Campaña electoral, secuestro de la moral

 
EXTRACTO GRATUITO

Campaña electoral, ¿secuestro de la moral?

Ruth Ruiz

Recurrente en los pecados capitales de siempre, al político dominicano se le reconoce la virtud de mantenerse coherente en la convicción de que el fin justifica los medios.

Las elecciones constituyen la máxima expresión de legitimidad en que se sustenta un sistema democrático. Antes, durante y después de un proceso electoral, la ciudadanía tiene la oportunidad de ejercer sus derechos de manera individual y colectiva. Esos derechos se manifiestan, sobre todo, en la libertad para elegir y ser elegido, el libre ejercicio de la actividad política, de opinión y de expresión.

Sin embargo, y a pesar del uso –y abuso- de técnicas modernas de persuasión, sociólogos y politólogos advierten sobre la apatía que reflejan los niveles de abstención electoral observados en los últimos procesos.

Entre las razones que motivan el desinterés del electorado, está el hecho de que los candidatos que concurren a las elecciones presidenciales cada cuatro años se aferran a un modelo de campaña cada vez menos atrayente, centrado en la descalificación del contrario, diferentes modalidades de clientelismo, y en la ausencia de propuestas puntuales y promesas creíbles.

Los siguientes son algunos de los vicios históricos que empañan los procesos electorales en nuestro país.

OBSESIÓN DE PODER:

La obsesión por el poder se manifiesta desde los procesos primarios para definir las candidaturas que representarán a cada partido. Por tanto no es casual que de esos procesos internos surjan animosidades generadas por un sentimiento de frustración en las minorías que, al sentirse avasalladas, se ven obligadas a replegarse ante los designios del poder.

En plena labor proselitista, desde la óptica triunfalista del aparato promotor de una candidatura, el electorado es visto como medio para alcanzar el fin deseado: el ascenso al poder o la permanencia en el mismo, de modo tal que los ciudadanos en calidad para votar son tratados y analizados como objetos, y no como sujeto

A medida que se acerca el fin de la campaña, se intensifican las manifestaciones populistas, el transfuguismo y la materialización de agendas secretas: osadas maniobras dirigidas a crear crisis coyunturales que permitan la adhesión de los más cautos e indecisos votantes.

La gula electoral se manifiesta en el gasto excesivo e irracional que se realiza durante las campañas. Este es un aspecto que llama a preocupación de distintos sectores de la sociedad, pero que se sitúa como el más difícil de controlar.

Si el bombardeo constante de publicidad a través de diferentes medios y plataformas propagandísticas no bastara, una ojeada a los datos divulgados por diferentes medios con relación a los montos invertidos en la campaña electoral permite corroborar la apreciación inicial.

Durante el presente...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA