Constitucion, Estado, globalizacion, retos, perspectivas de la Constitucion en el mundo contemporaneo

 
EXTRACTO GRATUITO

"Constitución, Estado y globalización: retos y perspectivas de la Constitución en el mundo contemporáneo (2 de 2)"

Manuel Alejandro Valerio Jiminián

En la primera parte de este breve trabajo, abordamos de manera genérica el origen de la Constitución y el impacto sobre ella de fenómenos como la internacionalización de las finanzas, la delegación de la soberanía nacional a instancias supranacionales en algunos casos (Unión Europea), la reducción del Estado, entre otros tópicos que están modificando la taxonomía del otrora inmutable concepto de Estado-Nación y, por consiguiente, de la Constitución.

En esta segunda parte pretendemos enfocar de manera sucinta uno de los ejes transversales de toda Constitución y los cambios que están sucediendo alrededor de éste, como una forma de entender mejor los desequilibrios en el fiel de la balanza Nación Constitución-Estado-Globalización. Nos referimos al concerniente a la ciudadanía y el ciudadano. Es a éste a quien le corresponde la defensa y permanencia en el tiempo de la Constitución. Dentro de los cambios acaecidos en el mundo, el referente a la relación ciudadano-Constitución es uno de los que resulta más desafiante desde el punto de vista epistemológico.

Las constituciones son elaboradas por y para el ciudadano, siempre ha sido así y está por verse si permanecerá de esa manera con el paso del tiempo en un mundo que como muy bien dice el columnista Thomas L. Friedman del prestigioso New York Times, es cada vez más "flat".

En ese tenor, analizaremos la ciudadanía desde dos niveles distintos acorde al nuevo escenario global, uno macro (ciudadanía mundial) y otro micro (ciudadanía local), que a nuestro juicio representa el dilema que debemos resolver a los fines de tener una perspectiva de hacia donde se dirige el eje ciudadano-Constitución.

LA CIUDADANÍA EN EL MUNDO CONTEMPORÁNEO:

Francia 2005: Miles de carros ardiendo, trescientas ciudades con disturbios urbanos de grandes proporciones, movilizaciones de tal magnitud que no se veían desde 1968. Esos eran tan sólo algunas de las noticias y titulares que circularon en todos los medios de comunicación masiva alrededor del mundo a finales del año pasado. Visto en retrospectiva, ¿qué relación hay entre estos titularesy el binomio ciudadano-Constitución en el actual contexto?

Estos disturbios fueron protagonizados por ciudadanos franceses, pero de origen árabe. Con esto pretendemos llamar la atención sobre cual es el sentido de la ciudadanía en esta aldea global llamada planeta Tierra. Los ciudadanos que liderearon las protestas sólo sacaron a relucir ante la opinión gala y mundial muchos años de segregación racial, desempleo, rabia social y exclusión de la sociedad por tener raíces distintas a las autóctonas intrínsecas a un francés "originario".

Estas ideas no deseamos que se interpreten con un matiz racista, debido a que hacemos distinción entre personas que gozan de una misma ciudadanía pero que provienen de un origen nacional distinto. Es importante hacer esta disquisición, atendiendo la nueva visión que tienen muchos intelectuales como el sociólogo inglés Anthony Giddens, el brillante filósofo alemán jürgen Habermas y el jurista italiano Luigi Ferrajoli, de la ciudadanía desde una perspectiva global o mundial en el marco del fenómeno llamado globalización y la subsiguiente eliminación de las fronteras nacionales.

La ciudadanía se debate en la actualidad no desde el prisma de la territorialidad de los Estados, sino desde una perspectiva global que abarque en toda su naturaleza la internacionalización de los derechos fundamentales y las nuevas corrientes jurídicas en el plano supranacional de protección de aquellos por encima de la soberanía de los Estados.

De ahí proviene la razón de ser de las llamadas "intervenciones de carácter humanitario" en los llamados "Estados Fallidos" o "Failing States", como justificación urbi et orbe de garantizar la protección de los derechos fundamentales. Esto es importante traerlo a colocación, por el cambio que esto implica en el radio de acción de la soberanía del Estado consagrada en la Constitución y su relación con la obligación de aquel de salvaguardar los derechos humanos dentro de sus límites territoriales.

No obstante, es imprescindible evitar una confusión o extensión innecesaria del carácter global de los derechos fundamentales debido a que pudieran ser utilizados como pretextos para sojuzgar a Estados sometidos a la vorágine de la "realpolitik" en el marco de la geopolítica y geoestrategia.

Ante el impacto de las migraciones, los cambios en las funciones y naturaleza del Estado, la reconfiguración de la nación como consecuencia de aquellos, entre otros factores multicausales; la ciudadanía se coloca en el mundo contemporáneo como un pivote analítico imprescindible a la hora de precisar cuales serán los desafíos que los Estados deberán enfrentar en el presente siglo, tanto a lo interno como a lo externo de los mismos.

Es a ésta a...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA