Entrevista; Delia Lipszyc

 
EXTRACTO GRATUITO

"Diez preguntas a Delia Lipszyc"

Édynson Alarcón

"Es obvio que atravesamos por uno de los períodos de ataques más virulentos al derecho de autor"

1) Para muchos, Delia Lipszyc es en la actualidad la autoralista latinoamericana viva más importante… ¿qué tiene usted que decir sobre esta valoración?

R. Que es muy agradable y producto del afecto de quienes aprecian mi obra.

2) ¿Cuáles son, a su juicio, los progresos más significativos que registra al día de hoy el derecho de autor en Latinoamérica? ¿Cuáles son los países del área que durante los últimos años han logrado avanzar más?

R. Muy sintéticamente, entiendo que uno de los avances más significativos es la adhesión de los países de la región a los tratados internacionales. Otro reside en que, en general, se advierte que los tribunales de justicia son conscientes del valor que tiene la propiedad intelectual para el desarrollo de la vida cultural y de los problemas que se plantean a la hora de dotar a las leyes de vigencia efectiva. Finalmente, quiero destacar la importancia de la promoción de la enseñanza universitaria de la materia.

3) ¿Cuál es el siguiente paso?

R. El desarrollo de una gestión colectiva eficiente, ya que esta es —como han señalado Michel Walter y Adolf Dietz— uno de los pilares del derecho de autor y los derechos conexos. En un fallo dictado en 2011, la Corte Suprema de Justicia de la República Argentina advirtió y destacó "la incidencia que reviste el derecho de autor sobre la identidad cultural y las implicancias que tienen las sociedades de autores en el estímulo de la creatividad nacional y, en la especie, en la preservación del repertorio musical argentino".

Asimismo, es indispensable el ordenamiento del mercado digital y los usos en Internet, ya que no es posible que en lugar de ser las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) una oportunidad, sean una amenaza para los creadores. Existe una generalizada conciencia de que la tecnología digital e Internet ofrecen fantásticas posibilidades para la educación, la información y el entretenimiento. Jamás como hasta ahora se ha podido acceder de inmediato a obras, documentos, sentencias, leyes, noticias, y una infinidad de materiales y, aunque una parte considerable de estos sean de libre utilización y se ofrezcan en sitios abiertos y en forma gratuita, no siempre es así, de modo que otra gran parte está protegida por el derecho de autor, o por este y los derechos conexos.

Pero cuando se mencionan estos derechos se despierta una hostilidad como nunca hasta ahora, fomentada por una mala prensa de inusitada virulencia que se le hace al derecho de autor.

4) ¿Por qué cuesta tanto hacer que la gente tome consciencia de la necesidad de proteger y tutelar los bienes de la propiedad intelectual, en especial los de derecho de autor?

R. Por un lado se encuentran la inmaterialidad de las obras y el don de ubicuidad que las caracteriza, las cuales no permiten su custodia física; ello determina que puedan ser usadas simultáneamente en los lugares más distantes no solo sin la conformidad del titular del derecho, sino sin siquiera su conocimiento. Por el otro lado tenemos la facilidad con que se descargan de Internet toda clase de materiales protegidos por el derecho de autor y los derechos conexos.

Finalmente, inciden fuertemente las intensas campañas contra el derecho de autor que se hacen en las redes por supuestos adalides del acceso a la cultura.

Es obvio que atravesamos por uno de los períodos de ataques más virulentos al derecho de autor, permanentemente acechado por la amenaza de presunciones de cesión en favor de las industrias, que lo vacían de contenido, y por nuevas limitaciones y excepciones —además de los extensos catálogos que ya contienen las convenciones internacionales y las leyes nacionales— y a las cuales se dedican largas jornadas de estudio en los organismos internacionales y en todas las regiones, inclusive en aquellas donde tanto se brega y ha bregado por concienciar a gobernantes y gobernados sobre el imperativo de proteger debidamente la creación intelectual.

Son numerosos y repetidos los intentos que se llevan adelante en todas las latitudes en procura de menoscabar principios y normas que protegen la creatividad intelectual, que mucho esfuerzo e ingenio demandaron para su aceptación y aprobación.

Las conquistas de los autores —conquistas que no son más que el elemental respeto de un derecho humano y de preceptos de derecho internacionalmente aceptados desde hace más de un siglo— son permanentemente acechados y puestos en tela de juicio. Así vemos cómo se suceden proyectos que, de una u otra forma, socavan los derechos de los autores.

De esta manera se minimiza permanentemente la importancia que tiene el sistema de protección internacional del derecho de autor erigido desde finales del siglo XIX y perfeccionado a lo largo de todo el siglo pasado, y de su valor para el desarrollo del conocimiento, precisa y paradójicamente, en la era del conocimiento.

No todo lo que permite la tecnología es válido o debe ser aceptado: no se acepta que se espíe a las personas o se atente contra su derecho a la intimidad por mucho que existan para ello tecnologías fácilmente disponibles y bastante económicas.

5) Ud. impartió una conferencia en la Fundación Global Democracia y Desarrollo sobre el dominio público remunerado… ¿Podría...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA