PAPELES NOTARIALES Y SENTENCIAS EN LA FUNDACIÓN DE SAN FRANCISCO DE MACORÍS

PAPELES NOTARIALES Y SENTENCIAS EN LA FUNDACIÓN DE SAN FRANCISCO DE MACORÍS

Edwin Espinal Hernández

La mayoría de las ciudades dominicanas no cuentan en sus anales con documentos que comprueben su fundación. La propia naturaleza de su aparición hizo imposible legar un testimonio escrito. Las surgidas en los años iniciales de la conquista y la colonización (La Vega, Santiago, Puerto Plata, Santo Domingo) nacieron de la necesidad de tener dominio sobre los territorios indígenas o el control de la producción económica, y del día de su entrada en la Historia no consta prueba alguna, aunque se ha querido sugerir que su fundación se produjo en las fechas dedicadas a honrar a sus santos patronos.

San Francisco de Macorís constituye una excepción a esta particularidad de nuestra historia municipal, ya que existen varios documentos de los cuales es posible extractar aspectos de la trayectoria de la que luego sería la tercera ciudad de la República.

El primero de ellos es tenido como su “acta fundacional” y se trata de un acto auténtico levantada por el escribano público y de cabildo Dionicio de la Rocha el 20 de septiembre de 1778 en “el paraje nombrado el Rincón de San Francisco junto al río Jaya”, sitio donde sería establecida la nueva villa. El “descenso” a este lugar lo hizo en compañía del Alcalde Mayor de Santiago, Joaquín Pueyo (sic) Urriez, así como “de los dueños del Hato Grande y Sitio de San Francisco” y de don Juan de Alvarado, apoderado general de éstos, para “reconocer y elegir el terreno que sea más proporcionado para la población”. Habiéndose escogido el paraje citado, el escribano dio fe de la demarcación del “cuadro del pueblo, su egido, dehesa, pasto común, labor y cultivo, leñas, maderas y demás precisos a la fundación”, en el terreno comprendido entre la “quebrada” de Hato Grande, la sabaneta de los Maguelles y el río Jaya. También hace constar que “enterados los dueños de dicho terreno de su extensión, cantidad y calidad, hicieron donación de él a su Magestad (sic)” y que la delimitación de las tierras se hizo con “pilares”. (Esos hitos fueron localizados y verificados en 1884, 1890 y 1928, según consta en sendas actas del Ayuntamiento de San Francisco de Macorís y en un acto instrumentado por el notario público Lic. D. Antonio Guzmán L.)

La pluralidad de dueños delRincón de San Francisco a que alude este acto nos remite a establecer que el mismo era un terreno comunero, o sea que originalmente había sido de un propietario...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba