Sentencia nº 18 de Suprema Corte de Justicia, del 19 de Marzo de 2003.

Fecha de Resolución:19 de Marzo de 2003
Emisor:Tercera Sala
 
CONTENIDO

CAMARA DE TIERRAS, LABORAL, CONTENCIOSO-ADMINISTRATIVO Y CONTENCIOSO-TRIBUTARIO. Rechaza Audiencia pública del 19 de marzo del 2003.

Preside: J.L.V..

D., Patria y Libertad

República Dominicana

En Nombre de la República, la Cámara de Tierras, L., Contencioso-Administrativo y Contencioso-Tributario de la Suprema Corte de Justicia, ha dictado en audiencia pública, la sentencia siguiente:

Sobre el recurso de casación interpuesto por L.B.M.G., dominicano, mayor de edad, casado, cédula de identidad y electoral No. 001-0003508-8, domiciliado y residente en esta ciudad, contra la ordenanza dictada por el Juez Presidente de la Corte de Trabajo del Distrito Nacional, el 11 de julio del 2002, cuyo dispositivo se copia más adelante;

Oído al alguacil de turno en la lectura del rol;

Visto el memorial de casación, depositado en la Secretaría de la Corte de Trabajo del Distrito Nacional, el 23 de julio del 2002, suscrito por el Lic. A.M.V., cédula de identidad y electoral No. 001-0344536-7, abogado del recurrente L.B.M.G., mediante el cual propone los medios que se indican más adelante;

Visto el memorial de defensa, depositado en la Secretaría de la Suprema Corte de Justicia, el 6 de agosto del 2002, suscrito por el Lic. S.D.P.P., cédula de identidad y electoral No. 002-0089576-1, abogado de los recurridos Ingenieros J.S. y R.B.;

Vista la Ley No. 25 de 1991, modificada por la Ley No. 156 de 1997; y los artículos 1 y 65 de la Ley sobre Procedimiento de Casación;

La CORTE, en audiencia pública del 12 de marzo del 2003, estando presentes los Jueces: J.L.V., J.A.S., E.R.P., D.F.E. y P.R.C., asistidos de la Secretaria General, y después de haber deliberado, los jueces signatarios de este fallo;

Considerando, que en la sentencia impugnada y en los documentos a que ella se refiere, consta lo siguiente: a) que con motivo de la demanda en designación de secuestrario, intentada por los Ingenieros R.B. y J.S., el M.J.P. de la Corte de Trabajo del Distrito Nacional dictó, el 11 de julio del 2002, una ordenanza con el siguiente dispositivo: "Primero: Pronuncia el defecto contra el señor L.B.M.G., no obstante regular emplazamiento; Segundo: Declara regular y válido en cuanto a la forma la demanda, en designación de secuestrario judicial intentada por I.. R.B. y J.S. en contra de V.A., M.F., A.A. de los Santos, A.G.B. y R.A.R., y contra el tercer adquiriente señor L.B.M.G., por haber sido hecha conforme a los requerimientos legales de la materia; Tercero: Dispone el nombramiento de R.B., como secuestrario del vehículo de motor marca Ford, modelo F-150, placa y Registro No. LA-F876, todo mientras se juzgue de manera definitiva la demanda que ha sido apoderada la Presidencia del Juzgado de Trabajo, de fecha 13 de mayo del 2001, relativa a la nulidad del embargo ejecutivo, venta y reclamación de indemnización por daños y perjuicios, por los motivos expuestos, en consecuencia, ordena al señor L.B.M.G., la entrega inmediata y bajo acuse de recibo del indicado bien mueble al nombrado secuestrario y en cumplimiento de la presente sentencia; Cuarto: Dispone de oficio, en defecto del cumplimiento de la obligación de entrega ahora ordenada, un astreinte contra del señor L.B.M.G. de Un Mil Pesos (RD$1,000.00) por cada día de retardo en la entrega del indicado bien mueble, el cual comenzará a correr a partir del tercer día simple de la notificación de la presente ordenanza; Quinto: C. al ministerial R.J.M., de Estrados de la Presidencia de la Corte para la notificación de la presente ordenanza; Sexto: Reserva las costas del procedimiento para que sigan la suerte de lo principal";

Considerando, que el recurrente propone en su recurso de casación los siguientes medios: Primer Medio: Violación e inobservancia del artículo 539 del Código de Trabajo; Segundo Medio: Violación al artículo 8 de la Constitución de la República;

Considerando, que en el desarrollo del primer medio de casación propuesto, el recurrente se limita a transcribir el artículo 539 del Código de Trabajo y a señalar que en el momento en que compró un vehículo en pública subasta, la sentencia que sirvió de base al embargo de dicho vehículo era ejecutoria, sin imputar ningún vicio a la sentencia recurrida, ni desarrollar la supuesta violación al artículo 8 de la Constitución de la República, que le sirve de encabezamiento a dicho medio, razón por la cual el mismo debe declararse inadmisible;

Considerando, que en el desarrollo del segundo medio de casación propuesto el recurrente alega que se violó su derecho de defensa, al ser juzgado sin haber recibido el acto de "emplazamiento para comparecer a la audiencia fijada para conocer de la demanda que tuvo como resultado la sentencia recurrida";

Considerando, que la ordenanza impugnada, expresa lo siguiente: "Que el indicado señor L.B.M.G., ha sido puesto en causa según el acto No. 84-2002 de fecha 25 de junio del 2002, del ministerial V.A.A., Ordinario de la Corte de Trabajo del Distrito Nacional, pero que no ha comparecido, ni se ha hecho representar, no obstante regular emplazamiento por acto No. 84-2002 de fecha 25 de junio del 2002, del ministerial V.A.A., Ordinario de esta Corte, por lo que debe ser pronunciado el defecto contra el mismo como consta en la parte dispositiva de la ordenanza";

Considerando, que entre los documentos que integran el expediente figura el original del acto No. 84-2002, diligenciado en fecha 25 de junio del 2002, por V.A.A., Alguacil Ordinario de la Corte de Trabajo del Distrito Nacional, a requerimiento de los ingenieros R.B. y J.S., a través del cual se cita al señor L.B.M.G., conjuntamente con otras personas, para que asistiera el día 2 de julio del año 2002, "por ante el Magistrado Juez Presidente de la Corte de Apelación de Trabajo del Distrito Nacional, sito en sus salones habituales de la Corte de Trabajo, segunda planta, ubicada en la avenida Independencia esquina C. de esta ciudad, a las nueve horas de la mañana, para conocer de la demanda en designación de secuestrario judicial, las cuales se encuentran contenidas en el acto introductivo de demanda de fecha 21 de junio del año dos mil dos (2002)";

Considerando, que tal como expresa el alguacil actuante, dicho acto fue recibido personalmente por el recurrente, L.B.M.G., lo que es una demostración de que a dicho señor se le garantizó su derecho de defensa, al citársele válidamente para que compareciera al conocimiento de la demanda de que se trata, razón por la cual el medio que se examina carece de fundamento y debe ser desestimado.

Por tales motivos, Primero: Rechaza el recurso de casación interpuesto por L.B.M.G., contra la ordenanza dictada por el Magistrado Juez Presidente de la Corte de Trabajo del Distrito Nacional, el 11 de julio del 2002, cuyo dispositivo figura copiado en parte anterior del presente fallo; Segundo: Condena al recurrente al pago de las costas y las distrae a favor y provecho del L.. S.D.P.P., quien afirma haberlas avanzado en su totalidad. Así ha sido hecho y juzgado por la Cámara de Tierras, L., Contencioso-Administrativo y Contencioso-Tributario de la Suprema Corte de Justicia, y la sentencia pronunciada por la misma, en Santo Domingo de G., Distrito Nacional, en su audiencia pública del 19 de marzo del 2003, años 160º de la Independencia y 140º de la Restauración.

Firmado: J.L.V., J.A.S., E.R.P., D.F.E., P.R.C.. G.A., Secretaria General.

La presente sentencia ha sido dada, firmada y pronunciada por los señores Jueces que figuran al pie, en la audiencia pública del día, mes y año en ella expresados, y fue firmada, leída y publicada por mí, Secretaria General, que certifico.