Sentencia nº 16 de Suprema Corte de Justicia, del 3 de Febrero de 1999.

Fecha de Resolución: 3 de Febrero de 1999
Emisor:Tercera Sala
 
CONTENIDO

D., Patria y Libertad

República Dominicana

En Nombre de la República, la Cámara de Tierras, L., Contencioso-Administrativo y Contencioso-Tributario de la Suprema Corte de Justicia, regularmente constituida por los Jueces J.G.V., J.L.V., J.A.S. y E.R.P., asistidos de la Secretaria General, en la Sala donde celebra sus audiencias, en la ciudad de Santo Domingo de G., Distrito Nacional, hoy 3 de febrero de 1999, años 155º de la Independencia y 136º de la Restauración, dicta en audiencia pública, como Corte de Casación, la siguiente sentencia:

Sobre el recurso de casación interpuesto por el Ing. R.S.C.P., dominicano, mayor de edad, provisto de la cédula de identificación personal No. 34452, serie 18, domiciliado y residente en el edificio M.T., Apto. 302, kilómetro 8, C.S., de esta ciudad, contra la sentencia dictada por la Cámara de Trabajo del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Nacional, el 18 de junio de 1986, cuyo dispositivo se copia más adelante;

Oído al alguacil de turno en la lectura del rol;

Oído en la lectura de sus conclusiones el Dr. R.N.C., por sí y por el Dr. R.C.C., abogados del recurrente, Ing. R.S.C.P.;

Oído el dictamen del Magistrado Procurador General de la República;

Visto el memorial de casación depositado por ante la Secretaría de la Suprema Corte de Justicia, el 26 de agosto de 1986, suscrito por los Dres. R.N.C. y R.C.C., dominicanos, mayores de edad, provistos de las cédulas de identificación personal Nos. 23035, serie 18, y 25378, serie 18, con estudio profesional común en la casa No. 604, de la calle A.P., de esta ciudad, abogado del recurrente, Ing. R.S.C.P., mediante el cual proponen los medios que se indican más adelante;

Visto el memorial de defensa del 12 de septiembre de 1986, depositado por ante la Secretaría de la Suprema Corte de Justicia, suscrito por los Dres. E.A.G.L.L., M.B., L.. J.A.B., dominicanos, mayores de edad, provistos de las cédulas de identificación personal Nos. 67959, serie 31, 125725, serie 1ra. y 154156, serie 1ra., respectivamente, con estudio profesional común en la avenida A.L. No. 1101, de esta ciudad, abogados de la recurrida, Compañía Dominicana de Teléfonos, C. por A. (CODETEL);

Visto el auto dictado el 1ro. de febrero de 1999, por el Magistrado J.G.V., Presidente de la Cámara de Tierras, L., Contencioso-Administrativo y Contencioso-Tributario de la Suprema Corte de Justicia, por medio del cual se llama a sí mismo, en su indicada calidad, conjuntamente con los M.J.L.V., J.A.S. y E.R.P., Jueces de esta Cámara, para integrar la misma en la deliberación y fallo del recurso de casación de que se trata, de conformidad con las Leyes Nos. 684 de 1934 y 926 de 1935;

Vista la Ley No. 25 de 1991, modificada por la Ley No. 156 de 1997; La Cámara de Tierras, Laboral, Contencioso-Administrativo y Contencioso-Tributario de la Suprema Corte de Justicia, después de haber deliberado y visto los textos legales invocados por el recurrente y los artículos 1 y 65 de la Ley sobre Procedimiento de Casación;

Considerando, que en la sentencia impugnada y en los documentos a que ella se refiere, consta lo siguiente: a) que en ocasión de una demanda laboral incoada por el recurrente contra la recurrida, el Juzgado a-quo dictó el 25 de enero de 1984, una sentencia con el siguiente dispositivo: "PRIMERO: Se declara injustificado el despido y resuelto el contrato de trabajo que ligaba a las partes, por culpa del patrono y con responsabilidad para el mismo; SEGUNDO: Se condena a la Compañía Dominicana de Teléfonos, C. por A. (CODETEL), a pagarle al señor R.S.C.P., las prestaciones siguientes: 24 días de preaviso, 45 días de aux. de cesantía, bonificación, 14 días de vacaciones, horas extras, más los tres meses de salarios por aplicación del ordinal 3ro. del Art. 84 del Código de Trabajo; todas estas prestaciones calculadas en base de un salario de RD$1,053.00 mensuales; TERCERO: Condenar a la Compañía Dominicana de Teléfonos, C. por A. (CODETEL), al pago de las costas y se ordena la distracción a favor de los Dres. R.C.C. y R.N.C., quienes afirman haberlas avanzado en su totalidad"; b) que sobre el recurso interpuesto intervino la sentencia ahora impugnada, cuyo dispositivo es el siguiente: "PRIMERO: Declara regular y válido en cuanto a la forma el recurso de apelación interpuesto por la Compañía Dominicana de Teléfonos, C. por A. (CODETEL), contra la sentencia dictada por el Juzgado de Paz de Trabajo del Distrito Nacional, en fecha 25 de enero de 1984, a favor del señor R.S.C.P.; SEGUNDO: En cuanto al fondo, acoge dicho recurso de alzada y obrando por propia autoridad y contrario imperio, revoca en todas sus partes la sentencia recurrida, cuya parte dispositiva aparece copiada en otra parte de esta misma decisión; en consecuencia; TERCERO: Declara justificado el despido del señor R.S.C.P., y por tanto, resuelto el contrato de trabajo que ligaba a las partes, sin responsabilidad para el patrono; CUARTO: Condena al señor R.S.C.P., al pago de las costas con distracción de las mismas en provecho de los Dres. M.B. y E.A.G., quienes afirman haberlas avanzado en su totalidad";

Considerando, que el recurrente propone los medios de casación siguientes: Primer Medio: Violación a los ordinales 7, 14, 19 y 21 del artículo 78 del Código de Trabajo; de los artículos 80, 81, 82, 83 y 84 del mismo Código de Trabajo y 1315 del Código Civil sobre las reglas de la prueba. Insuficiencia de motivos. Falta de base legal; Segundo Medio: Desnaturalización de los hechos. Falta de base legal;

Considerando, que en el desarrollo de los medios de casación propuestos, los cuales se examinan en conjunto por su vinculación, el recurrente expresa, en síntesis, lo siguiente: que el Tribunal a-quo declaró culpable del accidente automovilístico en que se vio envuelto el recurrente, antes de que el tribunal penal lo hiciera; que fue evidente que el recurrente no fue el responsable de dicho accidente y que el tribunal se basó en una investigación privada pagada por la empresa lo que equivale a que esta se creó su propia prueba;

Considerando, que la sentencia impugnada expresa lo siguiente: "Que resultan hechos constantes en la presente instancia los siguientes: a) Que en fecha 14 de junio del año 1983, tuvo lugar un accidente automovilístico en el que se vio envuelto un vehículo propiedad de la intimante, conducido por el señor R.S.C.P.; accidente que provocó la muerte de la señora M.R., así como daños y desperfectos de consideración al vehículo accidentado, según revela el acta policial levantada al efecto; b) que informes rendidos por los agentes policiales actuantes, los sargentos S.C. y R.C., pertenecientes al Departamento de Tránsito; informes que obran en un documento depositado en el expediente y que no ha sido contradicho en ninguno de sus aspectos por la parte intimante, el referido accidente se produjo cuando al conductor del vehículo, señor S.C.P., que guiaba a exceso de velocidad, se durmió al volante del vehículo que conducía. Que la prueba documental que obra en el expediente es suficiente para edificar al tribunal en torno a los hechos y circunstancias que rodearon al despido del hoy intimado, con lo cual la parte intimante ha dado cabal cumplimiento a las disposiciones del artículo 1315 del Código Civil, que pone a cargo de toda parte que alegue un hecho, probar su alegato";

Considerando, que tras la ponderación de la prueba aportada, el Tribunal a-quo determinó que el recurrente cometió las faltas alegadas por la empresa para despedirlo, considerando que la causa generadora del accidente de tránsito que costó la vida a una persona mientras el recurrente conducía un vehículo propiedad de la recurrida tuvo su origen en el exceso de velocidad y al hecho de que el trabajador se durmió mientras conducía el vehículo, lo cual caracteriza la violación del ordinal 7mo. del artículo 78 del Código de Trabajo vigente en la época en que ocurrieron los hechos, invocada por la demandada;

Considerando, que para llegar a esa conclusión el Tribunal a-quo hizo un uso adecuado del poder soberano de apreciación de que disfrutan los jueces del fondo, sin incurrir en desnaturalización alguna, lo que escapa al control de la casación;

Considerando, que si bien el hecho que dio origen al despido estaba sujeto a una sanción penal, nada impedía que el J. a-quo estableciera la existencia de una falta laboral que justificara el despido del trabajador, antes de que la jurisdicción represiva se pronunciara sobre el delito que se le imputaba al recurrente, por tratarse de faltas con características distintas independiente una de la otra;

Considerando, que la sentencia impugnada contiene una relación completa de los hechos y motivos suficientes y pertinentes que permiten a esta Corte verificar la correcta aplicación del derecho por lo que los medios que se examinan carecen de fundamento y deben ser desestimados.

Por tales motivos, Primero: Rechaza el recurso de casación interpuesto por el Ing. R.S.C.P., contra la sentencia dictada por la Cámara de Trabajo del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Nacional, el 18 de junio de 1986, cuyo dispositivo figura copiado en parte anterior del presente fallo; Segundo: Condena al recurrente al pago de las costas, distrayéndolas en provecho de los Dres. M.B., E.A.G.L., L.. J.A.B.L., quienes afirman haberlas avanzado en su totalidad.

Firmado: J.G.V., J.L.V., J.A.S., E.R.P.. G.A., Secretaria General.

La presente sentencia ha sido dada y firmada por los señores Jueces que figuran en su encabezamiento, en la audiencia pública del día, mes y año en él expresados, y fue firmada, leída y publicada por mí, Secretaria General, que certifica.