Sentencia nº 11 de Suprema Corte de Justicia, del 13 de Octubre de 1999.

Fecha de Resolución:13 de Octubre de 1999
Emisor:Tercera Sala
 
CONTENIDO

D., Patria y Libertad

República Dominicana

En Nombre de la República, la Cámara de Tierras, L., Contencioso-Administrativo y Contencioso-Tributario de la Suprema Corte de Justicia, regularmente constituida por los Jueces J.G.V., J.L.V., J.A.S. y E.R.P., asistidos de la Secretaria General, en la Sala donde celebra sus audiencias, en la ciudad de Santo Domingo de G., Distrito Nacional, hoy 13 de octubre de 1999, años 156º de la Independencia y 137º de la Restauración, dicta en audiencia pública, como Corte de Casación, la siguiente sentencia:

Sobre el recurso de casación interpuesto por Administración de Estaciones de Servicio, S. A. (ADESER), compañía constituida según las leyes de la República Dominicana, con sus principales oficinas y domicilio social en la avenida J.F.K. No. 10, de esta ciudad, debidamente representada por su Gerente de Recursos Humanos, L.. J.J.C., dominicano, mayor de edad, portador de la cédula de identidad y electoral No. 001-0144986-6, domiciliado y residente en esta ciudad, contra la ordenanza dictada por el Presidente de la Corte de Trabajo del Distrito Nacional, el 3 de diciembre de 1998, cuyo dispositivo se copia más adelante;

Oído al alguacil de turno en la lectura del rol;

Oído en la lectura de sus conclusiones al Dr. M.B. hijo, abogado de la recurrente, Administración de Estaciones de Servicio, S. A. (ADESER);

Oído en la lectura de sus conclusiones al Dr. A.P.S., abogado del recurrido, Sindicato de Trabajadores de Estaciones de Gasolina Shell-ADESER-CONSULPER;

Visto el memorial de casación del 11 de enero de 1999, depositado por ante la Secretaría de la Corte de Trabajo del Distrito Nacional, suscrito por el Dr. M.B. hijo, provisto de la cédula de identidad y electoral No. 001-0138704-1, abogado del recurrente, Administración de Estaciones de Servicio, S. A. (ADESER), mediante el cual propone los medios que se indican más adelante;

Visto el memorial de defensa depositado por ante la Secretaría de la Suprema Corte de Justicia, el 18 de enero de 1999, suscrito por el Dr. A.P.S., provisto de la cédula de identidad y electoral No. 001-0366756-4, abogado del recurrido, Sindicato de Trabajadores de las Estaciones de Gasolina Shell-ADESER- CONSULPER;

Vista la Ley No. 25 de 1991, modificada por la Ley No. 156 de 1997; La Cámara de Tierras, Laboral, Contencioso-Administrativo y Contencioso-Tributario de la Suprema Corte de Justicia, después de haber deliberado y visto los textos legales invocados por la recurrente y los artículos 1 y 65 de la Ley sobre Procedimiento de Casación;

Considerando, que en la ordenanza impugnada y en los documentos a que ella se refiere, consta lo siguiente: a) que en ocasión de la demanda en reposición inmediata de todos y cada uno de los trabajadores protegidos por el fuero sindical interpuesta por el Sindicato de Trabajadores de Estaciones de Gasolina Shell- ADESER-CONSULPER, contra Administración de Estaciones de Servicio, S. A. (ADESER), el Presidente de la Corte de Trabajo del Distrito Nacional, dictó el 3 de diciembre de 1998,una ordenanza con el siguiente dispositivo: "Primero: Declarar bueno y válido en cuanto a la forma, la demanda en referimiento tendente a obtener la reposición inmediata de todos y cada uno de los trabajadores protegidos por el fuero sindical, especialmente por los miembros de la directiva del Sindicato integrada por los Sres. A.R., J.E. y compartes, por haber sido incoada conforme a la ley; Segundo: Se declara la competencia del J.P. de esta Corte para conocer de la demanda en referimiento intentada por el Sindicato, por los motivos más arriba señalados; Tercero: Se declara admisible la demanda más arriba indicada, por los motivos antes expuestos; Cuarto: Se sobresee el conocimiento de la referida demanda hasta tanto el Juzgado de Trabajo del Distrito Nacional, decida sobre las demandas interpuestas por las partes en ocasión de la presente litis; Quinto: Se reservan las costas para que sigan la suerte de lo principal; Sexto: Se declara ejecutoria no obstante cualquier recurso que contra la misma se interponga";

Considerando, que la recurrente propone los medios de casación siguientes: Primer Medio: Falta de base legal y violación de los artículos 666 y 667 del Código de Trabajo; Segundo Medio: Violación al derecho de defensa. Desnaturalización de los hechos;

Considerando, que en el desarrollo de los dos medios de casación propuestos, los cuales se resumen para su examen, la recurrente expresa, en síntesis, lo siguiente: que la recurrida solicitó al tribunal que sean declarados nulos los supuestos despidos de los trabajadores protegidos por el fuero sindical en virtud de lo que establece el artículo 391 del Código de Trabajo y que la renuncia de los trabajadores al sindicato fue lograda por el empleador a través de presiones y constreñimiento y que las empresas demandadas, sean condenadas solidariamente a pagar la millonaria suma de Diez Millones de Pesos; que antes de proceder a la continuación del proceso, determinara si la concluyente tenía calidad de parte en el litigio, la prueba del interés legítimo para demandar en justicia y pedir la nulidad de los supuestos despidos, debiendo haber comprobado que en la especie no existen las empresas cuyos trabajadores integran el sindicato, por lo que dicho sindicato es nulo; que asimismo para el Presidente de la Corte de Trabajo ser competente como juez de referimiento es necesario que exista un recurso de apelación ante la Corte de Trabajo, que haya urgencia en obtener su decisión y que la ordenanza que dicte el presidente de la Corte no toque el fondo, teniendo siempre un carácter provisional o conservatorio; que por ante el Juzgado de Trabajo plantearon la inadmisibilidad de la demanda intentada por los recurridos, el cual tribunal se reservó esa decisión para fallarla conjuntamente con el fondo, lo que hace que el asunto quede en un limbo jurídico, al sobreseer el conocimiento del referimiento hasta tanto el Juzgado de Trabajo decida; que la Corte desnaturaliza los hechos al dar a los reclamantes calidad de parte e interés en las empresas demandadas, lo que es un absurdo porque nadie tiene dos patronos o empleadores y se demostró que no existe ningún vínculo entre las demandadas que determine la solidaridad entre ellas;

Considerando, que la ordenanza impugnada expresa lo siguiente: "que los artículos 666 y 667 no se refieren a un asunto en curso de apelación de la Corte de Trabajo, ni hablan de la necesidad de un recurso de apelación donde el legislador no ha estatuido el intérprete no puede estatuir. Cabe recordar además, que el Código de Trabajo en esta materia, y en muchos otros asuntos, se aparta del derecho común. Esta es la concepción más socorrida por la doctrina. Por lo que las conclusiones de las partes demandas en este sentido deben ser desestimadas; que de conformidad con las disposiciones de los artículos 389, 390, 391, 392 del Código de Trabajo, la intervención de la Corte de Trabajo, es de vital importancia para garantizar la defensa del interés colectivo y la autonomía en el ejercicio de las funciones sindicales; por lo que a la luz de dichos preceptos legales la urgencia para casos de esta naturaleza se encuentra perfectamente caracterizada y justifica la competencia del presidente de la corte en sus ya indicadas atribuciones; que las demandadas, alegan además en sus conclusiones la falta de interés del demandante, ya que los trabajadores mencionados en su demanda como supuestamente despedidos, no forman parte del personal de las empresas demandadas; que sobre este particular ciertamente las calidades del demandante, están siendo discutidas tanto en la jurisdicción laboral de primer grado como por ante la jurisdicción administrativa, pero, mientras no se decida lo contrario la demandante tiene un interés jurídico protegido que justifica su acción prima-facie, por lo que dicho argumento debe ser desestimado, ya que contrariamente a lo sustentado por la demandada Administración de Servicios, S. A. (ADESER), nuestra Constitución consagra y protege el debido proceso, y si los trabajadores miembros del sindicato demandante son o no trabajadores (miembros del sindicato demandante son o no trabajadores) de las empresas demandadas, es un asunto que deberá ser decidido por la jurisdicción laboral apoderada por las partes; que las partes demandadas han concluido subsidiariamente: que se sobresea el conocimiento de la presente demanda hasta tanto la jurisdicción laboral de primer grado, Juzgado de Trabajo del Distrito Nacional y el Secretario de Estado de Trabajo se pronuncien sobre la legalidad del sindicato demandante; que las medidas de instrucción solicitadas por la demandante están destinadas más que a obtener una medida provisional, de aquellas que están dentro de la esfera de atribuciones del juez de los referimientos, podría significar la instrucción del fondo de las demandas principales, lo que obviamente está prohibido al juez de los referimientos, para el caso de la especie";

Considerando, contrario a lo señalado en el memorial de casación, el objeto de la demanda de que se trata no era declarar la nulidad de los despidos que, según el sindicato demandante, realizaron las demandadas contra trabajadores amparados por el fuero sindical, en cuyo caso el juez de los referimientos no tiene competencia para tomar dicha decisión, en vista de que si lo hiciere estaría fallando sobre el fondo de un litigio, del cual está apoderado, según las expresiones de la propia recurrente, el Juzgado de Trabajo del Distrito Nacional, determinándose, del estudio de la ordenanza impugnada y de los documentos que conforman en el expediente abierto en ocasión del presente recurso, que la demandante en referimiento solicitó al Juez a-quo que ordenara "la reposición inmediata de todos y cada uno de los cancelados protegidos por el fuero sindical, en virtud de lo que establecen los artículos 389, 390, 391 y 392 del Código de Trabajo y muy especialmente a la directiva del sindicato integrada por A.R., J.E., Esmerling De León G., F.M.R., C.E., A.A.V., J.T., A.E.R. y P.M.N.", a la vez que reclaman que las demandadas sean condenadas al pago de una astreinte por cada día de retardo en reponer a dicha directiva;

Considerando, que el artículo 667 del Código de Trabajo dispone que: "El presidente de la corte puede siempre prescribir en referimiento las medidas conservatorias que se impongan, sea para prevenir un daño inminente, sea para hacer cesar una perturbación manifiestamente ilícita. En los casos en que la existencia de la obligación no es seriamente discutible, puede acordar una garantía al acreedor. Puede asimismo, establecer fianzas, astreintes o fijar la indemnizaciones pertinentes"

Considerando, que sobre la base del objeto de la demanda, en la cual se alega la existencia de una perturbación ilícita, y de las disposiciones arriba transcritas, fue que el J. a-quo declaró su competencia para conocer la misma, sin que ello implique, en modo alguno, aceptación de los pedimentos formulados por la demandante, ni la procedencia de su acción;

Considerando, que al considerar que la suerte de la demanda en referimiento estaba sujeta a la solución de la demanda iniciada por la recurrente por ante el Juzgado de Trabajo del Distrito Nacional, en cancelación del registro sindical de la demandante, el tribunal hizo bien al sobreseer el conocimiento de dicha demanda hasta tanto el referido tribunal decidiera sobre el aspecto de que estaba apoderado, sobreseimiento este que no puede ser objetado por la recurrente, en vista de que en sus conclusiones subsidiarias hizo un pedimento en ese sentido;

Considerando, que distinto a lo que ocurre en el proceso civil, donde el J.P. de la Corte de Apelación sólo puede actuar como juez de referimiento en el curso de la instancia de apelación, en esta materia no es necesaria esa condición, en vista de que en el proceso laboral el referimiento ha sido reservado exclusivamente al Presidente de la Corte de Trabajo, con exclusión de los jueces de primera instancia, y quien podrá actuar aún antes de que estos jueces dicten sentencia sobre el fondo de una demanda;

Considerando, que los aspectos que según la recurrente debió decidir el Tribunal a-quo, antes de conocer el referimiento, están vinculados con la discusión de la demanda en nulidad de los despidos de la cual está apoderado el Juzgado de Trabajo del Distrito Nacional, escapando de la competencia del juez de los referimientos, mientras que otros, como la determinación de la urgencia, es un elemento que deberá apreciar el J. a-quo, cuando se sustancie la acción en referimiento, lo que no le ha sido posible establecer por haber sobreseído el conocimiento de la misma;

Considerando, que la ordenanza impugnada contiene una relación completa de los hechos, así como motivos suficientes y pertinentes que permiten a esta corte verificar la correcta aplicación de la ley.

Por tales motivos, Primero: Rechaza el recurso de casación interpuesto por la Administración de Estaciones de Servicio, S. A. (ADESER), contra la ordenanza dictada por el Presidente de la Corte de Trabajo del Distrito Nacional, el 3 de diciembre de 1998, cuyo dispositivo figura copiado en parte anterior del presente fallo; Segundo: Condena a la recurrente al pago de las costas, ordenando su distracción en provecho del Dr. A.P.S., quien afirma haberlas avanzado en su totalidad.

Firmado: J.G.V., J.L.V., J.A.S., E.R.P.. G.A., Secretaria General.

La presente sentencia ha sido dada y firmada por los señores Jueces que figuran en su encabezamiento, en la audiencia pública del día, mes y año en él expresados, y fue firmada, leída y publicada por mí, Secretaria General, que certifica.