Sentencia nº 41 de Suprema Corte de Justicia, del 9 de Noviembre de 2011.

Fecha de Resolución: 9 de Noviembre de 2011
Emisor:Tercera Sala
 
CONTENIDO

Fecha: 09/11/2011

Materia: Laboral

Recurrente(s): P. de los Santos Reyes Caba

Abogado(s): L.. R.A.A.C., M.A.N.

Recurrido(s): Compañía de Servicios Especializados de Protección, Seguridad, S.A., SEPROSA, C.G.G.

Abogado(s):

Intrviniente(s):

Abogado(s):

Dios, Patria y Libertad

República Dominicana

En Nombre de la República, la Tercera Sala de la Suprema Corte de Justicia, dicta en audiencia pública la siguiente sentencia:

Sobre el recurso de casación interpuesto por P. de los S.R.C., dominicano, mayor de edad, con cédula de identidad y electoral núm. 002-0065946-4, domiciliado y residente en la calle Primera núm. 18, del sector Los Ramírez, A.H., de esta ciudad, contra la sentencia dictada por la Primera Sala de la Corte de Trabajo del Distrito Nacional el 15 de marzo de 2011, cuyo dispositivo se copia más adelante;

Oído al alguacil de turno en la lectura del rol;

Oído en la lectura de sus conclusiones al Lic. R.A.A.C., abogado del recurrente;

Visto el memorial de casación depositado en la Secretaría de la Primera Sala de la Corte de Trabajo del Distrito Nacional el 6 de abril de 2011, suscrito por los Licdos. R.A.A.C. y M.A.N., con cédulas de identidad y electoral núms. 001-0564307-6 y 001-0072397-2, respectivamente, abogados del recurrente, mediante el cual proponen los medios que se indican más adelante;

Visto la Resolución núm. 1323-2011 dictada por la Suprema Corte de Justicia el 4 de julio de 2011, mediante la cual declara el defecto de los recurridos Compañía de Servicios Especializados de Protección y Seguridad, S. A. (Seprosa) y C.G.G.;

Visto la ley núm. 25 de 1991, modificada por la ley núm. 156 de 1997, y los artículos 1 y 65 de la Ley sobre Procedimiento de Casación;

La CORTE, en audiencia pública del 2 de noviembre de 2011, estando presentes los Jueces: J.L.V., presidente; J.A.S., E.R.P. y P.R.C., asistidos de la Secretaria General y después de haber deliberado los jueces signatarios de este fallo;

Considerando, que en la sentencia impugnada y en los documentos a que ella se refiere, consta lo siguiente: a) que en ocasión de la demanda laboral interpuesta por el actual recurrente P. de los Santos Reyes Caba contra los recurridos Compañía de Servicios Especializados de Protección y Seguridad, S. A. (Seprosa) y C.G.G., la Sexta Sala del Juzgado de Trabajo del Distrito Nacional dictó el 17 de septiembre de 2010 una sentencia con el siguiente dispositivo: “Primero: Declara regular y válida en cuanto a la forma, la demanda laboral de fecha 12 de julio de 2010, incoada por el señor P. de los Santos Reyes Caba en contra de Servicios Especializados de Protección y Seguridad, S. A. (Seprosa) y señor C.G.G., por haber sido interpuesta de conformidad con la ley que rige la materia; Segundo: En cuanto al fondo, declara resuelto el contrato de trabajo que por tiempo indefinido vinculara al señor P. de los S.R.C. con la empresa Servicios Especializados de Protección y Seguridad, S. A. (Seprosa) y señor C.G.G., por dimisión justificada, ejercida por el trabajador y con responsabilidad para el empleador; Tercero: Acoge, con las modificaciones que se han hecho constar en esta misma sentencia, la demanda de que se trata, y en consecuencia condena a la empresa Servicios Especializados de Protección y Seguridad, S. A. (Seprosa) y señor C.G.G., a pagar a favor del señor P. de los S.R.C., las prestaciones laborales y derechos siguientes, en base a un tiempo de labores de dieciocho (18) años y seis (6) meses, un salario mensual de RD$7,142.00 y diario de RD$299.71: a) 28 días de preaviso, ascendentes a RD$8,391.88; b) 420 días de auxilio de cesantía, ascendentes a RD$125,878.20; c) 18 días de vacaciones no disfrutadas, ascendentes a RD$5,394.78; d) la proporción del salario de navidad del año 2010, ascendente a RD$3,870.71; e) la participación en los beneficios de la empresa del año 2009, ascendentes a la suma de RD$17,982.60; f) dos (2) meses y cinco (5) días de salario, en aplicación del ordinal 3ro. del artículo 95 del Código de Trabajo, ascendentes a RD$15,782.55; alcanzando el total de las presentes condenaciones la suma de Ciento Setenta y Siete mil Trescientos con 72/00 Pesos (RD$177,300.72); Cuarto: Condena a la empresa Servicios Especializados de Protección y Seguridad, S. A. (Seprosa) y al señor C.G.G., a pagar a favor del señor P. de los S.R.C., la suma de Quinientos Mil Pesos (RD$500,000.00), por concepto de los daños y perjuicios sufridos por el demandante, de conformidad con las razones anteriormente expuestas; Quinto: Condena, a la empresa Servicios Especializados de Protección y Seguridad, S. A. (Seprosa) y al señor C.G.G., al pago de las costas del procedimiento, en provecho de los Licdos. R.A.A.C. y M.A.N., quienes afirman haberlas avanzado en su totalidad”; b) que sobre el recurso de apelación interpuesto contra esta decisión intervino la sentencia objeto de este recurso, cuyo dispositivo reza así: “Primero: En cuanto a la forma, declara regular y válido el recurso de apelación interpuesto en fecha once (11) del mes de noviembre del año Dos Mil Diez (2010), por el Sr. P. de los S.R.C., contra sentencia núm. 334/2010, relativa al expediente laboral núm. 055-10-00481, dictada en fecha diecisiete (17) del mes de septiembre del año Dos Mil Diez (2010), por la Sexta Sala del Juzgado de Trabajo del Distrito Nacional, por haber sido interpuesto de conformidad con la ley; Segundo: Rechaza el fin de inadmisión planteado por la empresa demandada originaria Servicios Especializados de Protección y Seguridad (Seprosa), y el Sr. C.G.G., fundado en la caducidad de la demanda, por los motivos expuestos en esta misma sentencia; Tercero: Excluye del proceso al Sr. C.G.G., por los motivos expuestos en esta misma sentencia; Cuarto: En cuanto al fondo del presente recurso de apelación interpuesto por la empresa Servicios Especializados de Protección y Seguridad (Seprosa), acoge las pretensiones contenidas en el mismo, en consecuencia, revoca la sentencia apelada, declara la terminación del contrato de trabajo existente entre las partes por dimisión injustificada, ejercida por el demandante contra la empresa demandada, sin responsabilidad para ésta última, rechaza la instancia introductiva de la demanda, y acoge el presente recurso de apelación, por los motivos expuestos en esta misma sentencia; Quinto: Ordena a la empresa Servicios Especializados de Protección y Seguridad (Seprosa), pagar al Sr. P. de los S.R.C., los siguientes concepto: proporciones del salario de navidad y vacaciones correspondientes al tiempo laborado durante el año 2009, hasta la fecha de terminación del contrato de trabajo, ocurrido el doce (12) del mes de julio del año Dos Mil Diez (2010), en base a un salario de Siete Mil Seiscientos Pesos con 00/100 (RD$7,600.00) mensuales, y rechaza el pedimento de participación en los beneficios (bonificación), en base a un salario de Siete Mil Seiscientos con 00/100 (RD$7,600.00) pesos mensuales; Sexto: Rechaza los pedimentos del demandante originario de Quinientos Mil con 00/100 (RD$500,000.00) pesos, más Veinte Millones con 00/100 (RD$20,000,000.00) de pesos, por concepto de alegados daños y perjuicios, por los motivos expuestos en esta misma sentencia; Sétimo: Condena a la parte sucumbiente, Sr. P. de los S.C., al pago de las costas del proceso, ordenando su distracción a favor y provecho de los Licdos. M.E.B.S. y F.M.S. Garrido, abogados que afirman haberlas avanzado en su totalidad”;

Considerando, que el recurrente propone el siguiente medio de casación: Único: Falta de ponderación, valoración y apreciación de las pruebas tanto escritas, como la certificación expedida por la tesorería de la seguridad social (DIDA), así como pruebas testimoniales;

Considerando, que el artículo 641 del Código de Trabajo, declara que no serán admisibles los recursos de casación contra las sentencias cuyas condenaciones no excedan de veinte salarios mínimos;

Considerando, que la sentencia impugnada condena a la recurrida pagar al recurrente las siguientes sumas: a) Cuatro Mil Cuatrocientos Treinta y Tres Pesos con 33/00 (RD$4,433.33), por proporción del salario de navidad, correspondiente al año 2009; b) Mil Quinientos Cuarenta y Cuatro Pesos con 24/00 (RD$1,544.24), por 8 días de vacaciones, lo que hace un total de Cinco Mil Novecientos Setenta y Siete Pesos con 57/00 (RD$5,977.57);

Considerando, que al momento de la terminación del contrato de trabajo de que se trata estaba vigente la Resolución núm. 1-2007, dictada por el Comité Nacional de Salarios en fecha 2 de mayo de 2007, que establecía un salario mínimo de Siete Mil Trescientos Sesenta Pesos con 00/00 (RD$7,360.00), por lo que el monto de veinte salarios mínimos ascendía a la suma de Ciento Cuarenta y Siete Mil Doscientos Pesos con 00/00 (RD$147,200.00), cantidad, que como es evidente no es excedida por la totalidad de las condenaciones que impone la sentencia impugnada, por lo que el recurso de que se trata debe ser declarado inadmisible, de conformidad con lo que prescribe el artículo 641 del Código de Trabajo, sin necesidad de examinar el medio propuesto.

Por tales motivos, Primero: Declara inadmisible por caduco el recurso de casación interpuesto por P. de los S.R.C., contra la sentencia dictada por la Primera Sala de la Corte de Trabajo del Distrito Nacional el 15 de marzo de 2011, cuyo dispositivo se ha copiado en parte anterior del presente fallo; Segundo: Declara que no procede condenación en costas, en vista de que por haber incurrido en defecto, los recurridos no hicieron tal pedimento.

Así ha sido hecho y juzgado por la Tercera Sala de la Suprema Corte de Justicia, y la sentencia pronunciada por la misma, en la ciudad de Santo Domingo de G., Distrito Nacional, capital de la República, en su audiencia pública del 9 de noviembre de 2011, años 168° de la Independencia y 149° de la Restauración.

Firmado: J.L.V., J.A.S., E.R.P., P.R.C., G.A., Secretaria General.

La presente sentencia ha sido dada y firmada por los señores Jueces que figuran al pie, en la audiencia pública del día, mes y año en ella expresados, y fue firmada, leída y publicada por mí, Secretaria General, que certifico.