Educación

Educación

Adarberto Martinez

El gobierno que tomará posesión el 16 de agosto de este año se verá compelido a enfrentar una serie de demandas ineludibles que sin duda, para bien o para mal, potenciarán los efectos de la educación dominicana de cara al

porvenir.

Los siguientes indicadores retratan al sistema educativo: matriculación en educación básica 94.9%, educación media 47.5%; la sobre edad en básica afecta al 17.5% y en media al 33.5%. Si bien se trata de cifras que superan en mucho los indicadores educativos de hace pocos años, lo que a su vez habla bien de la gestión de las actuales autoridades educativas del país, indican que los esfuerzos y la inversión pendientes de realizar son apreciables.

Otro indicador a considerar es el siguiente: la promoción de profesores que optan por los puestos de maestros y directores de centros educativos, para lo cual se someten a concurso público, ha sido pobre. En cuatro convocatorias desde abril del 2006 se han presentado 6,201 candidatos, de los cuales sólo el 52.3% ha resultado airoso. Las pérdidas del sistema educativo relacionadas con el bajo rendimiento son enormes, como se aprecia en el cuadro.

El Informe de Educación para Todos del 2008, de la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura), establece que entre el 1999 y el 2005, en algunos países el porcentaje de estudiantes repetidores aumentó, indicando que dicho incremento fue notable en Montserrat, Nicaragua y la República Dominicana, donde se multiplicó por más de dos el promedio representado por los repetidores en el total del alumnado. A esto es necesario sumar el abandono de los estudios que por razones diversas afecta a un número considerable de estudiantes.

Amerita particular atención el desempeño de los estudiantes de educación básica y media en las pruebas comparativas internacionales, tales como las del Laboratorio Latinoamericano de Evaluación de la Calidad (LLECE), de la UNESCO, que compara el desempeño de los estudiantes de educación primaria en lenguaje y matemáticas, que colocaron a los estudiantes dominicanos en los últimos lugares; el Programme for International Student Assessment (PISA), de la OECD (sigla en inglés de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) que incluirá a la República Dominicana por primera vez en el 2009, prueba para estudiantes de 15 años de edad, que valora su desempeño en lectura, escritura, expresión oral, matemáticas y ciencias; así como el Programme for International Student Assessment (TIMSS), de la International Association for the Evaluation of Educational Achievement (IEA), cuyos resultados cuestionan el rendimiento de los estudiantes de la República Dominicana en matemáticas y ciencias.

En el estudio del Banco Mundial, Mejorar el aprendizaje de los estudiantes en América Latina: El desafío del siglo XXI, se afirma que es necesario entender lo que aprenden los estudiantes y cómo lo hacen, lo que se ha convertido en un tema de capital...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba