La panacea para el crédito: las garantías mobiliarias

 
EXTRACTO GRATUITO

"La panacea para el crédito: las garantías mobiliarias"

Mary Fernández Rodríguez

"La inclusión financiera tiene implicaciones sobre la reducción de la pobreza al estimular la prosperidad y acelerar la participación de los estratos de menores ingresos en las ganancias del desarrollo."

RESUMEN:

El acceso al crédito es considerado como un elemento esencial para el crecimiento económico de los países. La República Dominicana muestra un atraso considerable en la reglamentación vigente en comparación con otros países del área. El nuevo anteproyecto de ley de garantías mobiliarias puede abrir puertas para promover la apertura del crédito a instituciones que hasta ahora no tienen acceso a ellas. La aprobación de esta pieza legislativa, junto a la Ley de Reestructuración y Liquidación de Empresas y Personas Comerciantes núm. 141-15, colocaría a nuestro país en una mejor posición para competir frente a los demás países de América Latina y, sobre todo, con aquellos que pertenecen al DR-Cafta.

PALABRAS CLAVES:

Garantía mobiliaria, registro único, DR-Cafta, Pymes, bienes muebles derivados, bienes muebles, atribuibles, garantía mobiliaria prioritaria, prelación, Registro de Garantías Mobiliarias, Sistema de Registro de Garantías Mobiliarias (SRGM), pacto comisorio.

  1. INTRODUCCIÓN:

    En la República Dominicana las posibilidades del acceso al crédito están significativamente limitadas por diversos factores, pero me atrevería a señalar que la ausencia de un moderno sistema que regule la insolvencia —que posibilite la reorganización de una empresa que sufra de iliquidez temporal o que reglamente su liquidación organizada, en el peor de los casos— y la inexistencia de un sistema generalizado y uniforme de garantías mobiliarias, son dos factores de suma relevancia. Si comparamos la República Dominicana con el resto de los países de América Latina, podremos comprobar lo mal que estamos en estas áreas.

    La modernización de estas legislaciones no resolverá todos nuestros problemas de índole crediticio, pero sí constituirá un elemento importante que favorecerá nuestra competitividad en relación con los otros países del Dr-Cafta, incidirá de manera positiva en el aumento de la inversión extranjera directa y ayudará a las empresas, sobre todo a las pequeñas y medianas, a sobrevivir en un ambiente altamente competitivo.

    La República Dominicana, a pesar de haber estado rezagada por mucho tiempo, finalmente va por buen camino: 1) en 2015 se aprobó la Ley de Reestructuración y Liquidación de Empresas y Personas Comerciantes, núm. 141-15,y 2) se trabaja en un anteproyecto de ley de garantías mobiliarias, lo cual constituye el objeto de este trabajo.

    Desde mediados del 2013, el Banco Central de la República Dominicana (BCRD) y el Ministerio de Industria y Comercio (MIC) se encuentran inmersos en los trabajos para la realización de una reforma integral del sistema de garantías mobiliarias, con la asistencia de la Oficina de Asistencia Técnica del Departamento de Estado de Estados Unidos (OTA, por sus siglas en inglés). Como resultado de esta labor, fueron contratados los señores María del Pilar Bonilla y Joaquín Picada, para que junto a un grupo de expertos nacionales elaboraran lo que ya es hoy un anteproyecto de ley de garantías mobiliarias; dirige este el señor Ignacio Méndez, viceministro de Industria y Comercio, encargado de fomento a las pequeñas y medianas empresas (Pymes).

  2. CONTEXTO NACIONAL E INTERNACIONAL:

    Tradicionalmente, las riquezas en la República Dominicana han estado atadas a la propiedad inmobiliaria. El resto de América Latina no ha sido diferente. La diferencia reside en que mientras ya muchos otros países abrieron los ojos hace tiempo y se dieron cuenta de que para sobrevivir en este mundo tan competitivo era necesario adoptar técnicas modernas, las cuales eran comunes en los países desarrollados, nosotros apenas empezamos.

    Países como Colombia, México, Perú, Guatemala, Honduras, Costa Rica y El Salvador ya tienen en funcionamiento, o están en proceso de tener, leyes que permiten el otorgamiento en garantía de todo tipo de bienes muebles. La Organización de Estados Americanos (OEA) incluso ha elaborado una ley modelo , que ha sido complementada incluso con la elaboración de un reglamento modelo para regular el establecimiento y la operación del registro de garantías mobiliarias.

    Las limitaciones a un régimen moderno de otorgamiento de garantías mobiliarias han sido identificadas por el Banco Mundial como un obstáculo para lograr una mayor inclusión financiera a través del crédito. El Banco Mundial recomienda que los sistemas legales para el otorgamiento de garantías mobiliarias de los países se basen en tres aspectos principales:

    1. Ausencia de limitación de los bienes que pueden otorgarse en garantía.

    2. Existencia de procedimientos ágiles e incluso extrajudiciales para permitir el cobro del crédito.

    3. La existencia de un registro y un orden de prelación para el cobro.

    ¿Por qué necesitamos una ley de garantías mobiliarias?

    Para nadie es un secreto ni sorpresa lo difícil y trabajoso que resulta la recuperación y cobro de un crédito en el país, por lo que no debe sorprender tampoco que el acceso al crédito esté limitado a aquellas empresas capaces de ofrecer como garantías bienes que ofrezcan mayor facilidad para su recuperación.

    Lo anterior ha traído como consecuencia que exista una gran preferencia por los inmuebles como garantía, a pesar de que muchos de los activos que típicamente posee una empresa son bienes muebles: maquinarias, equipos, cuentas por cobrar, etc.

    En la gráfica que sigue vemos cómo una empresa tipo en la República Dominicana posee un 78 % de sus activos en bienes muebles y solo un 22 % en bienes inmuebles, mientras que los porcentajes de las garantías que se aceptan son prácticamente a la inversa: 27% muebles (los cuales en gran cantidad de los casos constituyen garantías accesorias de una garantía inmobiliaria) y 73 % los inmuebles.

    Por otro lado, en el documento "Diagnóstico: Sistema de Garantías República Dominicana", elaborado por la Corporación Financiera Internacional y el Banco Mundial, se señala que a pesar de que las PYMES juegan un importante rol en el empleo y en la macroeconomía, la mayoría se ve forzada a "autofinanciar sus operaciones".

    Sobre este particular, en la gráfica mostrada a continuación extraída de FondoMicro —institución dedicada a la investigación y conocimiento de las características de las micro y pequeñas empresas dominicanas— se destacan cuáles fueron las fuentes de financiamiento de las PYMES en la República Dominicana en los años 2005 y 2013, verificándose cierto progreso en cuanto al aumento de las fuentes formales de financiamiento.

    Sin embargo, conforme indica el Ministerio de Industria y Comercio en una reciente presentación realizada por el viceministro de Fomento a las PYMES , apenas un 33.6 % de las microempresas poseen un préstamo vigente, frente a un 55.3 % de las pequeñas y medianas empresas. Es decir, que, de modo ponderado, solo un 34.2 % de las empresas poseen un crédito en la actualidad.

    Por su parte, la tabla que vemos a continuación, presentada por el Banco Mundial en su "Enterprise Surveys" , se destaca como el valor de las garantías necesarias para obtener un préstamo, entre otros factores, incide como un obstáculo a la competitividad y crecimiento de las empresas.

    En la actualidad, el marco legal existente en la República Dominicana para el otorgamiento de garantías...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA