 de octubre de 2011, en la secretaría de la Corte a-qua, mediante el cual interpone dicho recurso de casación;

Visto el escrito de contestación suscrito por el Dr. B.G., actuando a nombre y representación de la parte interviniente, V.C., depositado el 16 de diciembre de 2011, en la secretaría de la Corte a-qua;

Visto la resolución de la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia del 24 de febrero de 2012, que declaró admisible el recurso de casación citado precedentemente, fijando audiencia para conocerlo el 28 de marzo de 2012;

Visto la Ley núm. 25 de 1991, modificada por la Leyes núms. 156 de 1997 y 242 de 2011;

La Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia, después de haber deliberado y visto la Constitución de la República, los Tratados Internacionales suscritos por la República Dominicana y los artículos 393, 394, 397, 399, 400, 418, 419, 425, 426 y 427 del Código Procesal Penal; la Ley núm. 278-04 sobre Implementación del Código Procesal Penal, instituido por la Ley 76-02 y la resolución núm. 2529-2006 dictada por la Suprema Corte de Justicia;

Considerando, que en la sentencia impugnada y en los documentos que en ella se refieren, son hechos constantes los siguientes: a) que el 29 de abril de 2009, ocurrió un accidente de tránsito en la curva del Cruce de Toñe del municipio de Sábana Grande de B., provincia Monte Plata, entre la camioneta marca Mitsubishi, registro núm. L163131, propiedad de F.I., asegurada por Seguros Pepín, S.A., conducido por M.A.C., y la camioneta marca Toyota, placa núm. L034807, propiedad de A.J.A. de S., asegurada por Seguros Pepín, S.A., conducida por V.C., quien a raíz del accidente sufrió graves lesiones; b) que para el conocimiento del asunto fue apoderado el Juzgado de Paz del municipio de Monte Plata, el cual dictó su sentencia el 16 de febrero de 2011, cuyo dispositivo es el siguiente: "En cuanto al aspecto penal: PRIMERO: Se declara culpable al señor M.A.C. de violar los artículos 61 letra c y 65 de la Ley 241, sobre Tránsito de Vehículo de Motor, modificada por la Ley 114-99, en perjuicio de V.C., en consecuencia se le condena al pago de Mil Pesos (RD$1,000.00) de multa; SEGUNDO: Se condena al señor M.A.C. al pago de las costas penales del procedimiento; en cuanto al aspecto civil: TERCERO: En cuanto al aspecto civil se declara buena y válida en cuanto a la forma la constitución en actor civil, por haber sido hecha de conformidad con la ley, en cuanto al fondo se acoge en parte dicha constitución y en consecuencia se condena al señor M.A.C. al pago de una indemnización de Cien Mil Pesos (RD$100,000.00) en beneficio de V.C., por los daños materiales sufridos; CUARTO: Se condena al señor M.A.C. al pago de las costas civiles del procedimiento, ordenando su distracción a favor y provecho del Dr. B.G., quien afirma haberlas avanzado en su totalidad; QUINTO: Se declara común y oponible a la Junta Municipal del Distrito Municipal de G., el aspecto civil, de la presente decisión, hasta el monto de la póliza"; que con motivo del recurso de alzada interpuesto, intervino la decisión ahora impugnada, dictada por la Sala de la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de Santo Domingo el 31 de agosto de 2011, y su dispositivo es el siguiente: "PRIMERO: Rechaza el recurso de apelación interpuesto por el Licdo. S.G.A., en nombre y representación del señor M.A.C., en fecha 8 de marzo del año 2011, en contra de la sentencia núm. 13/2011, de fecha 16 del mes de febrero del año 2011, dictada por el Juzgado de Paz del municipio de Monte Plata, cuyo dispositivo es el siguiente: ‘En cuanto al aspecto penal: Primero: Se declara culpable al señor M.A.C. de violar los artículos 61 letra c y 65 de la Ley 241, sobre Tránsito de Vehículo de Motor, modificada por la Ley 114-99, en perjuicio de V.C., en consecuencia se le condena al pago de Mil Pesos (RD$1,000.00) de multa; Segundo: Se condena al señor M.A.C. al pago de las costas penales del procedimiento; en cuanto al aspecto civil: Tercero: En cuanto al aspecto civil se declara buena y válida en cuanto a la forma la constitución en actor civil, por haber sido hecha de conformidad con la ley, en cuanto al fondo se acoge en parte dicha constitución y en consecuencia se condena al señor M.A.C. al pago de una indemnización de Cien Mil Pesos (RD$100,000.00) en beneficio de V.C., por los daños materiales sufridos; Cuarto: Se condena al señor M.A.C. al pago de las costas civiles del procedimiento, ordenando su distracción a favor y provecho del Dr. B.G., quien afirma haberlas avanzado en su totalidad; Quinto: Se declara común y oponible a la Junta Municipal del Distrito Municipal de G., el aspecto civil, de la presente decisión, hasta el monto de la póliza’; SEGUNDO :Confirma en todas sus partes la sentencia recurrida; TERCERO: Condena al recurrente al pago de las costas procesales";

Considerando, que el recurrente M.A.C., invoca en su recurso de casación, en síntesis, los medios siguientes: "Primer Medio: Inobservancia o errónea aplicación de orden legal, constitucional o contenidas en los pactos internacionales en materia de derechos humanos. La Corte a-qua no valoró los elementos probatorios en su justa dimensión, la sentencia impugnada incurre en los vicios denunciados, toda vez que da por cierto que hubo una concurrencia de faltas de los dos conductores y establece que el vehículo resultó con la parte delantera totalmente destruido, lo que no ocurrió en la especie, puesto que el vehículo de la supuesta víctima fue impactado por la parte trasera"; Segundo Medio: Violación al artículo 141 del Código de Procedimiento Civil y al artículo 50 del Código Procesal Penal, en razón de que las víctimas, primero hicieron acopio del principio electa una vía y demandaron por lo civil y luego persiguieron la acción penal y la acción civil accesoria a la penal, podemos ver con claridad meridiana esa actuación con la sentencia certificada emitida por el Juzgado de Paz del municipio de Sabana Grande de B., según su sentencia civil marcada con el núm. 374-2009 de fecha 18 de diciembre de 2009, es decir, son las mismas partes envueltas en el presente recurso de casación, el señor V.C. y M.A.C., el primero demandante y el segundo demandado, a lo que la Corte a-qua no se pronunció, por el contrario dio por establecido que en la sentencia atacada no se advertía ninguna prueba de dicho pedimento, razón por la cual estamos depositando nuevamente la sentencia civil certificada, así como el acto introductivo de la demanda en daños y perjuicios marcado con el núm. 60/2009 del ministerial P.A.T.C., Alguacil de Estrado por ante el Juzgado de Paz del municipio de Sabana Grande de Boyá, incoada por V.C. contra el hoy recurrente; Tercer Medio: Inobservancia o errónea aplicación de orden legal, constitucional o contenidas en los pactos internacionales en materia de derechos humanos. Si observamos el dispositivo, ordinal 5to., de la sentencia dictada por el tribunal de primer grado, se establece que se declara común y oponible a la Junta Municipal del Distrito Municipal de G., el aspecto civil de la presente decisión, hasta el monto de la póliza, a lo que el recurrente establece que no se trata de una compañía aseguradora para establecer con dicho dispositivo la oponibilidad hasta el monto de la póliza, por lo que se conjugan los vicios denunciados";

Considerando, que para fallar como lo hizo, la Corte a-qua dio por establecido, lo siguiente: "1) Que en el desarrollo del primer motivo de su recurso de apelación, el recurrente alega lo siguiente: La falta, contradicción o ilogicidad manifiesta en la motivación de la sentencia o cuando esta se funde en prueba obtenida ilegalmente o incorporada en violación a los principios del juicio oral; de los hechos materiales relatados por el imputado, los testigos y de los documentos debatidos en el juicio se deduce que el Tribunal a-quo en función de juez de fondo de la causa no fundamentó la decisión, no dice cuales fueron las razones por las que adoptó su decisión; que podemos ver que la sentencia contiene una enumeración de los elementos de pruebas que fueron sometidos al debate por cada una de las partes, incluso en el considerando 4 de la página 8 se establece que el vehículo resultó con la parte delantera totalmente destruida, lo que resulta totalmente contradictorio, toda vez que el vehículo de la supuesta víctima fue impactado por la parte trasera según las fotografías aportadas y el acta policial y por las declaraciones vertidas en la audiencia por el testigo a cargo, aspectos éstos que no fueron ponderados por el Juez a-quo; que en el considerando número 23 de la página 12 de la sentencia, el juez establece que la concurrencia de faltas en el inciso c, la falta de la víctima radicó en introducirse a la carretera de forma brusca sin tomar la debida precaución, violentando el deber de ceder el paso a los vehículos que transitan por la vía principal, se desprende de todo esto que existe una clara contradicción de la sentencia y su dispositivo; 2) Que del examen de la sentencia recurrida, se desprende que para decidir en la forma que lo hizo, el Tribunal de primer grado dijo haber dado por establecido lo siguiente: "que a partir de una valoración global y armónica de los elementos que nos han parecido creíbles y útiles y en aplicación del artículo 336 del Código Procesal Penal, que indica que "la sentencia no puede tener por acreditados otros hechos u otras circunstancias que las descritas en la acusación y en su caso, en su ampliación, salvo cuando favorezcan al imputado", para la determinación de la verdad se desprenden como hechos acreditados, en el aspecto penal, los siguientes: a) Que en fecha 29/04/2009, mientras el imputado M.A.C., conducía el vehículo, tipo camioneta, marca Mitsubishi, color verde/gris, con registro núm. L163131, al dirigirse a la curva, bajando del puente B., chocó con el vehículo, tipo camioneta, marca Toyota, color gris, placa núm. L034807, en el cual se encontraba el señor V.C., junto a otros pasajeros, resultando el vehículo con la parte delantera totalmente destruida. Otorgando como calificación jurídica la violación a los artículos 61 letra c y 65 de la Ley 241, modificada por la Ley 114/99"; b) Que a consecuencia de este choque resultó la camioneta del señor V.C., con daños; C) Que como causa del accidente hubo una concurrencia de faltas, tanto del imputado como de la víctima, ya que el imputado cometió una imprudencia consistente en conducir de manera torpe, descuidada y a velocidad excesiva, al no prestar suficiente atención al camino, de forma tal que pudiera ver a tiempo a la víctima señor V.C., y no pudo frenar o detenerse para evitar chocar con el mismo, y la falta de la víctima V.C., radicó en introducirse a la carretera (vía principal) de forma brusca, sin tomar la debida precaución, violentando el deber de ceder el paso a los vehículos que transitan por la vía principal"; 3) Que el recurrente aduce en síntesis, que el tribunal de primer grado en función de juez de fondo del proceso, no fundamentó su decisión porque no dice cuales fueron las razones por las que adoptó su decisión; que en el considerando 4 de la página 8 se establece que el vehículo resultó con la parte delantera totalmente destruida, lo que resulta totalmente contradictorio; 4) Que el recurrente invoca además, "que en el considerando número 23 de la página 12 de la sentencia, el juez establece que la concurrencia de faltas en el inciso c) y que la falta de la víctima radicó en introducirse a la carretera de forma brusca sin tomar la debida precaución, violentando el derecho de ceder el paso a los vehículos que transitan por la vía principal, se desprende de todo esto que existe una clara contradicción de la sentencia y su dispositivo"; 5) Que del examen de la sentencia recurrida, no se advierte ninguna contradicción en las consideraciones expuestas por el tribunal de primer grado, pues en las mismas, los juzgadores, proceden a examinar las conductas observadas tanto por el imputado como por la víctima en la conducción de sus respectivos vehículos, estableciendo la concurrencia o dualidad de faltas de ambos, lo cual, en modo alguno constituye alguna contradicción, sino que, por el contrario, para determinar las respectivas responsabilidades penales en el accidente automovilístico que se trata, el Tribunal a-quo establece cuales fueron las causas eficientes y generadoras del siniestro hecho, entendiendo esta Corte que ambas partes incurrieron en igual proporción a la comisión del hecho, por lo que procede desestimar dichos alegatos; 6) Que aun cuando el recurrente no establece en qué consiste la contradicción señalada por el respecto del considerando número 4 contenido en la página 8 de la decisión impugnada, del examen de la sentencia, esta Corte no advierte ninguna contradicción, pues en este considerando el tribunal de primer grado solamente se limita a expresar la teoría del caso, como bien se puede apreciar en el considerando 5 que constituye una continuación del anterior número 4, sin establecer los juzgadores ninguna exposición de motivos en los cuales se refleje alguna tendencia sobre la causa eficiente y generadora del accidente, por lo que procede desestimar dichos alegatos; 7) Que en el desarrollo del segundo motivo de su recurso de apelación, el recurrente invoca lo siguiente: Falta de estatuir y violación al principio electa una vía, toda vez que en el considerando 8 de la página 8 de la sentencia se establece lo solicitado por la defensa técnica entre otras cosas: "en el aspecto civil que sea rechazada la constitución en autoría civil por ser la misma violatoria a la Constitución de la República y al artículo 50 en su segundo párrafo del Código Procesal Penal", pero además le depositamos copia certificada de la sentencia emitida por el Juzgado de Paz de Sabana Grande de Boyá, y que no dicha sentencia se pudo comprobar que los actores civiles habían escogido la vía civil y luego pretendiendo llevar la acción civil accesoria a la penal, punto éste que no fue contestado por el juez de primer grado; 8) Que el considerando 8 de la página 8, al cual hace alusión el recurrente en su recurso de apelación, textualmente expresa lo siguiente: "Que la defensa técnica ha concluido solicitando: Primero: En cuanto al aspecto penal que se declare no culpable a nuestro representado, por la falta penal que se declare no culpable nuestro representado, por la falta exclusiva de la víctima; Segundo: En el aspecto civil, que sea rechazada la constitución en autoría civil, por ser la misma violatoria a la constitución de la republica y al artículo 50 en su segundo párrafo del Código Procesal Penal; Tercero: Que sean condenado los actores civiles al pago de la costa civil del procedimiento a favor y provecho del abogado que representa la defensa técnica del imputado por haberla avanzado en su totalidad y haréis justicia"; 9) Que tal como puede advertirse de la simple lectura de dicho considerando, el mismo lo que contiene son solamente las conclusiones formuladas en toda su integridad por la defensa técnica del imputado, respecto del fondo de la litis, y en las cuales, en su ordinal segundo, referente al aspecto civil, la defensa técnica del imputado, solicita que "sea rechazada la constitución en autoría civil por ser la misma violatoria a la Constitución de la República y al artículo 50 en su segundo párrafo del Código Procesal Penal"; 10) Que contrario a lo aducido por el recurrente, del examen de la sentencia recurrida, particularmente en la parte correspondiente al análisis del aspecto civil, se comprueba que el tribunal de primer grado da respuesta a las conclusiones formuladas por la defensa técnica del imputado respecto del aspecto civil, haciendo un uso adecuado del contenido de los artículos 50 y 118 del Código Procesal Penal, al establecer la responsabilidad civil del imputado, de lo cual, no se evidencia ninguna falta de estatuir y por otra parte, independientemente de que el recurrente no ha probado la violación a la regla electa una vía, del examen de la sentencia recurrida, no se evidencia ninguna a dicha regla, pues la acción civil ha sido llevada en todo momento por ante la jurisdicción penal y el recurrente no ha aportado ningún medio de prueba fehaciente que evidencie el ejercicio de la acción civil por parte de los demandantes en el caso que se trata, por ante la jurisdicción civil, por lo que procede desestimar dichos alegatos; 11) Que contrario a lo alegado por los recurrentes en su recurso de apelación, del examen de la sentencia recurrida, se evidencia que la decisión impugnada contiene una relación completa y detallada de los hechos y circunstancias de la causa, donde el tribunal de primer grado establece cual fue la causa eficiente y generadora del accidente así como los elementos constitutivos de la responsabilidad civil, tomando en consideración los medios de prueba aportados al juicio de manera contradictoria, dando motivos suficientes y pertinentes que justifican su parte dispositiva, sin desnaturalización alguna, lo que ha permitido a esta Corte verificar que en el caso de la especie, salvo a lo que corresponde al monto indemnizatorio, se hizo una acertada apreciación de los hechos y una correcta aplicación la ley";

Considerando, que de lo anteriormente transcrito se evidencia que la referida inobservancia o errónea aplicación del orden legal, constitucional o contenidas en los pactos internacionales en materia de derechos humanos, invocada por el imputado recurrente en su primer medio de casación, toda vez que la Corte a-qua no realizó una justa valoración de los medios probatorios en toda su dimensión, pues da por cierto que existió una dualidad de faltas y establece que el vehículo de la víctima resultó con la parte delantera totalmente destruida, lo cual no es cierto, ya que fue impactado en la parte trasera de su vehículo, resulta infundado e improcedente, puesto que contrario invoca el recurrente la Corte a-qua realizó una correcta aplicación de la ley, en razón de que quedó claramente comprobado que en el accidente en cuestión concurrió una dualidad de faltas, lo que contribuyó a determinar las causas eficientes y generadoras del accidente, sin que pueda considerarse contradicción alguna;

Considerando, que en relación al segundo aspecto del medio que se examina, no es cierto que la Corte a-qua haya dado como un hecho establecido y fijado que el vehículo conducido por el actor civil fuera impactado en la parte delante del mismo, como erróneamente arguye el recurrente M.A.C. en su escrito de casación, que al examinar la sentencia dictada por el tribunal de primer grado se pone en evidencia que cuando el tribunal refiere en el considerando 4 de la página 8, que el vehículo resultó con la parte delantera totalmente destruida, lo hace al señalar que la acusación que sustenta el presente proceso se fundamenta en el supuesto de….; por consiguiente, al no comprobarse los vicios denunciados, procede desestimar el medio invocado;

Considerando, que como un segundo medio de casación el recurrente M.A.C., refiere violación al artículo 141 del Código de Procedimiento Civil y al artículo 50 del Código Procesal Penal, argumentando que el tribunal omitió estatuir sobre el hecho de que las víctimas habían hecho elección de la una vía y demandaron por lo civil y luego persiguieron la acción penal y la acción civil accesoria a la penal, no obstante habérsele depositado la sentencia civil marcada con el núm. 374-2009 de fecha 18 de diciembre de 2009, que lo demostraba; sin embargo sobre este planteamiento no se pronunció la Corte a-qua;

Considerando, que contrario invoca el recurrente, del examen de la sentencia impugnada se advierte que en relación al planteamiento anterior la Corte a-qua tuvo a bien contestar: "7) Que el considerando 8 de la página 8, al cual hace alusión el recurrente en su recurso de apelación, textualmente expresa lo siguiente: "Que la defensa técnica ha concluido solicitando: Primero: En cuanto al aspecto penal que se declare no culpable a nuestro representado, por la falta penal que se declare no culpable nuestro representado, por la falta exclusiva de la víctima; Segundo: En el aspecto civil, que sea rechazada la constitución en autoría civil, por ser la misma violatoria a la constitución de la republica y al artículo 50 en su segundo párrafo del Código Procesal Penal; Tercero: Que sean condenado los actores civiles al pago de la costa civil del procedimiento a favor y provecho del abogado que representa la defensa técnica del imputado por haberla avanzado en su totalidad y haréis justicia"; 8) Que tal como puede advertirse de la simple lectura de dicho considerando, el mismo lo que contiene son solamente las conclusiones formuladas en toda su integridad por la defensa técnica del imputado, respecto del fondo de la litis, y en las cuales, en su ordinal segundo, referente al aspecto civil, la defensa técnica del imputado, solicita que "sea rechazada la constitución en autoría civil por ser la misma violatoria a la Constitución de la República y al artículo 50 en su segundo párrafo del Código Procesal Penal"; 9) Que contrario a lo aducido por el recurrente, del examen de la sentencia recurrida, particularmente en la parte correspondiente al análisis del aspecto civil, se comprueba que el tribunal de primer grado da respuesta a las conclusiones formuladas por la defensa técnica del imputado respecto del aspecto civil, haciendo un uso adecuado del contenido de los artículos 50 y 118 del Código Procesal Penal, al establecer la responsabilidad civil del imputado, de lo cual, no se evidencia ninguna falta de estatuir y por otra parte, independientemente de que el recurrente no ha probado la violación a la regla electa una vía, del examen de la sentencia recurrida, no se evidencia ninguna a dicha regla, pues la acción civil ha sido llevada en todo momento por ante la jurisdicción penal y el recurrente no ha aportado ningún medio de prueba fehaciente que evidencie el ejercicio de la acción civil por parte de los demandantes en el caso que se trata, por ante la jurisdicción civil, por lo que procede desestimar dichos alegatos"; por consiguiente, al no haber incurrido la Corte a-qua en omisión de estatuir, procede desestimar el medio examinado;

Considerando, que el alegado vicio de inobservancia o errónea aplicación de disposiciones de orden legal, constitucional o contenidas en los pactos internacionales en materia de derechos humanos, contenido en el tercer medio de casación planteado por el imputado recurrente M.A.C., donde manifiesta que si observamos el ordinal 5to., del dispositivo de la sentencia dictada por el Tribunal de primer grado, se observa que declara común y oponible el aspecto civil del proceso a la Junta Municipal del Distrito Municipal de G., hasta el monto de la póliza; constituye un medio nuevo, que no puede invocarse por ante esta Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia, en funciones de Corte de Casación, dado que del análisis de la sentencia impugnada así como de los documentos a que ella se refiere se evidencia que el recurrente no había formulado ningún pedimento formal ni implícito en la jurisdicción de fondo, en el sentido ahora alegado por él; que, en consecuencia, el medio analizado debe ser desestimado por constituir un medio nuevo presentado por primera vez en casación;

Por tales motivos, Primero: Admite como interviniente a V.C. en el recurso de casación interpuesto por M.A.C., contra la sentencia dictada por la Sala de la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de Santo Domingo el 31 de agosto de 2011, cuyo dispositivo se copia en parte anterior de la presente decisión; Segundo: Rechaza el referido recurso de casación; Tercero: Condena al recurrente al pago de las costas penales del proceso, y al pago de las costas civiles del procedimiento, ordenando su distracción en provecho del Dr. B.G., quien afirma haberlas avanzado en su totalidad.

Firmado: M.C.G.B., E.E.A.C., A.A.M.S., H.R., G.A., Secretaria General.

La presente sentencia ha sido dada y firmada por los señores Jueces que figuran en su encabezamiento, en la audiencia pública del día, mes y año en él expresados, y fue firmada, leída y publicada por mí, Secretaria General, que certifico.