Tipologías de delincuentes

 
EXTRACTO GRATUITO

"Tipologías de delincuentes"

Héctor Dotel Matos

Una tipología es una clasificación, bajo ciertos aspectos, en función de ciertos objetivos. Las tipologías de delincuentes son innumerables, al punto de que dan una impresión de caos. Sin embargo, la situación caótica de las tipologías existentes es el aspecto negativo de incontestables progresos que se habría realizado sin la multiplicidad de las investigaciones en ese dominio: una cierta complejidad es necesaria. Es absurdo adoptar una actitud científica como una actitud clínica idéntica frente a todos los delincuentes indistintamente. Históricamente, se podría citar ante todo la clasificación propuesta por Lombroso, y precisada por Ferri, en: criminalesnatos, criminales ocasionales (o "criminaloides"), criminales por pasión, alienados, por hábito adquirido. Esta tipología ha sido retomada por el Código Penal italiano de 1930, el cual previó una categoría para los delincuentes profesionales.

El criminólogo Ernst Seelig propuso una tipología mucho más elaborada, comportando nueve tipos (criminales profesionales renuentes al trabajo, autores de delitos patrimoniales por resistencia menguada, criminales por agresividad, por falta de freno sexual, actuando bajo el imperio de una crisis, a reacción primitiva, por ideología, por indisciplina social y un tipo mixto de criminales por agresividad y falta de freno sexual), seguidos de una confesión de modestia: una categoría que comprende los criminales que no relevan de tipos definidos.

Hay una gran diversidad de tipologías, según la diversidad de aproximaciones y de dominios de aplicación, Según los modos de aproximación, se pueden distinguir las tipologías propiamente físico-constitucionales, tales como las de Kretschmer (Kiirperbau und Charakter), de Sheldon (Las variedades del temperamento), de Resten (Caracterología del criminal); las tipologías sociológicas orientadas principalmente sobre las escaladas de crimen como modo de existencia; las tipologías psicológicas y siquiátricas, tales como la de Pinatel, que distingue como criminales que relevan de tipos definidos las enfermedades mentales, los caracteriales, los perversos, los débiles mentales, los alcohólicos y los toxicómanos, y como criminales fuera de tipos definidos, los profesionales y los ocasionales. Según su dominio de apreciación, se puede distinguir las tipologías etiológicas( que ponen en evidencia las fuentes del comportamiento criminal), las tipologías implicadas por las tablas de predicción, principalmente lasde los Glueck, en fin las tipologías orientadas hacia la investigación del tratamiento más adecuado.

Es ese último género de tipologías el que hace el objeto del más grande número de investigaciones actualmente. Sin duda, Ferri ya había establecido una ligazón entre su clasificación de los delincuentes en cinco tipos, y diversos tipos de decisiones judiciales más apropiadas a cada categoría. Por ejemplo, los "medios represivos y reparadores temporales" debían ser utilizados para los delincuentes ocasionales o los criminales pasionales. Esta distinción ha sido, en cierta medida, retomada en las legislaciones modernas, donde las "medidas de seguridad" son previstas esencialmente con respecto de los delincuentes anormales mentales y los multireincidentes.

Pero, en las investigaciones contemporáneas, se considera generalmente el objetivo inmediato de la medida más apropiada como el mismo por todos los tipos de delincuentes se trata de reformar, de "rehabilitar", de reinsertar en las normas sociales, es decir "cambiar un delincuente en un no delincuente", pero los medios utilizados para alcanzar este objetivo son obligados de diferir, según los tipos de delincuentes considerados, sea al nivel de la administración (que adopta el tratamiento, en el marco previsto por la sentencia). Las investigaciones científicas podrían indicar que a tal tipo de delincuente tal forma de tratamiento conviene mejor y presenta pues el máximo de chances de "triunfos", sin que haya que descuidar sin embargo que "ciertos delincuentes (en particular los delincuentes primarios) son casi siempre destinados a "triunfar" sea cual sea el tratamiento que le es aplicado, y que otros delincuentes son casi ciertamente destinados a cometer nuevos delitos, sea cual sea el tratamiento que le es aplicado.

Esas investigaciones aún no han desembocado hasta el momento a los resultados directamente utilizables en la practica, y eso por diversas razones. Primeramente porque se choca aquí con todos los problemas que presenta la eficacia...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA