La solicitud de amparo electoral

 
EXTRACTO GRATUITO

Los derechos fundamentales juegan un papel muy importante en el constitucionalismo contemporáneo. Las noras que garantizan y protegen su respeto junto con aquellas que consagran la forma de Estado y las que establecen el sistema económico, son decisivas para definir el modelo constitucional de una sociedad. La Constitución proclama un tipo de Estado donde depende en gran medida el alcance y significación que en ellas se les asigna a los derechos fundamentales, los cuales están condicionados en su contenido por el tipo de estado de derecho en que se formulan.

Los derechos fundamentales responden a un sistema de valores y principios de alcance universal. En el plano subjetivo, siguen actuando como garantías de la libertad individual donde se complementa la defensa de los aspectos sociales y colectivos; en el plano objetivo, han asumido una dimensión institucional a partir de la cual su contenido debe funcionalizarse para la consecución de los fines y valores constitucionalmente proclamados. De esto se desprende la inmediata incidencia de los derechos fundamentales en la convivencia política, por tal motivo estos derechos aparecen como una referencia obligada en las constituciones. Hoy a los derechos fundamentales les corresponde un importante cometido legitimador de las formas constitucionales del estado de derecho, ya que constituyen los presupuestos del consenso sobre el que se debe edificar cualquier sociedad democrática, conformando la garantía esencial de un proceso político, libre y abierto.

Aunque en la concepción clásica del derecho fundamental no se estableció el derecho a la participación ciudadana en la conformación, ejercicio y control del poder político, hoy su trascendencia sobrepasa los límites para formar parte dentro del status activae civitatis de los derechos fundamentales. Los derechos políticos permiten a las personas participar en la formación de la voluntad del Estado como miembro de la comunidad política, a través del derecho a la participación en el ejercicio del derecho al sufragio, ya sea como elector o como elegible. El ejercicio de los derechos políticos permite la integración democrática de las personas en la sociedad participando en la formación y el ejercicio del poder. A través del ejercicio de estos derechos se posibilita la garantía de legitimación democrática del poder, al tiempo que, se condicionan y delimitan las experiencias más decisivas en la vida social de los individuos.

Sin embargo, es posible que...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA