Sentencia nº 6 de Suprema Corte de Justicia, del 1 de Julio de 1998.

Fecha de Resolución: 1 de Julio de 1998
Emisor:Tercera Sala
 
CONTENIDO

D., Patria y Libertad

República Dominicana

En Nombre de la República, la Cámara de Tierras, L., Contencioso-Administrativo y Contencioso-Tributario de la Suprema Corte de Justicia, regularmente constituida por los Jueces J.G.V., J.L.V., J.A.S. y E.R.P., asistidos de la Secretaria General, en la Sala donde celebra sus audiencias, en la ciudad de Santo Domingo de G., Distrito Nacional, hoy 1ro. de julio de 1998, años 155º de la Independencia y 135º de la Restauración, dicta en audiencia pública, como Corte de Casación, la siguiente sentencia:

Sobre el recurso de casación interpuesto por M.C., dominicano, mayor de edad, portador de la cédula personal de identidad No. 40322, serie 2, domiciliado y residente en la calle T.J.N. 16, Bayona, de esta ciudad, contra la sentencia dictada en atribuciones laborales por la Segunda Sala de la Corte de Trabajo del Distrito Nacional, el 29 de junio de 1994, cuyo dispositivo se copia más adelante;

Oído al alguacil de turno en la lectura del rol;

Oído al Lic. H.B. por sí y por el Lic. L.T., abogados del recurrente, en la lectura de sus conclusiones;

Oído al Dr. H.L., en representación del Dr. S.O.V. de los Santos, abogado de la recurrida Laboratorios Miss Key, C. por A., en la lectura de sus conclusiones;

Visto el memorial de casación depositado en la Secretaría de la Suprema Corte de Justicia, el 1ro. de septiembre de 1994, suscrito por los licenciados H.B.B.A. y L.G.T., portadores de las cédulas personal de identidad Nos. 242181 y 27130, series 11 y 13 respectivamente, abogados del recurrente, en el cual se proponen los medios que se indican más adelante;

Visto el memorial de defensa, suscrito por el Dr. S.O.V.S., portador de la cédula personal de identidad No. 18303, serie 12, abogado de la recurrida Laboratorios Miss Key, C. por A., el 1ro. de noviembre de 1994;

Visto el auto dictado el 29 de julio de 1998 por el Magistrado J.G.V., Presidente de la Cámara de Tierras, L., Contencioso-Administrativo y Contencioso-Tributario de la Suprema Corte de Justicia, por medio del cual se llama a sí mismo, en su indicada calidad, juntamente con los M.J.L.V., J.A.S. y E.R.P., Jueces de esta Cámara, para integrar la misma en la deliberación y fallo del recurso de casación de que se trata, de conformidad con las Leyes Nos. 684 de 1934 y 926 de 1935;

Vista la Ley No. 25 de 1991, modificada por la Ley No. 156 de 1997; La Cámara de Tierras, Laboral, Contencioso-Administrativo y Contencioso-Tributario de la Suprema Corte de Justicia, después de haber deliberado y visto los textos legales invocados por la recurrente y los artículos 1, 20 y 65 de la Ley sobre Procedimiento de Casación;

Considerando, que en la sentencia impugnada y en los documentos a que ella se refiere consta lo siguiente: a) que con motivo de una demanda laboral intentada por el recurrente contra la recurrida, el Juzgado de Paz de Trabajo del Distrito Nacional, dictó el 12 de junio de 1992, una sentencia con el siguiente dispositivo: "PRIMERO: Se declara injustificado el despido y resuelto el contrato de trabajo que ligaba a las partes por culpa del patrono y con responsabilidad para el mismo; SEGUNDO: Se condena a L.M.K. y/oA.B., a pagarle al Sr. M.C., las siguientes prestaciones laborales: 24 días de preaviso, 30 días de auxilio de cesantía, 14 días de vacaciones, regalía pascual, bonificación, más el pago de los seis (6) meses de salario por aplicación del ordinal 3ro., del artículo 84 del Código de Trabajo, todo en base a un salario de RD$1,800.00 pesos quincenal; TERCERO: Se condena al demandado L.M.K. y/oA.B., al pago de las costas y se ordena la distracción en provecho del L.. L.G.T., quien afirma haberlas avanzado en su totalidad"; b) que sobre el recurso interpuesto intervino la sentencia ahora impugnada, cuyo dispositivo dice: "PRIMERO: Declara regular y válido en cuanto a la forma el recurso de apelación interpuesto por Laboratorios Miss Key y/o A.B., contra sentencia del Juzgado de Paz de Trabajo del Distrito Nacional, del 12 de junio de 1992, dictada a favor de M.C., cuyo dispositivo se copia en otra parte de esta misma sentencia; SEGUNDO: Relativamente al fondo acoge en todas sus partes el referido recurso de apelación, y obrando por propio y contrario imperio, revoca en todas sus partes la sentencia del 12 de junio de 1992, dictada por el Juzgado de Paz de Trabajo del Distrito Nacional; y en consecuencia rechaza por improcedente, mal fundada y carente de pruebas la demanda por despido injustificado intentada por el citado trabajador; TERCERO: Condena a la parte que sucumbe M.C., al pago de las costas, ordenando su distracción en provecho del Dr. S.O.V. de los Santos, abogado que afirma haberlas avanzado en su totalidad";

Considerando, que el recurrente propone los medios siguientes: Primer Medio: Violación a los artículos 141, 149 y 150 del Código de Procedimiento Civil y el artículo 549 del viejo Código de Trabajo (violación al derecho de defensa); Segundo Medio: Faltas procesales y violación a las reglas de las pruebas; Tercer Medio: Falta de base legal (inobservancia de los documentos, falta de motivos); En cuanto a la caducidad del recurso:

Considerando, que en su memorial de defensa, el recurrido plantea la inadmisibilidad del recurso alegando que el mismo se interpuso después de transcurrido el plazo de un mes que establece el artículo 641 del Código de Trabajo para recurrir en casación;

Considerando, que del estudio del expediente abierto en ocasión del presente recurso de casación, se verifica que la demanda intentada por el recurrente se originó mediante acto No. 394-91, instrumentado por el ministerial J.M.P. el 25 de noviembre de 1991, cuando todavía estaba vigente el Código de Trabajo de 1951, cuyo artículo 691, disponía: "Mientras no estén funcionando los tribunales de trabajo creados por el presente Código, los procedimientos en caso de litigio seguirán siendo regidos por los artículos 47 al 63 bis, inclusive, de la Ley No. 637 sobre Contratos de Trabajo";

Considerando, que la referida Ley No. 637, establecía en su artículo 50, que "el recurso de casación contra las sentencias de los tribunales de trabajo, estará abierto en todos los casos y se regirá por las reglas de la Ley sobre Procedimiento de Casación", la cual en su artículo 5 dispone que el recurso de casación se interpondrá mediante un memorial que deberá ser depositado en la Secretaría de la Suprema Corte de Justicia, en los dos meses de la notificación de la sentencia";

Considerando, que habiendo sido notificada la sentencia objeto del presente recurso, el 6 de julio de 1994 y depositado el memorial contentivo del recurso de casación el 1ro. de septiembre de 1994, tal como lo admite la recurrida, es obvio que el mismo fue interpuesto dentro del plazo de dos meses establecido por el artículo 5 de la Ley sobre Procedimiento de Casación, razón por la cual la caducidad invocada carece de fundamento y debe ser desestimada;

Considerando, que en el desarrollo del tercer medio el recurrente expresa, en síntesis, lo siguiente: "En el expediente había documentos depositados bastantes y suficientes que probaban de manera clara y convincente todos los hechos de la demanda, incluyendo la naturaleza del contrato de trabajo, como son: volantes de cheques quincena por quincena cobrados por el trabajador M.C. que probaban el contrato de trabajo, su naturaleza indefinida, el salario y el tiempo. También se había depositado en el expediente un informe de un inspector de la Secretaría de Estado de Trabajo que probaba el despido del señor M.C. de la empresa, no obstante haber sido este despido admitido en el primer grado, por Laboratorio Miss Key, C. por A., y/o A.B. al solicitar una medida del informativo testimonial para probar la justa causa del despido, prueba esta que no hizo, según se puede observar en la sentencia del primer grado. Todos esos documentos no fueron ponderados por la Corte. Es obligación del juez de fondo observar y ponderar los documentos que le han sido sometidos al debate";

Considerando, que para justificar su fallo la Corte a-qua expresa lo siguiente: "Que es de principio que el que alega un hecho en justicia debe probarlo por los medios de prueba establecidos por la ley; que corresponde al trabajador que invoca la terminación del contrato de trabajo por la voluntad unilateral del patrono, probar el despido de que ha sido objeto, cuando como en el caso de la especie, el empleador ha negado el hecho del despido; y el intimado no ha aportado, ya sea mediante escritos o declaración testimonial, la prueba de que fue despedido por la empresa recurrente";

Considerando, que la sentencia impugnada no ponderó el informe del 1 de noviembre de 1991, del inspector de trabajo P.M.O., que la sentencia indica fue depositada por el actual recurrente, en el cual dicho Inspector hace un relato de la investigación que realizara a raíz de la denuncia formulada por el señor M.C., ante las autoridades del trabajo, de haber sido despedido injustificadamente;

Considerando, que tampoco la sentencia impugnada examinó el pedimento de informativo testimonial hecho por la recurrida ante el Juzgado de Paz de Trabajo, con la finalidad de probar la justa causa del despido del demandante, acogido por el tribunal de primer grado, pero no efectuado por la falta de presentación de la prueba de que dicho despido había sido comunicado al departamento de trabajo en el plazo de 48 horas que disponía el artículo 81, del Código de Trabajo vigente en la época, pedimento y conclusiones que se encontraban consignados en la copia de la sentencia recurrida en apelación, depositada al efecto en el Tribunal a-quo;

Considerando, que la ponderación de dichos documentos pudo, eventualmente, variar la decisión impugnada, razón por la cual esta debe ser casada sin necesidad de examinar los demás medios del recurso;

Considerando, que cuando la sentencia es casada por violación de una regla procesal a cargo de los jueces, la Corte puede compensar las costas.

Por tales motivos, Primero: Casa la sentencia dictada por la Segunda Sala de la Corte de Trabajo del Distrito Nacional, el 29 de junio de 1994, cuyo dispositivo figura copiado en otra parte del presente fallo; Segundo: Envía el asunto por ante la Primera Sala de la Corte de Trabajo del Distrito Nacional; Tercero: Compensa las costas.

Firmado: J.G.V., J.L.V., J.A.S., E.R.P.. G.A., Secretaria General.

La presente sentencia ha sido dada y firmada por los señores Jueces que figuran en su encabezamiento, en la audiencia pública del día, mes y año en él expresados, y fue firmada, leída y publicada por mí, Secretaria General, que certifico.