Sentencia nº 18 de Suprema Corte de Justicia, del 21 de Mayo de 2003.

Fecha de Resolución:21 de Mayo de 2003
Emisor:Tercera Sala
 
CONTENIDO

CAMARA DE TIERRAS, LABOR

AL, CONTENCIOSO-ADMIN

ISTRATIVO Y CONTENCIOSO-TRIBUTARIO. Rechaza Audiencia pública del 21 de mayo del 2003.

Preside: J.L.V..

D., Patria y Libertad

República Dominicana

En Nombre de la República, la Cámara de Tierras, L., Contencioso-Administrativo y Contencioso-Tributario de la Suprema Corte de Justicia, actuando como Corte de Casación, ha dictado en audiencia pública, la sentencia siguiente:

Sobre el recurso de casación interpuesto por Promotora Eléctrica, C. por A., entidad comercial constituida de conformidad con las leyes de la República Dominicana, con domicilio en la Av. R.P. No. 16, E.. D.X., 3ro. piso, de esta ciudad, debidamente representada por el Ing. R.C.P., dominicano, mayor de edad, cédula de identidad y electoral No. 001-0138725-6, domiciliado y residente en esta ciudad, contra la sentencia dictada por la Primera Sala de la Corte de Trabajo del Distrito Nacional, el 14 de agosto del 2002, cuyo dispositivo se copia más adelante;

Oído al alguacil de turno en la lectura del rol;

Oído en la lectura de sus conclusiones al Lic. R.V., abogado de la recurrente, Promotora Eléctrica, C. por A.;

Oído en la lectura de sus conclusiones al Dr. H.M.V., por sí y por el Dr. A.P.S., abogados del recurrido, M.I.R.P.;

Visto el memorial de casación, depositado en la Secretaría de la Primera Sala de la Corte de Trabajo del Distrito Nacional, el 27 de septiembre del 2002, suscrito por el Lic. R.V., cédula de identidad y electoral No. 001-0056740-3, abogado de la recurrente, mediante el cual propone los medios que indican más adelante;

Visto el memorial de defensa, depositado en la Secretaría de la Suprema Corte de Justicia, el 3 de febrero del 2003, suscrito por los Dres. H.M.V. y A.P.S., cédulas de identidad y electoral Nos. 001-0917096-9 y 001-0366756-4, respectivamente, abogados del recurrido, M.I.R.P.;

Vista la Ley No. 25 de 1991, modificada por la Ley No. 156 de 1997; y los artículos 1 y 65 de la Ley sobre Procedimiento de Casación;

La CORTE, en audiencia pública del 14 de mayo del 2003, estando presentes los Jueces: J.L.V., J.A.S., E.R.P., D.F.E. y P.R.C., asistidos de la Secretaria General, y después de haber deliberado los jueces signatarios de este fallo;

Considerando, que en la sentencia impugnada y en los documentos a que ella se refiere, consta lo siguiente: a) que en ocasión de la demanda laboral interpuesta por el recurrido, M.I.R.P. contra la recurrente, Promotora Eléctrica, C. por A., el Juzgado de Trabajo del Distrito Nacional dictó, el 18 de junio del 2001, una sentencia con el siguiente dispositivo: "Primero: Se rechaza el medio de inadmisión propuesto por el demandando por no existir violación al Art. 702 de la Ley No. 16-92; Segundo: Se declara resuelto el contrato de trabajo que existía entre las partes por causa de desahucio ejercido por el demandado, en virtud del artículo 75 Ley No. 16-92; Tercero: Se condena al demandado a pagar al demandante, la suma de RD$55,115.48 pesos oro, por concepto de prestaciones laborales pendientes en virtud de lo suscrito entre las partes; Cuarto: Se condena al demandado Promotora Eléctrica, C. por A. e Ing. R.C.P., al pago de una suma igual a un día de salario devengado por el demandante por cada día de retardo en virtud del artículo 86, Ley No. 16-92; Quinto: Se ordena tomar en consideración la variación en el valor de la moneda desde la fecha en que se introdujo la demanda hasta que se pronuncie esta sentencia, en virtud del artículo 537, Ley No. 16-92; Sexto: Se condena al demandado al pago de las costas del proceso, ordenando su distracción a favor del Dr. H.M.V., Dr. A.P.S., quienes afirman haberlas avanzado en su totalidad"; b) que sobre el recurso de apelación interpuesto contra esta decisión, intervino la sentencia ahora impugnada, cuyo dispositivo reza así: "Primero: En cuanto a la forma se declara regular y válido el recurso de apelación, interpuesto en fecha doce (12) del mes de diciembre del año dos mil uno (2001), POR Promotora Eléctrica, C. por A. e Ing. R.C.P., contra sentencia laboral No. 051-00-1937, relativa al expediente No. 1372-2001 de fecha dieciocho (18) de junio del año dos mil uno (2001), dictada por la Segunda Sala de la Corte de Trabajo del Distrito Nacional, cuyo dispositivo se copia en otra parte de esta misma sentencia, por haberse intentado de conformidad con los preceptos legales vigentes; Segundo: Se excluye del proceso al Sr. R.C.P., por los motivos expuestos en esta misma sentencia; Tercero: En cuanto al fondo, confirma la sentencia recurrida en todo cuanto no sea contrario con la presente decisión; Cuarto: Se condena a la entidad sucumbiente, promotora Eléctrica, C. por A., al pago de las costas del procedimiento, ordenando su distracción a favor y provecho de los Dres. H.M.V. y A.P.S., quienes afirman haberlas avanzado en su totalidad";

Considerando, que la recurrente propone en su recurso de casación los siguientes medios: Primer Medio: Falta de base legal al rechazar la solicitud de prescripción extintiva sin señalar con precisión las razones para el mismo; Segundo Medio: Mala aplicación de la ley laboral vigente, violación a los Principios Fundamentales VI y IX del Código de Trabajo, falta de ponderación de las pruebas dadas e inobservancia del temperamento jurisprudencial; En cuanto a la inadmisibilidad del recurso:

Considerando, que en su memorial de defensa, el recurrido invoca la inadmisibilidad del recurso, bajo el alegato de que las condenaciones impuestas por la sentencia recurrida no sobrepasan el monto de veinte salarios mínimos que exige el artículo 641 del Código de Trabajo para hacer admisible un recurso de casación;

Considerando, que la sentencia dictada por la Segunda Sala del Juzgado de Trabajo del Distrito Nacional, confirmada por el fallo impugnado, condena a la recurrente pagar al recurrido la suma de RD$55,115.48 y un día de salario por cada día de retardo en el pago de dicha suma, de acuerdo a lo señalado en el artículo 86 del Código de Trabajo;

Considerando, que la obligación de la recurrente de pagar un día de salario por cada día de retardo en el pago del auxilio de cesantía, que de acuerdo al artículo 86 no tiene límite hasta tanto el pago se realice, hace que la sentencia impugnada contenga condenaciones de una cuantía indeterminada, que permiten el ejercicio del recurso de casación, cuya limitación por el artículo 641 está basada en la modicidad de los asuntos que se conocen, lo que no ocurre en la especie, en que por el tipo de condenación impuesta puede ascender, como en efecto ya asciende a un monto mayor al de veinte salarios mínimos, razón por la cual la inadmisibilidad que se plantea debe ser desestimada;

Considerando, que en el desarrollo del primer medio de casación propuesto la recurrente se limita a copiar los artículos 702, 703 y 704 del Código de Trabajo y a expresar que el Código Civil "establece que nadie puede obligarse ni contratarse violando la ley, por lo que las convenciones solo son válidas cuando observan el temperamento de la ley, cuando no son contrarias al orden público o a las buenas costumbres; que la Corte a-qua no explica en su sentencia las razones por las cuales valida una demanda que se inició en violación de los plazos instaurados por la Ley No. 16-92 por lo que deviene con claridad la existencia de falta de base legal que justifique el dispositivo de la sentencia impugnada"; que dicha sentencia no tomó en cuenta que la acción del demandante es ilícita, al ejercerla al margen de los plazos establecidos por la ley, ni tampoco tomó en cuenta la realidad de los hechos, pues teniendo prueba de cuando terminó el contrato de trabajo y el tiempo hábil para la demanda, no pronunció la prescripción de la acción;

Considerando, que en las motivaciones de la sentencia impugnada consta lo siguiente: "Que la empresa recurrente en su escrito de apelación y en sus conclusiones señala que como el reclamante recibió el pago de la suma de Cincuenta Mil Pesos con 00/100 (RD$50,000.00), y otorgó recibo de descargo, como aparece en la cláusula cuarta de la declaración jurada, la demanda debe declararse inadmisible, pedimento que debe ser desestimado por el hecho de que ciertamente el Ing. M.I.R.P., recibió la suma indicada y renuncia a cualquier demanda presente o futura, pero bajo la condición de que la empresa cumpliera con su obligación de pagar todas las prestaciones laborales, a más tardar el quince (15) de diciembre del mil novecientos noventa y ocho 1998) y el cheque recibido el quince (15) del mes de diciembre del mil novecientos noventa y ocho (1998) fue por la suma más arriba indicada, y en el concepto señala que lo recibió como avance a prestaciones laborales, quedando pendiente de pago la suma de Cincuenta y Cinco Mil Cientos Quince con 48/100 (RD$55,115.48); que la empresa también plantea que la demanda introductiva debió declararse inadmisible por prescripción extintiva de la acción, pero como en el concepto del cheque pagado dice que quedó pendiente de pago la suma de Cincuenta y Cinco Mil Cientos Quince con 48/100 (RD$55,115.48) pesos, sin establecerse término alguno de pago que pudiera tomarse como punto de partida del pago de la suma restante; que al haber formulado reconocimiento de deuda respecto a su compromiso de honrar dicha obligación procede rechazar las pretensiones de la empresa recurrida, en el sentido de que se declare la prescripción de la acción intentada por el demandante, por los motivos más arriba expuestos";

Considerando, que el reconocimiento de una deuda hecha por un deudor produce una novación de la prescripción, tornándose la prescripción corta del derecho laboral en la prescripción larga del derecho civil;

Considerando, que en la especie la recurrente reconoció por escrito que adeudaba al recurrido la suma de RD$55,115.48, lo que constituyó un reconocimiento de deuda que hacía inaplicable el plazo establecido por el artículo 702 del Código de Trabajo para el ejercicio de la demanda iniciada por el recurrido, tal como lo expresa la sentencia impugnada, haciendo una correcta aplicación de la ley al rechazar el medio de inadmisión, que basado en la prescripción de la acción planteó la recurrente, razón por la cual los medios que se examinan carecen de fundamento y deben ser desestimados.

Por tales motivos, Primero: Rechaza el recurso de casación interpuesto por Promotora Eléctrica, C. por A., contra la sentencia dictada por la Primera Sala de la Corte de Trabajo del Distrito Nacional, el 14 de agosto del 2002, cuyo dispositivo figura copiado en parte anterior del presente fallo; Segundo: Condena a la recurrente al pago de las costas y las distrae a favor y provecho de los Dres. H.M.V. y A.P.S., quienes afirman haberlas avanzado en su totalidad. Así ha sido hecho y juzgado por la Cámara de Tierras, L., Contencioso-Administrativo y Contencioso-Tributario de la Suprema Corte de Justicia, y la sentencia pronunciada por la misma, en Santo Domingo de G., Distrito Nacional, en su audiencia pública del 21 de mayo del 2003, años 160º de la Independencia y 140º de la Restauración.

Firmado: J.L.V., J.A.S., E.R.P., D.F.E., P.R.C.. G.A., Secretaria General.

La presente sentencia ha sido dada, firmada y pronunciada por los señores Jueces que figuran al pie, en la audiencia pública del día, mes y año en ella expresados, y fue firmada, leída y publicada por mí, Secretaria General, que certifico.