Igualdad para los iguales, desigualdad para los desiguales

 
EXTRACTO GRATUITO

Igualdad para los iguales, desigualdad para los desiguales

Rosalía Sosa Pérez.

“…el carácter particular del predominio del hombre sobre la mujer, así como la necesidad y la manera de establecer una real igualdad social de ambos, no quedarán claramente de manifiesto, sino cuando el hombre y la mujer tengan, según la ley, derechos iguales en absoluto.”

Federico Engels, 1884.

La igualdad entre mujeres y hombres no es sólo una condición a la que aspiran las sociedades democráticas; es una lucha por la justicia que ha logrado transformaciones en aspectos económicos, políticos y sociales muy relevantes. En aquellos países donde existen niveles de igualdad de género, se conjugan la prosperidad y la equidad económica. Los objetivos de desarrollo del milenio fijan una intensa agenda para superar la pobreza con una visión compartida de un mundo mejor. No alcanzaremos estos objetivos sin el progreso por la igualdad de género.

América Latina y el Caribe constituye uno de los continentes más desiguales del mundo, donde las condiciones de pobreza tienen un marcado rostro de mujer. En la República Dominicana, por ejemplo, la tasa de analfabetismo ha crecido y en las mujeres es de 82%; el 4% en Santo Domingo es analfabeta mientras que en la población rural es de un 20%. Es una tradición del Estado dominicano no incluir el enfoque de género en las políticas públicas y no se cuenta con una ley de igualdad de oportunidades para hombres y mujeres1; además, no se reconocen en los procesos de reforma temáticas de género, ni en los planes, proyectos y programas gubernamentales, ni en los procesos de planificación y programación estatales. No podemos obviar una aparente intencionalidad con las iniciativas del Despacho de la Primera Dama, la Procuraduría General de la República, la Fiscalía del Distrito Nacional y la Secretaría de Estado de la Mujer para impulsar políticas sectoriales y programas focalizados a impulsar la participación de las mujeres y la equidad de género.

Sin embargo, estas iniciativas dependen del titular de la posición, ya que el tema de género se ha abordado muy poco en las entidades que trabajan en políticas públicas permeados además con prejuicios en torno a lo masculino y a lo femenino, donde los responsables de la toma de decisiones fundamentan “que es innecesario la diferenciación en el impacto que las políticas tienen en hombres y mujeres, argumentando la neutralidad de las mismas”.

IGUALDAD GENÉRICA.

En la República Dominicana existe...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA