Sentencia nº 6 de Suprema Corte de Justicia, del 3 de Julio de 2001.

Fecha de Resolución: 3 de Julio de 2001
Emisor:Tercera Sala
 
CONTENIDO

D., Patria y Libertad

República Dominicana

En Nombre de la República, la Cámara de Tierras, L., Contencioso-Administrativo y Contencioso-Tributario de la Suprema Corte de Justicia, regularmente constituida por los Jueces J.G.V., J.L.V., J.A.S. y E.R.P., asistidos de la Secretaria General, en la Sala donde celebra sus audiencias, en la ciudad de Santo Domingo de G., Distrito Nacional, hoy 7 de marzo del 2001, años 158º de la Independencia y 138º de la Restauración, dicta en audiencia pública, como Corte de Casación, la siguiente sentencia:

Sobre el recurso de casación interpuesto por S.M.C., S. A. Sewing Masters Company, entidad constituida de conformidad con las leyes de la República Dominicana, con su asiento social en la Zona Franca Industrial de La Vega, debidamente representada por su administrador general, Byung-Hae Chang, coreano, mayor de edad, domiciliado y residente en Bayacanes, La Vega, contra la ordenanza dictada por el Juez Presidente de la Cámara Laboral de la Corte de Trabajo del Departamento Judicial de La Vega, el 9 de junio del 2000, cuyo dispositivo se copia más adelante;

Oído al alguacil de turno en la lectura del rol;

Visto el memorial de casación, depositado en la Secretaría de la Corte de Trabajo del Departamento Judicial de La Vega, el 14 de junio del 2000, suscrito por el Lic. C.R.E.G., abogado de la recurrente, S.M.C., S. A. Sewing Master Company, mediante el cual se proponen los medios que se indican más adelante;

Visto el memorial de defensa, depositado en la Secretaría de la Suprema Corte de Justicia, el 30 de junio del 2000, suscrito por el Lic. E.A.H.M., abogado del recurrido, R.A.C.;

Vista la Ley No. 25 de 1991, modificada por la Ley No. 156 de 1997; La Cámara de Tierras, Laboral, Contencioso-Administrativo y Contencioso-Tributario de la Suprema Corte de Justicia, después de haber deliberado y visto los textos legales invocados por la recurrente y los artículos 1 y 65 de la Ley sobre Procedimiento de Casación;

Considerando, que en la sentencia impugnada y en los documentos a que ella se refiere, consta lo siguiente: a) que en ocasión de la demanda en referimiento interpuesta por la empresa S. M. C., S. A. Sewing Master Company, cuyo objeto persigue la suspensión de la sentencia laboral marcada con el No. 57 del 18 de mayo del 2000, el M.J.P. de la Corte de Trabajo del Departamento Judicial de La Vega dictó, el 9 de junio del 2000, una ordenanza con el siguiente dispositivo: "Primero: Declarar como buena y válida en cuanto a la forma la presente demanda en suspensión interpuesta por la empresa S. M. C., S. A. Sewing Master Company, S.A., contra el señor R.A.C., por haber sido interpuesta conforme a las normas y reglas que rigen la materia; Segundo: En cuanto al fondo se rechaza la presente demanda por improcedente, mal fundada y carente de base legal; y en consecuencia, se mantienen los efectos ejecutorios de la sentencia marcada con el No. 57 de fecha 18 de mayo del año Dos Mil (2000), dictada por el Juzgado de Trabajo del Distrito Judicial de La Vega; Tercero: Condenar a la empresa S. M. C. Sewing Master Company, S.A., al pago de las costas del procedimiento, ordenando su distracción a favor del L.. E.A.H., abogado que afirma haberlas avanzado en su totalidad";

Considerando, que la recurrente propone el siguiente medio de casación: Violación del artículo 8 de la Constitución de la República. Violación a los artículos 666 y 667 del Código de Trabajo y al Reglamento No. 258-93, para la aplicación del Código de Trabajo; En cuanto a la inadmisibilidad del recurso:

Considerando, que en su memorial de defensa la recurrente solicita sea declarada la inadmisibilidad del recurso invocando que el mismo no contiene los medios en que se funda, al tenor del artículo 642 del Código de Trabajo;

Considerando, que si bien lo hace de manera sucinta, la recurrente desarrolla el medio de casación en que se funda el recurso, permitiendo a esta corte examinar los vicios que imputa a la sentencia impugnada, la forma en que según ella, se cometieron y decidir sobre los mismos, razón por la cual el medio de inadmisibilidad carece de fundamento y debe ser desestimado;

Considerando, que en el desarrollo del medio de casación propuesto, la recurrente expresa, en síntesis, lo siguiente: que la ordenanza impugnada se limita a decir que los medios de ataque a la sentencia indicada no explican ni justifican la suspensión de la misma, violando su derecho de defensa, al ignorar los errores enunciados contra la sentencia cuya ejecución se pretendía suspender, como es haber obtenido una certificación de la Secretaría de Estado de Trabajo que no fue sometida a los debates y de la cual ella no se enteró; que el Tribual a-quo debió tomar en cuenta los errores procesales de la sentencia de primer grado y ordenar la suspensión de su ejecución;

Considerando, que la ordenanza impugnada expresa lo siguiente: "Que los criterios esgrimidos por el demandante respecto a la no ponderación de las pruebas y de que el juez hizo una mala aplicación de los hechos y el derecho constituye punto que colidan con el fondo del asunto y choca con una contestación seria, elementos los cuales le están vedados en su ponderación al Presidente de esta Corte en su atribución de los referimientos, por ser éstos asunto exclusivo del pleno de la Corte, en sus atribuciones ordinarias y al momento del conocimiento del recurso de apelación; que del análisis y ponderación del contenido de la sentencia impugnada, el Presidente de la Corte ha podido comprobar, esto independientemente del criterio del pleno de la Corte, que al hoy demandante en el tribunal de primer grado le fueron otorgadas todas las garantías de derecho para proponer sus medios de defensa, así como también que la sentencia pre-indicada fue dictada y obtenida en la forma regular y tal como manda la ley y que las medidas tomadas por el juez estaban dentro de las facultades conferidas a éste por la ley, lo que descarta que en la misma a las partes les fueron violentados sus sagrados derechos de defensa, siendo también del análisis de sus consideraciones que el presidente de esta corte ha comprobado y descarta que esta fuera el resultado de un exceso de poder del juzgador o que esté afectada de errores groseros que evidencia la nulidad de esta y por consecuencia su suspensión; que soslayándose los puntos esgrimidos por el demandado y que son cuestiones del fondo, al limitarse como punto del presente referimiento del demandante alegar que la sentencia cuya suspensión se persigue, violentando el derecho de defensa (Art. 8 de la Constitución) y al quedar demostrado y comprobar el presidente de esta corte que la sentencia cuya ejecución se pretende suspender se trata de una sentencia de pleno derecho y no haber demostrado la parte demandante la empresa S. M. C. Sewing Master Company, S.A., que la decisión impugnada fuere otorgada por un tribunal incompetente, en razón de la materia, que la misma se encuentre afectada de una nulidad evidente o que haya sido el producto de un error grosero, un exceso de poder o pronunciada en violación de su derecho de defensa; procede, en consecuencia, el rechazo de su demanda por improcedente, mal fundada y carente de base legal";

Considerando, que tal como lo expresa el Tribunal a-quo, el juez de los referimientos no puede analizar y decidir sobre vicios procesales atribuidos a una sentencia cuya ejecución se pretende suspender, por ser cuestiones a ser decididas por la Corte de Trabajo, en ocasión del conocimiento del recurso de apelación que se interponga contra dicha sentencia, salvo que los vicios generen un error grosero, un exceso de poder o una violación al derecho de defensa de la demandante en suspensión;

Considerando, que en la especie el Juez a-quo determinó que ninguno de esos vicios fueron cometidos por la sentencia de primer grado, dando motivos suficientes y pertinentes para justificar su fallo, razón por la cual el medio que se examina carece de fundamento y debe ser desestimado.

Por tales motivos, Primero: Rechaza el recurso de casación interpuesto por la S.M.C., S. A. Sewing Master Company, contra la ordenanza dictada por la Corte de Trabajo del Departamento Judicial de La Vega, el 9 de junio del 2000, cuyo dispositivo figura copiado en parte anterior del presente fallo; Segundo: Condena a la recurrente al pago de las costas, ordenando su distracción en provecho del L.. E.A.H.M., quien afirma haberlas avanzado en su totalidad.

Firmado: J.G.V., J.L.V., J.A.S., E.R.P.. G.A., Secretaria General.

La presente sentencia ha sido dada y firmada por los señores Jueces que figuran en su encabezamiento, en la audiencia pública del día, mes y año en él expresados, y fue firmada, leída y publicada por mí, Secretaria General, que certifica.