Importancia de la psicología forense en el derecho: enfocado a la Republica Dominica

Importancia de la psicología forense en el derecho: enfocado a la República Dominica

Mayra Guzmán de los Santos

"Ley y psicología son semejantes porque ambas tratan de las conductas humanas. Ambas se preocupan de controlar la conducta".

Howard

La psicología, como es sabido, se ocupa de la comprensión del confortamiento humano: sus porque, sus para que, sus modos y peculiaridades. Por otra parte, el derecho no es sino un conjunto de preocupaciones acerca de cómo regular y prescribir determinados modos de dicho comportamiento humano de la vida en sociedad.

Ambas disciplinas tienen elementos comunes. Se auxilian. El roce entre la psicología y la ley es inevitable. Juristas y psicólogos están conscientes de ello, y cada vez más se nota la participación del psicólogo en los procesos judiciales, ayudando al juzgador y a las partes en el proceso a cornprender mejor los conflictos humanos.

Dentro de la psicología hay una especialidad vinculada al derecho, que es la psicología forense; dentro de sus muchas funciones se destaca la psicología del testimonio.

En el proceso judicial, en el proceso de internamiento en los recintos penitenciarios, en los conflictos familiares, en los procesos que envuelven menores y familia, en el testimonio, en fin, es muy importante tanto para el juzgador, como para las partes, la asistencia psicológica, y cada día mas se acude a ella.

La tendencia es a utilizar cada vez más los servicios de los profesionales de la conducta en todos los asuntos concernientes al derecho. Parece que ha llegado el momento en que psicología y ley, (o derecho), sean inseparables. Se interesan por los mismos temas: la delincuencia, el testimonio, la rehabilitación, los contratos, la negociación, aunque el significado de estas palabras sea distinto para cada uno de ellos.

La gran aspiración de los psicólogos, dentro de los límites, es convertir a la psicología en el fundamento de la ley positiva y de sus aplicaciones concretas.

Para ejercer la psicología forense se debe tener el título de psicólogo y poseer un conocimiento jurídico de lo que la ley exige al perito y de cómo puede este transformar sus conocimientos técnicos en aplicaciones jurídicas, concepto extensible a la psiquiatría forense. La solicitud de intervención del psicólogo como asesor y como mediador cobra cada vez mayor relevancia institucional.

Resulta cotidiano ver en nuestro país que un juez en determinado momento del proceso judicial requiera de una pericia psicológica, solicitando en tal sentido la intervención de un psicólogo; sin embargo, dada la complejidad de estas investigaciones, da lugar a considerar que esta es una actividad que ha de requerir especialización y deberían ser escogidos profesionales calificados en la materia: un psicólogo forense, o bien un "psicólogo forense experimental".

En muchas ocasiones, por desconocimiento de las especialidades psicológicas, se acude al psicólogo nombrado en el sector público o privado, sin tener en cuenta que sus conocimientos y experiencia quizás no le capaciten para proporcionar una ayuda efectiva para el caso que se le ocupa. Se espera un trabajo científicamente fiable y aceptado por la comunidad científica, pues de no ser así, dicho especialista lo que haría es dar su opinión personal, que es precisamente de lo que no se trata.

Según tenemos entendido esta especialidad no se ofrece en la Republica Dominicana, y es hora de que las universidades que ofrecen la carrera de psicología incluyan en sus programas la especialidad en psicología forense, pues sus servicios están siendo cada vez más demandados.

Recordamos el juicio conocido como "El Niño Llenas-Aybar" (horrendo hecho criminal ocurrido en mayo de 1996, y cuyo juicio oral, público y contradictorio -fase acusatoria, para ese entonces- inicia en mayo de 1998), en el cual a los procesados se le realizaron diversas pruebas o test de personalidad, y los especialistas en la conducta comparecieron al juicio a ofrecer explicaciones sobre las investigaciones realizadas, incluso junto con los profesionales locales, se contrató una firma de expertos extranjeros.

A este proceso, una gran mayoría de la población nacional le dio seguimiento, tal vez por su impacto social, ya que se trató de individuos de clase alta, lo que rompió con uno de los mitos de la criminalidad, como bien lo apunta la escritora venezolana Lola Aniyar de Castro en su obra "Realidad contra los Mitos", de que el criminal es pobre, feo, marginado... Este proceso lo pudimos apreciar o sufrir todos, ya que fue unos de los primeros procesos en el país que fuera televisado completamente, y resaltamos que de manera muy clara se pudo ver la importancia de la psicología en la administración de justicia, su...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba