La transferencia de tecnología de las instituciones de investigación a la industria en América Latina

 
EXTRACTO GRATUITO

"La transferencia de tecnología de las instituciones de investigación a la industria en América Latina"

José Luis Solleiro

Investigador titular "B” del Centro de Ciencias Aplicadas y Desarrollo Tecnológico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

solleiro@unam.mx

Rosario Castañón

Investigadora del Instituto de Ciencias Aplicadas y Tecnología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

rosario.castanon@ccadet.unam.mx

RESUMEN: Los autores analizan las complejidades de las relaciones entre las universidades y la industria, así como la necesidad de una teoría latinoamericana de gestión de la transferencia de tecnología adaptada a las condiciones de la región y sus instituciones.

PALABRAS CLAVES: Tecnología, innovación, investigación, conocimiento, secreto industrial, universidad, propiedad intelectual, América Latina.

INTRODUCCIÓN

En las últimas décadas, las relaciones universidad-empresa se han convertido en un tema central en virtud de que hoy se ha comprobado que el progreso tecnológico es esencial para el desarrollo económico de los países que se preocupan por generar mejores condiciones de competencia en el escenario internacional.

El surgimiento de un sistema de innovación apoyado en la interacción de la academia con la industria ha hecho que se desarrollen diversas formas orientadas a optimizar el vínculo entre la ciencia, la tecnología y el desarrollo económico, pues la complejidad y los costos crecientes de la investigación y las actividades de innovación exigen la creación de organismos formales y un ambiente más propicio para la producción de innovaciones .

Para poner en marcha estos arreglos o relaciones institucionales, en las universidades y centros públicos de investigación se han creado mecanismos específicos, con el objetivo de estimular y facilitar su interrelación con los otros agentes de los sistemas de innovación: empresas y gobierno.

La creación de estos mecanismos deriva de la necesidad de una mayor articulación entre ciencia, tecnología y desarrollo económico. Aunque esta necesidad no sea nueva, las formas de articular estos elementos han evolucionado hacia sistemas de gestión, enfocados a promover una mayor interacción entre las partes. De esta forma, la generación de innovaciones ha pasado de un modelo lineal, en el que la transferencia del conocimiento se daba en un único flujo, desde la investigación básica a la innovación industrial, hacia un modelo en espiral de tres partes (triple hélice), en el cual, además del flujo tradicional, se prevé un flujo inverso desde la industria hacia la academia, con la participación activa del gobierno como promotor de diversos mecanismos de colaboración .

Con base en este modelo, la industria transmite demandas de investigación, haciendo que la academia se involucre más en la innovación industrial, reforzando al mismo tiempo su desempeño en investigación y enseñanza. Esto refuerza el papel de la universidad como agente primordial del proceso de innovación .

Más aún, la innovación abierta —open innovation— presenta un modelo donde los nuevos productos provienen tanto de fuentes internas como externas a las empresas. La innovación abierta se refiere a la promoción de un flujo bidereccional de ideas, tecnología y habilidades a través de las fronteras institucionales utilizando múltiples mecanismos de vinculación y colaboración con el fin de acelerar procesos internos de innovación y establecer nuevos caminos para la comercialización de sus resultados . En un contexto de innovación abierta, las universidades deben concebirse como organizaciones basadas en el conocimiento, en las que su gestión y la de la innovación son esenciales para hacer que los procesos de creación y aprendizaje sean más eficientes y flexibles, y que la traducción de conocimientos en activos intelectuales sea más frecuente, con lo que aumente la probabilidad de generar beneficios económicos y sociales .

LA TRANSFERENCIA DE TECNOLOGÍA

El concepto de transferencia de tecnología se relaciona con un proceso voluntario y activo para diseminar o adquirir nuevas experiencias o conocimientos con el fin de mejorar productos, servicios y procesos productivos de las empresas. Comúnmente, esta transferencia se realiza mediante acuerdos de naturaleza comercial, por lo que la tecnología es tratada como una mercancía.

De acuerdo con la experiencia de instituciones universitarias y de investigación de países desarrollados, la comercialización de tecnología requiere un proceso complejo de análisis que comprende, entre otros, procedimientos de evaluación, estudios de patentabilidad y protección, valorización de las innovaciones, evaluación tecnológica con especial énfasis en el mercado, en el análisis financiero y su rentabilidad, y en el estudio de las ventajas técnicas y comerciales de la tecnología que se ofrece en relación con las tecnologías existentes en el mundo.

Las instituciones tienen que hacer cambios organizacionales importantes. En un estudio encargado por la Comisión Europea a Regions for Research en 2007 (Friis Konst, 2008), se concluyó que las condiciones mínimas para aumentar las posibilidades de transferencia de tecnología son la visión compartida, colaboración estrecha, compromiso para estimular el espíritu emprendedor en el ambiente de investigación, la voluntad y apertura para cooperar con otras instituciones, la orientación a resultados y la disponibilidad de capital semilla.

Asimismo, este estudio de buenas prácticas reveló que los factores de éxito para las organizaciones de investigación en este contexto de transferencia son:

• Contar con una masa crítica de investigaciones de alta calidad.

• Selectividad estratégica para estructurar la oferta de tecnologías.

• Un enfoque integrado para valorizar la investigación.

• Políticas e incentivos claros para motivar a los grupos de investigación.

• Creación de un clima propicio al emprendedor dentro del ambiente de investigación.

• Mecanismos diversos para favorecer el intercambio de información con la industria.

• Un marco legal favorable para la explotación de los resultados académicos.

• Desarrollo de instrumentos y redes para fortalecer la profesionalización.

• Proximidad entre investigadores, emprendedores y empresarios.

• Generación de oferta conjunta de conocimientos entre varias instituciones.

• Evidencias de transferencias exitosas previas.

• Fortaleza de los mercados de capital de riesgo.

• Flexibilidad.

PRINCIPALES LIMITACIONES PARA LA TRANSFERENCIA DE TECNOLOGÍAS DE LA ACADEMIA A LA INDUSTRIA EN AMÉRICA LATINA

América Latina ha hecho considerables esfuerzos en los últimos años para promover la relación entre las universidades y las empresas. Las fuerzas que han motivado las diferentes iniciativas tendientes a fortalecer estas relaciones se encuentran, por un lado, en el imperativo de las empresas latinoamericanas de aumentar su competitividad y, por el otro, en la necesidad de las universidades de diversificar sus fuentes de financiamiento, dado que los cambios recientes en las políticas gubernamentales tienden a racionalizar el gasto público destinado a actividades científicas y tecnológicas. En el caso particular de América Latina, a estas motivaciones se tiene que agregar forzosamente el hecho de que la mayor parte de la investigación es realizada en centros universitarios, lo que los convierte en una fuente doméstica de conocimientos casi única .

Además, es importante destacar que la colaboración universidad-empresa en América...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA