El fenómeno de las franquicias, su impacto en la República Dominicana

 
EXTRACTO GRATUITO

"El fenómeno de las franquicias, su impacto en la República Dominicana"

Mary Fernández.

Mucho se habla hoy en día del fenómeno Taco Ball, Sarta, Re-Max, Coldwell Bankers, etc., o visto de otro ángulo, la magia de poder comprar el mismo producto o beneficiarse de un mismo servicio en diferentes lugares. Esto sólo ha sido posible gracias a las franquicias, las cuales a pesar de su popularidad e influencia en nuestra economía, no han sido objeto de mucha discusión desde el punto de vista jurídico.

El término franquicia se deriva del término francés "francher" o "affranchir", ambos relacionados con el verbo liberar. Se utilizaban originalmente para describir la concesión de la libertad a un prisionero o esclavo. Luego evolucionó como el privilegio otorgado por el Soberano a un súbdito. Hoy en día se utiliza comúnmente el término "franchisíng" o franquicia para caracterizar la cesión de un derecho de explotación específico".

Las franquicias que surgen en las postrimerías del siglo pasado como un método de organización comercial, se popularizan luego de la Segunda Guerra Mundial, y hace una década sólo en los Estados Unidos de América, las ventas por concepto de franquicias constituían el 30%, del Producto Interno Bruto y el 38%de las ventas al detalle.

Hay muchos tipos y formas de franquicias, que se pueden agrupar en tres grandes categorías. Primero están las franquicias de manufactura o de fabricación, en la que el franquicia autoriza la venta de sus productos mediante la utilización de su materia prima y/o las especificaciones requeridas para la fabricación del producto final. Un ejemplo de esto, sería la franquicia que ostenta Pedro Raful & Asociados en la República Dominicana, para la fabricación y venta de colchones Sarta.

Luego, están las franquicias de distribución, en las que el franquiciador otorga al franquiciado la exclusividad para la venta de productos y un ejemplo de esto lo constituiría una franquicia para la venta de gasolina Shell.

Finalmente, las franquicias de empresa, quizás las más populares, por medio de las cuales se franquicia todo un formato o sistema de negocios, más que la simple venta de un producto o servicio. Un ejemplo de ésta son los establecimientos de comidas rápidas, tales como Burger Ring o Pizza Hut.

La naturaleza jurídica del contrato de franquiciado

Todos los sistemas o contratos de franquicia conllevan una licencia. sea ésta de marcas de fábrica, patentes, de "knowhow" o "savoir-faire", entre otros. No obstante, la franquicia no puede ser entendida única v exclusivamente como un contrato de licencia, ya que ésta es mucho más comprensiva.

Tampoco puede ser identificado el contrato de franquicia como un contrato de distribución, ya sea de productos o de servicios o que los contratos de distribución no impliquen la fijación de precios, el otorgamiento de "know-how" o la prestación de asistencia técnica continua.

Por otro lado, la franquicia ha sido a veces asimilada al contrato de concesión. Ahora bien, las diferencias entre uno y otro son significativas. En primer lugar, la concesión tiene su objeto principal en la venta de productos, y la franquicia se inclina más hacia la prestación de servicios.

Mientras en las concesiones el concesionario puede incumplir su obligación de utilizar las marcas y otros signos distintivos del concedente, en la franquicia esta obligación resulta en una ventaja para las dos partes, por lo que un incumplimiento será menos frecuente. Así, mientras que en la concesión existe la posibilidad de utilizar las marcas del concedente conjuntamente con las del concesionario, en la franquicia, esto no es así.

Si bien las concesiones incluyen licencias de uso de marcas de fábrica, en las franquicias podemos encontrar además otro tipo de licencias, no exclusivamente la de marcas de fábrica. Finalmente, el control operado por el franquiciante es mucho mayor que el operado por el concedente.

Así las cosas, el contrato de franquicia es "sui generis". Se encuentra entre los contratos innominados, por cuanto no está sometido a una reglamentación legal bajo una denominación específica en el Código Civil. No obstante...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA