Sentencia nº 30 de Suprema Corte de Justicia, del 25 de Agosto de 2004.

Fecha de Resolución:25 de Agosto de 2004
Emisor:Tercera Sala
 
CONTENIDO

CAMARA DE TIERRAS, LABORAL, CONTENCIOSO-ADMINISTRATIVO Y CONTENCIOSO-TRIBUTARIO.Rechaza Audiencia pública del 25 de agosto del 2004.

D., Patria y Libertad

República Dominicana

En Nombre de la República, la Cámara de Tierras, L., Contencioso-Administrativo y Contencioso-Tributario de la Suprema Corte de Justicia, actuando como Corte de Casación, ha dictado en audiencia pública la siguiente sentencia: Sobre el recurso de casación interpuesto por E.S.M., cédula de identidad y electoral No. 071-038183-4; R.J.O.O., cédula de identidad y electoral No. 097-0020129-7; R.G., cédula de identidad y electoral No. 021-0009605-1; A.S.M., cédula de identidad y electoral No. 023-0027535-7; y P.H.P., cédula de identidad y electoral No. 037-008779-6, todos dominicanos, mayores de edad, domiciliados y residentes en Sosua, Puerto Plata, contra la sentencia dictada por la Corte de Trabajo del Departamento Judicial de Santiago, el 19 de noviembre del 2003, cuyo dispositivo se copia más adelante;

Oído al alguacil de turno en la lectura del rol;

Oído en la lectura de sus conclusiones al Lic. L.P., por sí y por el Lic. G.M.C., abogados de los recurrentes, E.S.M., R.G., A.S.M., P.H.P. y R.J.O.O.;

Visto el memorial de casación, depositado en la Secretaría de la Corte de Trabajo del Departamento Judicial de Santiago, el 2 de enero del 2004, suscrito por los Licdos. G.M.C. y D.B.C., cédulas de identidad y electoral Nos. 031-0198438-7 y 031-0301727-7, respectivamente, abogados de los recurrentes mediante el cual proponen el medio que se indica más adelante;

Visto el memorial de defensa, depositado en la Secretaría de la Suprema Corte de Justicia, el 13 de enero del 2004, suscrito por los Licdos. F.L.R.P. y F.A.R.P., cédulas de identidad y electoral Nos. 037-0077264-7 y 037-0055992-9, respectivamente, abogados de la recurrida, Amhsa Marina Hotels & Resort y compartes;

Vista la Ley No. 25 de 1991, modificada por la Ley No. 156 de 1997, y los artículos 1 y 65 de la Ley sobre Procedimiento de Casación; La CORTE, en audiencia pública del 18 de agosto del 2004, estando presentes los Jueces: J.L.V., Presidente; J.A.S., E.R.P., D.F.E. y P.R.C., asistidos de la Secretaria General, y después de haber deliberado los jueces signatarios de este fallo;

Considerando, que en la sentencia impugnada y en los documentos a que ella se refiere, consta lo siguiente: a) que en ocasión de la demanda laboral interpuesta por los recurrentes E.S.M. y compartes contra la recurrida Amhsa Marina Hotels & Resort y compartes, el Juzgado de Trabajo del Distrito Judicial de Puerto Plata dictó el 17 de octubre del 2002, una sentencia con el siguiente dispositivo: "Primero: Declarar, como en efecto declara, buenas y válidas, en cuanto a la forma, las demandas laborales interpuestas por las partes demandantes, en contra de las partes demandadas, por estar conforme a las reglas que rigen la materia; Segundo: Rechazar, como en efecto rechaza, en cuanto al fondo, la demanda en oferta real de pago interpuesta por las partes demandadas de manera principal, en virtud de que los trabajadores estaban protegidos por el fuero sindical; Tercero: Declarar, como en efecto declara nulos los desahucios ejercidos por los empleadores, en contra de los trabajadores demandantes, toda vez que los mismos estaban protegidos por el fuero sindical y, en consecuencia, ordena el reintegro inmediato de los mismos a su lugar de trabajo, con las consecuencias jurídicas correspondientes; Cuarto: Condenar, como en efecto condena, a las razones sociales Amhsa Marina Hotels & Resort, Casa Marina Reef. y Casa Marina Beach Club, pagar en beneficio de los trabajadores demandantes los salarios caídos, así como los intereses vencidos y por vencer; Quinto: Condenar, como en efecto condena, a las razones sociales Amhsa Marina Hotels & Resort, Casa Marina Reef. y Casa Marina Beach Club, pagar en beneficio de los trabajadores demandantes una indemnización de Cincuenta Mil Pesos Oro Dominicanos (RD$50,000.00), a cada trabajador demandante, como justa reparación por los daños y perjuicios recibidos a consecuencia del abuso de una vía de derecho, en franca violación del Principio VI, de la Ley No. 16-92; Sexto: Condenar, como en efecto condena a las razones sociales Amhsa Marina Hotels & Resort, Casa Marina Reef. y Casa Marina Beach Club, al pago de las costas del procedimiento, ordenando su distracción en beneficio y provecho de los licenciados G.M.C. y D.B., quienes afirman haberlas avanzado en su totalidad"; b) que sobre el recurso de apelación interpuesto contra esta decisión, intervino la sentencia ahora impugnada, cuyo dispositivo reza así: "Primero: En cuanto a la forma: Se declara regular y válido el presente recurso de apelación interpuesto por las empresas Amhsa Marina Hotels & Resort, Casa Marina Reef. y Casa Marina Beach Club, en contra de la sentencia laboral No. 456-214-2002, dictada en fecha 17 de octubre del 2002 por el Juzgado de Trabajo del Distrito Judicial de Puerto Plata, por haber sido interpuesto de conformidad con las normas procesales; Segundo: En cuanto al fondo: Se acoge, parcialmente el recurso de apelación interpuesto por las empresas Amhsa Marina Hotels & Resort, Casa Marina Reef. y Casa Marina Beach Resort, en contra de la indicada sentencia en el ordinal primero, y en consecuencia, se modifica la sentencia para que en lo adelante diga de la siguiente manera: a) Se rechaza la demanda interpuesta por los señores E.S.M., R.G., A.S.M. y P.H.P., por improcedente, mal fundada y carente de base legal; b) Se acoge la demanda interpuesta por el señor R.J.O.O., por estar sustentada en base legal y de conformidad con la ley y el derecho; y, en consecuencia,: a) Se declara nulo y sin ningún efecto jurídico, el desahucio ejercido; b) Se ordena el reintegro de dicho trabajador a su puesto de trabajo; c) Se condena a las mencionadas empresas a pagar a favor del trabajador los salarios caídos desde el 2 de abril del 2002, hasta la fecha en que se produzca el reintegro del trabajador, y al pago de la suma de RD$5,000.00, por concepto de los daños y perjuicios morales ocasionados por la empresa, al violar las disposiciones del Código de Trabajo; Tercero: Se compensan pura y simplemente las costas del procedimiento";

Considerando, que los recurrentes proponen en su recurso de casación el medio siguiente: Unico: Desnaturalización de los hechos, violación de la ley. Falta de base legal;

Considerando, que en el desarrollo del medio de casación propuesto los recurrentes alegan: que la empresa recurrida siempre afirmó que los contratos de los recurrentes habían llegado a su fin antes de la notificación del comité gestor, lo que la corte verificó que no era cierto, pero rechazó la demanda porque determinó que salvo el señor R.J.O., los demás trabajadores tuvieron un contrato de una duración de cuatro días, para lo cual el tribunal se valió de las declaraciones de un testigo, lo que es un absurdo, porque un testimonio no puede estar por encima de la ley ni el hecho de un pago realizado por un número de días puede hacer presumir que el contrato fuera por cierto tiempo, sobre todo cuando los hechos apuntan de que fueron contratados sin condición ninguna con relación al tiempo, desconociendo la Corte a-qua la ley al no tener presente documentos que verifiquen la naturaleza de los contratos de trabajo; además por no tener en cuenta que los trabajadores amparados por el fuero sindical no pueden se desahuciados;

Considerando, que en las motivaciones de la sentencia impugnada consta: "Que para destruir la indicada presunción, las partes recurrentes hicieron uso de un informativo testimonial para lo cual presentaron al señor C.P., quien declaró entre otras cosas, que el señor R.J.O. fue contratado el 4 de diciembre del 2001 y salió el 1E de abril del 2002 como camarero, y que los señores A.S., E.S. y R.H.M., fueron contratados para una labor específica y con un tiempo específico, y que fueron contratados por 4 días (desde el 28 de marzo hasta el 31 de marzo); que es costumbre de la empresa, cuando es Semana Santa buscar personal extra y hacer contratación; que estas declaraciones no fueran contrarrestadas por ningún medio, por parte de los recurridos, quienes tampoco dieron respuesta a este alegato de la empresa; que, además, la empresa depositó varios recibos de pagos de algunos trabajadores incluyendo a los demandantes (recurridos) P.H. y R.G., donde constan que estos laboraron desde el día 28 al 31 de marzo del 2002, a razón de RD$250.00 por día laborado; documento que tampoco fue contestado por estos señores, quienes tampoco negaron sus firmas; que por las razones indicadas precedentemente esta Corte ha determinado, que el contrato entre los señores E.S.M., R.G., A.S.M. y P.H.P. y las empresas recurrentes, fue concertado por el período indicado por estas últimas, o sea, por cuatro (4) días, contados a partir del 28 de marzo del 2002, al 31 de ese mismo mes y año";

Considerando, que la protección que concede el fuero sindical para los trabajadores miembros del comité gestor de un sindicato se inicia en el momento en que la formación de ese comité es comunicado al empleador;

Considerando, que los jueces del fondo son soberanos en la apreciación de la prueba tendiente a demostrar los hechos de la demanda, entre ellos la naturaleza del contrato de trabajo, la duración de éste, su terminación y el momento en que se produce la notificación de un comité gestor;

Considerando, que en la especie, tras ponderar la prueba aportada la Corte a-qua llegó a la conclusión de que los trabajadores E.S.M., R.G., A.S.M. y P.H.P., fueron contratados para prestar sus servicios durante 4 días con los recurridos y que sus contratos de trabajo ya se habían ejecutado cuando se le notificó a la empresa la decisión de los trabajadores de formar un sindicato y se le ofreció sus nombres como miembros del comité gestor de dicho sindicato; estimando a la vez, que en cambio cuando se tomó la decisión de poner término al contrato de trabajo del señor R.J.O.O., este todavía era trabajador de los recurridos, amparado por un contrato por tiempo indefinido;

Considerando, que no se advierte que la Corte a-qua al formar su criterio haya incurrido en desnaturalización alguna ni en desconocimiento de las pruebas aportadas, por lo que su decisión de declarar que los referidos recurrentes no estaban amparados por el fuero sindical en el momento en que cesaron sus contratos, escapa al control de la casación por ser producto del uso correcto del soberano poder de apreciación de que disfrutan los jueces en esta materia;

Considerando, que la sentencia impugnada contiene una relación completa de los hechos y motivos suficientes y pertinentes que permiten a esta corte verificar la correcta aplicación de la ley, razón por la cual el medio examinado carece de fundamento y debe ser desestimado. Por tales motivos, Primero: Rechaza el recurso de casación interpuesto por E.S.M. y compartes, contra la sentencia dictada por la Corte de Trabajo del Departamento Judicial de Santiago, el 19 de noviembre del 2003, cuyo dispositivo figura copiado en otra parte del presente fallo; Segundo: Condena a los recurrentes al pago de las costas y las distrae en provecho de los Licdos. F.L.R.P. y F.A.R.P., abogados, que afirman haberlas avanzado en su totalidad. Así ha sido hecho y juzgado por la Cámara de Tierras, L., Contencioso-Administrativo y Contencioso-Tributario de la Suprema Corte de Justicia, y la sentencia pronunciada por la misma, en Santo Domingo de G., Distrito Nacional, en su audiencia pública del 25 de agosto del 2004, años 161º de la Independencia y 142º de la Restauración.

Firmado: J.L.V., J.A.S., E.R.P., D.F.E., P.R.C.. G.A., Secretaria General.

La presente sentencia ha sido dada y firmada por los señores Jueces que figuran al pie, en la audiencia pública del día, mes y año en ella expresados, y fue firmada, leída y publicada por mí, Secretaria General, que certifico. www.